Miércoles 01 de octubre 2014   |   Contáctenos
Domingo 16 de mayo 2010

La situación en Cuba: Corrupción al modo cubano

Los escándalos económicos salpican Cuba y alcanzan a históricos prohombres e íntimos de Fidel Castro como Max Marambio. El régimen castrista los investiga
Domingo 16 de mayo 2010
La situación en Cuba: Corrupción al modo cubano

Una legión de 4.000 auditores y policías económicos investigan en estos momentos las tripas de 750 empresas cubanas, aproximadamente el 20% de las que funcionan en la isla. Se trata de una descomunal ofensiva anticorrupción que no tiene precedentes en el país, pero sí justificación: en los últimos años, en la Cuba de Fidel y Raúl Castro se han multiplicado los delitos económicos y los casos de corruptelas, tráfico de influencias y malversación, y cada vez los protagonistas pican más alto.

Entre las firmas investigadas hoy está International Network Group (ING), conglomerado de empresas creado y dirigido por Max Marambio, un hombre de negocios chileno que perteneció a los servicios de inteligencia cubanos y fue jefe de la escolta personal del presidente Salvador Allende. En una época Marambio fue una persona muy vinculada a Fidel Castro. Hasta el año pasado, sus empresas movían anualmente decenas de millones de dólares en negocios relacionados con Cuba, aunque hoy es el último protagonista de una larga y opaca lista de escándalos económicos que llega a altas esferas.

Pero... ¿cuál es el verdadero alcance y significado de la corrupción en Cuba?

Hace pocas semanas, un prestigioso académico cubano vinculado a un centro de estudios oficial daba la voz de alarma: "Hay gentes en posiciones de gobierno que se están apalancando financieramente para cuando la revolución se caiga, y otros que pueden tener casi todo preparado para producir el traspaso de los bienes a manos privadas, como tuvo lugar en la antigua URSS".

Esteban Morales, el autor de la reflexión, iba más allá: "Cuando observamos detenidamente la situación de Cuba hoy, no podemos tener duda de que la contrarrevolución, poco a poco, va tomando posiciones en ciertos niveles del Estado y del Gobierno". Y concluía: "La corrupción es mucho más peligrosa que la disidencia interna".

El investigador, director honorario del Centro de Estudios sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana, una institución que habitualmente hace análisis de inteligencia para las autoridades, se refirió abiertamente al caso de la reciente destitución del director del Instituto de Aeronaútica Civil de Cuba (IACC), el general de división Rogelio Acevedo, un histórico que durante la lucha de Sierra Maestra combatió a las órdenes del Che Guevara.

Sin condenarlo ni absolverlo, Morales pidió a las autoridades rigor y transparencia para esclarecer el caso Acevedo. Aludió de refilón a los rumores que circulan en la calle sobre millonarios desfalcos en la aviación: "A nivel de hipótesis, lo ocurrido con el IACC no es único, ya se ha descubierto en otros lugares (...) donde los jefes pueden estar recibiendo comisiones y abriéndose cuentas bancarias en otros países".

Resulta que la esposa de Acevedo, Ofelia Liptak, era directora comercial de una de las compañías de Marambio, la empresa mixta Alimentos Río Zaza, que cuenta con dos plantas de producción en la isla y comercializa zumos, leche y otros alimentos envasados, con una facturación anual de millones de dólares.

Max Marambio y su hermano Marcel son además socios del IACC en la agencia turística Sol y Son, que mueve cada año decenas de miles de visitantes hacia la isla. En esta empresa fueron detenidos varios directivos, y las auditorías parecen haber encontrado graves "irregularidades", incluidos pagos de sobornos, malversación de fondos y desvió de recursos al exterior. "Parece", porque las autoridades oficialmente no han dicho nada oficialmente hasta el momento.

Lucy Leal, directora de ING, fue arrestada y es investigada en estos momentos. No es un secreto que Liptak está en la mirilla. Hasta dónde llegará el caso y si habrá cortafuegos es una incógnita. La enrevesada trama se complicó más después de la muerte en extrañas circunstancias del empresario chileno Roberto Baudrand, hombre de Marambio en Cuba y gerente de Alimentos Río Zaza.

A Baudrand le fue retirado el pasaporte tras el comienzo de la investigación y había sido interrogado en varias ocasiones. Apareció muerto en su casa de La Habana el martes 13 de abril, y las causas fueron "una insuficiencia respiratoria combinada con el consumo de fármacos y alcohol", según la autopsia realizada en la isla, que los familiares del fallecido dieron por buena.

Marambio estuvo en Cuba por última vez el 8 de noviembre del año pasado. Después fue convocado por las autoridades para que viajara a La Habana a aclarar las presuntas "irregularidades" de sus negocios, pero prefirió no hacerlo. Tampoco su hermano Marcel ha querido regresar.

Sobran los recovecos y las zonas oscuras en esta historia de la caída en desgracia de Marambio, que en Cuba era de todo menos un cualquiera. Entrenado como guerrillero por el mítico Manuel Piñeiro, Barbarroja, trabajó después con Patricio y Tony Laguardia en las Tropas Especiales del Ministerio del Interior, y sobrevivió al escándalo político que acabó con el fusilamiento de Antonio Laguardia y del general Arnaldo Ochoa en 1989. Luego fue uno de los fundadores de CIMEX, una de las mayores corporaciones estatales cubanas, con un volumen de negocios que ha llegado a superar los mil millones de dólares anuales. En los años noventa, bajo el ala protectora de Fidel, pasó de guerrillero a próspero hombre de negocios, hasta el punto que hoy es dueño de un holding de empresas que mueve más de cien millones de dólares al año.

Las causas de su cambio de estatus, de amigo revolucionario a adversario, son varias. Según empresarios que lo conocen, como todos los hombres de negocios en la isla, Marambio sufrió el año pasado la retención del grueso de los fondos depositados en bancos cubanos. Debido a la gravísima falta de liquidez del país, las autoridades congelaron hace un año las transferencias de todos los empresarios extranjeros, y en este paquete cayó el famoso jefe del Grupo de Amigos del Presidente (GAP) de Salvador Allende, con un corralito que algunas fuentes calculan de más de veinte millones de dólares. Al parecer, Marambio habría reclamado su capital de forma poco delicada. Otros de sus allegados aseguran que la auditoría responde a una "persecución política", por haber apostado en las últimas elecciones chilenas a una baza que no era la de Cuba.

En cualquier caso, y más en estos momentos, para el Gobierno cubano la palabra traición se conjuga con corrupción. "El problema hoy", resume el economista opositor Óscar Espinosa Chepe, "es que donde busques encuentras". La corrupción se da a todos los niveles, desde el más bajo, cuando un empleado se roba una bobería en una tienda estatal y la vende en el mercado negro, hasta el más alto, con el tráfico de influencias y los desfalcos millonarios perpetrados desde despachos con aire acondicionado, dice Chepe. A su juicio, la causa última es la "disfuncionalidad del sistema", y hasta tanto este factor esté presente, "la corrupción no podrá ser extirpada".

El Gobierno de Raúl Castro se ha tomado en serio el problema de la corrupción. "Somos conscientes de que el asunto es ante todo político y que la revolución se puede ir por ese agujero negro", afirma un funcionario de nivel intermedio. Pone como ejemplo de esta "preocupación" la macroauditoría ordenada por la recién creada Contraloría de la República.

Para apoyar la cruzada anticorrupción, el pasado 16 de abril el presidente cubano asistió a la toma de posesión del nuevo fiscal general, Darío Delgado, un militar de alto rango. Raúl Castro insistió en la necesidad de fortalecer "la legalidad" y la "institucionalidad" como "tareas de vital importancia", y días después se anunció que, durante un mes, un cuerpo de 3.895 auditores, técnicos y estudiantes de economía fiscalizarían las cuentas de una de cada cinco empresas cubanas.

Es todo un récord. Estamos hablando de 750 empresas a la vez, incluido el holding de Marambio, fábricas estatales de tamaño mediano y pequeños centros laborales en los que probablemente los trabajadores harán negocio con los clavos o con la merienda para subsistir.

Fuente: ElPais.com

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
RADIO G
Programa: Radio música
Radio - Generaccion.com
Ver más
+
MÚSICA
Género musical
Lady Gaga
Taylor Swift
Selena Gómez
Justin Bieber
Miley Cyrus
Daddy Yankee
Linkin Park
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |