Banner Tuvivienda
Martes 16 de julio 2024   |   Contáctenos
REVISTA

FURIA DE TITANES

La mitología griega llega a la pantalla grande
Estudio Warner estrena remake del clásico ochentero e intenta capitalizar fiebre por el 3D.
(0)
FURIA DE TITANES

Recuerdo la primera vez que vi “Furia de Titanes”. Tenía unos siete u ocho años y en la televisión la anunciaban como una “espectacular película de acción de la mitología griega de todos los tiempos”. Me llamó tanto la atención que decidí verla. No me arrepiento, me encantó.   

Como es de suponer el filme fue mi primer acercamiento al mundo de los dioses del Olimpo, a los cuales no había conocido en ese entonces. Las fuerzas del bien, lideradas por el joven Perseo y su padre Zeus versus las fuerzas del mal, con Hades y la horripilante Medusa haciendo de las suyas.

La aparición de gigantes escorpiones, un perro de dos cabezas y el titán llamado Kraken, un monstruo marino, solo hicieron trabajar a mil por hora mi imaginación deseando, y temiendo a la vez, que todo fuese verdad. Quería vivir en ese mundo, quería ser el héroe.

Muchos años después, con las fantasías infantiles en el baúl de los recuerdos, volví a ver la película y esta vez indagué un poco más sobre “Clash of the Titans” (su nombre original en inglés) y lo que descubrí volvió a sorprenderme.

Se trataba, sin dudas, de un clásico del cine mundial dirigido a principios de los ochenta por Desmond Davis.

Para su filmación se contó con un presupuesto de cinco millones de dólares, una cifra nada despreciable por esos días, que fueron a gastarse básicamente en dos cosas: Los efectos especiales y la contratación de actores de peso que garantizaran con su presencia el éxito en la taquilla.

Aunque el público –en EE UU y el mundo– reaccionó bien y acudió en masa a verla, la crítica no fue nada generosa con el filme al que incluso llegaron a considerar de “soso” y “rudimentario”.

En efecto, una de sus mayores críticas fue la animación que estuvo a cargo del maestro Ray Harryhausen, el rey de la técnica “stop-motion”, en el que los muñecos se animan fotograma a fotograma.      

Harryhausen se había establecido como el líder de la industria cinematográfica en cuanto a efectos especiales tras éxitos como “Jason y los argonautas”, “Simbad y la princesa”, y “El viaje fantástico de Simbad”.

Sin embargo, la irrupción de George Lucas y la magia se “Star Wars” en 1978 marcaron el inicio de una nueva era en el cine, a la que no tuvo cabida Harryhausen y pese a sus vanos intentos por “modernizarse”.  

Años después de volver a ver “Furia de titanes”, puedo decir que sus efectos especiales lucen muy artesanales, toscos y falsos, con una fea vejez, mientras “La guerra de las galaxias”, está intacta, joven y creíble. Sin embargo, aun me cautiva.  

Y en los que respecta a los actores de peso, el director Desmond Davis intentó repetir la estrategia de Lucas, quien contrató al británico ‘Sir’ Alec Guinness para que interpretara al viejo maestro jedi Obi Wan Kenobi. En “Furia de Titanes”, Davis llamó a la leyenda del cine Laurence Olivier para personificar a Zeus.

Olivier no lo hizo mal. Al contrario, su experiencia en el teatro shakespeariano le dio al personaje el peso necesario de credibilidad, elegancia y sofisticación, pese a los pocos minutos que dura su participación.

REGRESA EL CLASICO

Este 2010, los estudios Warner decidieron volver a traer a la pantalla grande este clásico del cine y explotar su gran historia con la ayuda una tecnología de punta.

Según la prensa estadounidense, Warner invirtió US$ 75 millones en su realización que, aunque parece un dineral, no llega a pisar los talones del mega presupuesto de Avatar, la película más taquillera de la historia, que contó con US$ 400 millones.

La película está dirigida por Louis Leterrier, especialistas en cintas de acción como “Transporter 2”, “Danny the dog” y la insufrible “El increíble Hulk” y gran admirador de la película original.

“Es una de mis favoritas. “Furia de titanes” es, de hecho, uno de los trabajos más llenos de magia que he visto en mi vida. Me vuelve loco. Así que no dudé en cuanto tuve la ocasión de hacer mi propia versión”, dijo Leterrier a la prensa.

Según el director, desde el principio tuvo claro que no quería hacer una copia más. Su misión, aunque no lo dijo expresamente, era saldar la deuda en efectos especiales de la cinta de 1981 y por los avances que se han presentado no ha decepcionado.

Es más, aprovechando la fiebre de Avatar, la cinta, que fue rodada en el tradicional formato 2D, ha pasado por un proceso de conversión digital a 3D lo que llevó a retrasar su estreno por unas semanas a nivel mundial.

Warner confía seguir la estela de “Alicia en el país de las maravillas”, que también pasó por un proceso de transformación que generó ingresos en las taquillas por US$ 600 millones.

Otra de las preocupaciones de Leterrier fue la elección del reparto que está liderado por el joven actor Sam Worthington, quien vive una racha de éxito tras su trabajos en Terminator Salvation y Avatar y que se muestra eficaz y cómodo en escenas de acción. 

A él lo acompañan Liam Neeson y Ralph Fiennes, quienes por su experiencia buscan dar solidez a un tipo de filme –de ciencia ficción– que tiende a apoyarse más en los efectos visuales y menospreciar la calidad actoral de su reparto y la fortaleza de un buen guión.

Aun no he visto la cinta, y muchas preguntas rondan por mi cabeza: ¿Superará a la original?, ¿la moderna tecnología jugará un papel a favor o en contra del proyecto?,  pero la más importante, ¿me cautivará como “Furia de titanes” lo hizo cuando eraun niño?,… ¿volveré a querer ser un súper héroe?

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan