Banner Tuvivienda
Sábado 07 de diciembre 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 19 de julio 2019

Tía María no va, pero Julia si

Por: Fernando Valdivia Correa
Tía María no va, pero Julia si
Foto: Difusion

 

BBVA Research [1] muestra los siguientes datos respecto de la inversión de la minería en nuestro país: i) Inversión en nuevos proyectos mineros por zonas geográficas: Quecher Main por USD 300 millones (Piura), Ampliación de Toromocho por USD 1,300 millones (Junín), Mina Justa por USD 1,600 millones (Ica), Ampliación de Marcona por USD 1,100 millones (Ica), Relaves B2 San Rafael por USD 200 millones (Puno), y Quellaveco por USD 5,300 millones (Moquegua); ii) Proyectos mineros que se han postergado principalmente por conflictos sociales: Río Blanco por USD 2,500 millones (Piura), Conga por USD 4,800 millones (Cajamarca), y Galeno por USD 3,500 millones (Cajamarca); iii) A nivel mundial ocupamos el puesto 1° en Plata, 3° en Cobre y Zinc, y 7° en Oro; y iv) La minería metálica representa el 60% del valor de las exportaciones, 11% de la inversión privada, 10% de la producción total, 5% de la fuerza laboral ocupada, y 50% de los ingresos fiscales. Por su parte, el Instituto de Estudios Peruanos (IPE) [2] señala que el multiplicador final de la minería agrupa 3 efectos: directo, indirecto e inducido, siendo que “En el caso de los impuestos indirectos (IGV e ISC) se observa que los S/. 1,000 de exportaciones mineras se traducen en un incremento de S/. 25 en impuestos por los efectos directos e indirectos, S/35 por el efecto inducido en el consumo (de los trabajadores) y S/. 21 por el efecto inducido en la inversión de las empresas, lo que totaliza un efecto de S/. 81”, añadiendo que “Los resultados indican que por cada S/1,000 millones de exportaciones en minería se generan más de 21,209 puestos de trabajo considerando los efectos directo, indirecto e inducido. Asimismo, lo más resaltante de las estimaciones yace en el hecho de que por cada puesto generado de forma directa en el sector minero extractivo se generan adicionalmente 6.25 empleos en el resto de la economía debido a los efectos indirecto e inducido. De estos 6.25 empleos adicionales, 1 se genera a consecuencia del efecto indirecto, 3.25 por el efecto inducido en el consumo y 2 por el efecto inducido en la inversión”, y concluyendo que “La minería ha generado una parte importante del crecimiento económico en los últimos años. Solo durante el 2016, la minería aportó casi la mitad del crecimiento del PBI nacional (1.8 puntos porcentuales de 3.9%, aproximadamente). A pesar de la caída en la inversión en el sector durante los últimos años, la puesta en marcha de diversos proyectos mineros de escala importante sostiene un aporte minero que se traduce en mayores ingresos, empleo y tributos”. A ello, agregar que Arequipa cuenta con una cartera de proyectos mineros futuros valorizados en US$ 5,357 millones [3].

En suma: ¡¡¡¡¡ PERÚ, PAÍS MINERO POR EXCELENCIA !!!!.

No obstante, la Defensoría del Pueblo advirtió que al mes de junio pasado existen 178 conflictos sociales (130 activos y 48 latentes), siendo que los casos socio-ambientales representan el 66% del total, teniendo a la minería como la actividad más asediada.

Bajo este panorama, recientemente el Ministerio de Energía y Minas (MINEM) otorgó la licencia de construcción a la empresa mexicana Southern Copper para iniciar las operaciones en el proyecto minero Tía María (cobre), ubicado en la Provincia de Islay-Arequipa que representa USD 1,400 millones de inversión, quienes sorprendentemente anunciaron que asumen el compromiso -en coordinación con el Ejecutivo- de no empezar la construcción efectiva sin antes "absolver las inquietudes" de la población, y así lograr un clima favorable para las operaciones. Cabe precisar que este proyecto minera generará 3000 puestos de trabajo (etapa de construcción), 650 (etapa de operación - directo), y 3500 (etapa de operación - indirecto) [4].

Sin embargo, como era de avizorar, la población local enardeció oponiéndose a diálogo alguna hasta que la licencia otorgada no sea cancelada; más aún, el temperamental Gobernador Regional de Arequipa, Elmer Cáceres, anunció que pedirá la vacancia del señor Vizcarra en caso de existir muertos durante las protestas [5]. Lo lamentable es que días antes, la Defensoría del Pueblo había comunicado que “Los altos niveles de desconfianza poblacional en el valle de Tambo, son producto de la deuda social acumulada hasta la fecha que, es común a las zonas en las cuales se desarrollan proyectos mineros. Esta desconfianza sólo será superada con medidas de transparencia absoluta, un plan de desarrollo concordado entre los tres niveles de gobierno y la población organizada, y un proceso de diálogo que ofrezca las garantías necesarias para tratar los temas ambientales y sociales respecto de los cuales la población tenga dudas[6].

 

El señor Vizcarra no tardó en pronunciarse, señalando en un primer momento que la licencia de construcción no se podía anular [7], para luego -en menos de 48 horas- declarar textualmente “la población del ámbito del Valle del Tambo dice que no están dadas las condiciones para que haya ninguna ejecución de un proyecto minero, tal como está la actual situación. Lo mismo dicen los alcaldes, lo mismo dice el gobierno regional de Arequipa. ¿Cuál es la posición del gobierno nacional? La misma, nosotros también ratificamos que también no están dadas las condiciones[8].

Como bien anotó Pedro Tenorio: “El Gobierno debió diseñar una estrategia integral para Tía María, no solo aprobar su licencia de construcción y dejar que el país se enterara a través de un comunicado de la empresa Southern Copper, que se ha comprometido a no iniciar trabajos hasta que exista aceptación entre quienes hoy se oponen. Lejos de calmar temores, la manera como procedió el Ejecutivo gatilló la protesta. ¿Se pudo actuar distinto? Por supuesto. Vizcarra y sus colaboradores debieron formular una estrategia política y de comunicaciones para ganar apoyo, pero no la vieron -¡o no quisieron correr ningún riesgo político!- y ahora la provincia de Islay se calienta[9].

Al otro lado del hemisferio, Mario Vargas Llosa invitó al arriscado Fiscal Superior Rafael Vela a exponer sobre Populismo y Corrupción en el 12 Foro Atlántico “Iberoamérica de cara al Futuro” que se realizó en Madrid, España [10]. Ahora bien, mientras nuestro laureado escritor escuchaba con prolijidad la exultante disertación del progre Fiscal, en nuestra capital se daba cuenta del leonino Acuerdo de Colaboración Eficaz suscrito con la bandolera Odebrecht en contra de los intereses de todos los peruanos, uno de cuyos eximios representantes por parte del Estado peruano (Fiscalía) fue precisamente el recio Fiscal Vela. ¿Será que MVLL no sabía de esta información, o si ya la sabía simplemente la ignoró?. Está claro que nuestro novel escribidor no le interesa en lo mínimo las cosas que suceden en el país (salvo que se trate de personajes de apellido Fujimori, o políticos del APRA) y que además demuestra -una vez más- que como político sigue siendo un laureado escritor (basta recordar sus vaticinios electorales a favor de Toledo, Humala, Villarán, PPK, y las nefastas consecuencias que hoy estamos asumiendo).

Está claro que ¡¡¡¡¡¡ TÍA MARÍA NO VA, PERO JULIA SÍ !!!!!!!!.



Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |