Banner Tuvivienda
Jueves 23 de mayo 2024   |   Contáctenos
Viernes 08 de octubre 2010

Los incómodos premios Nobel de la Paz

El reconocimiento a Liu Xiaobo ratificó la intencionalidad política del galardón. En 1989, también provocó el enojo de China al distinguir al Dalai Lama. Los casos del argentino Adolfo Pérez Esquivel y el disidente ruso Andrei Sakharov.
Viernes 08 de octubre 2010
Los incómodos premios Nobel de la Paz

La historia del Nobel de la Paz está plagada de polémica. El condimento político sigue presente de manera ineludible.

"El premio siempre tiene relación con la defensa de los derechos humanos", repitió la Fundación Nobel tras la réplica china a la condecoración del profesor disidente Lui Xiaobo.

Pekin ya alzó su voz contra el comité en 1989 cuando galardonó al líder espiritual tibetano Dalai Lama, a quien China considera un líder separatista.

Hay más ejemplos de regímenes enojados en los últimos tiempos por el Nobel de la Paz.

El caso más importante de América Latina fue el del arquitecto y escultor Adolfo Pérez Esquivel. Pacifista, defensor de los derechos humanos en plena dictadura militar por medio de su organización Servicio de Paz y Justicia. Fue preso y encarcelado en 1977. Tres años después, recibió el Nobel de la Paz que sirvió para poner la atención internacional en un gobierno no democrático que negaba la represión, las torturas a presos políticos y la ausencia de libertad de expresión.

El físico nuclear ruso Andrei Sakharov llegó a ser una de las piezas claves en la construcción de la primera bomba atómica de la antigua URSS. En 1967 se dio cuenta del peligro de este tipo de armas e inició su carrera internacional con distintos ensayos para frenar el proyecto.

Inmediatamente fue declarado disidente por el régimen. Se quedó sin trabajo ni privilegios. Fundó en 1970 la Comisión de Derechos Humanos de Moscú. En plena tensión con el Gobierno, en 1975 fue galardonado con el Nobel de la Paz. Su mujer tuvo que recoger el galardón, porque no se le permitió al físico salir del país. Tuvo que exiliarse en 1980.

La abogada y ex jueza iraní Shirin Ebadi fue la primera mujer musulmana en recibir el premio en 2003. En 2001 se había animado a fundar el Centro de Defensa de los Derechos Humanos en Teherán. Fue galardonada por la defensa de la democracia abierta, los derechos de mujeres, menores y disidentes del régimen local y su conservadora cúpula religiosa.

Se salvó de ser arrestada gracias al galardón internacional. Pero su organización fue cerrada el año pasado por las autoridades iraníes, su medalla del Nobel fue confiscada, y la Corte Revolucionaria del país le congeló sus cuentas bancarias para que no tenga acceso al US$1,3 millones que le otorgó la Fundación.

El líder sindical Lech Walesa fue premiado en 1983 tras su lucha por los derechos del trabajo en la Polonia comunista, justo el mismo año en que se convirtió en el primer presidente democrático del país.

Y la disidente birmana Aung San Su-u- Kyi en 1991 fue otro de los galardonados que desnudó una realidad de injusticia local.

 

Fuente: infobae

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
RADIO G
Programa: Radio música
Radio - Generaccion.com
Ver más
+
MÚSICA
Género musical
Lady Gaga
Taylor Swift
Selena Gómez
Justin Bieber
Miley Cyrus
Daddy Yankee
Linkin Park
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan