Jueves 18 de julio 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 11 de febrero 2019

Meta perdida

Por: Jorge Luis Martínez
Meta perdida
Foto: Difusión


Mg Jorge Luis Martínez, autor de estas líneas

La anemia se ha convertido en el principal dolor de cabeza del gobierno del ingeniero Martín Vizcarra. De acuerdo a los últimos resultados de la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) 2018, esta golpea al 43.5% de niños menores de 3 años a nivel nacional. Puno, Pasco y Loreto son las regiones, rurales por excelencia, más afectadas por este flagelo. El porcentaje, cabe señalar, difiere y es peor que el que mencionó la exministra de Salud Silvia Pessah en su momento. Una muy mala noticia.

Por si fuera poco, a lo anterior se le añade lo que viene de decir el titular del ministerio de Economía, Carlos Oliva. Leámoslo, esto si es dramático: “El 100% de la compra de los micronutrientes, que son necesarios, está presupuestado todos los años, pero ¿qué sucede en la práctica? Solamente, el 55% de esos micronutrientes (...) se reparte de manera oportuna. Un poco más de la mitad. Eso quiere decir que, en muchas ocasiones, esos micronutrientes se quedan en un almacén”. Tremenda mala nueva. 

Carlos Oliva señala la poca efectividad del reparto en los suplementos vitamínicos a las familias que lo necesitan. Mientras la anemia avanza. ¿Qué se espera para lanzar la reorganización de la estructura, el programa, a cargo de esta labor? No queda otra. ¿Qué, no se puede? Peros si en San Juan de Lurigancho, a raíz del aniego se pidió la reorganización de Sedapal. Renunciaron funcionarios de esa entidad, no se olvide. Lo de la anemia, señores, es más grave, sus secuelas se dejan sentir a lo largo de la vida que ha sido afectado por ella. Las cabezas de los responsables deben rodar de una vez. ¡Ya!

Hace alrededor de cinco meses, al ingeniero Martín Vizcarra dijo, refiriéndose a la prevalencia de la anemia, que esta debería disminuir un punto porcentual por mes; de manera que a la llegada del Bicentenario, el porcentaje de los afectados sería menor al 20%. A este paso no lograremos tal objetivo. ¿Qué hacer entonces? Desde nuestro punto de vista, declarar en emergencia el sector Salud y el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS). No hay otra forma manera de combatir aquello que hipoteca el futuro de los niños en nuestra patria. 

Esto no se arregla con cemento, ni con fierro, no se trata tan solo de infraestructura. Este grave problema implica no solo lo material, sino, sobre todo, personas y la forma en la que estas se organizan. No solo los responsables deben renunciar o ser dados de baja, sino también, tal como señala el ministro Oliva, se debe hacer frente al problema burocrático. Esa es la solución que nos indica las falencias a la hora de distribuir los suplementos nutritivos. En el Perú de hoy, señores, se está condenando a una generación de por vida. Esto, créannos, esto no se arreglará con arbitrajes ni con simples acuerdos.

Así las cosas, debemos señalar un problema que nos enrostra la encuesta reciente de Pulso Perú. En el sondeo de Pulso Perú, 60 por ciento de los interrogados tiene una sensación de estancamiento. Los segmentos más pesimistas son aquellos cuyos miembros perciben menos ingresos. En el sector E, llega a 69.7% y a 62.1% en el D. En el caso de las regiones, las más pesimistas son el sur y el norte: 68.4% y 64.7%, respectivamente. Cifras a todas luces preocupantes, pues muestra la desconfianza del pueblo peruano respecto a la conducción política del gobernante de turno. Esa sensación, corresponde señalar, no se puede reducir solo con publicidad estatal, de ninguna manera. Si a lo anterior le adicionamos los acontecimientos del sur (en la próxima encuesta seguro que las cifras serán peores) el nivel de desencanto se incrementará. 

En este escenario, corresponde preguntarse qué tendría que hacer el presidente Martín Vizcarra con miras a revertir la situación. No cabe la menor duda, lo primero que tiene que hacer es liderar. Debe reunirse con los gremios empresariales e insuflar confianza y solicitar que sigan invirtiendo. Debe hacer lo mismo con los gobernadores regionales y de una vez impulsar la obra pública; tiene que echar andar al país, pues ese sentimiento de estancamiento no es bueno para nadie. 

Para terminar es pertinente señalar que la encuesta de Pulso Perú nos dice que el 56% de los peruanos sostiene que debe haber cambios parciales en la Constitución y que solo un 34% considera que debe ser una reforma total. Este porcentaje es mayor en el segmento E, con 39%, y en el sur, con 48.3%, ¿Por qué esas diferencias? Simplemente porque el pueblo piensa que este sistema no funciona y no satisface sus problemas. Nos preguntamos, no está el Gobierno, con su inacción, tratando de mostrar que el sistema no funciona, a fin de solicitar una Asamblea Constituyente. Volveremos sobre el punto. 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |