Banner Tuvivienda
Domingo 26 de junio 2022   |   Contáctenos
REVISTA

CONTRA LA HOMOFOBIA Y TRANSFOBIA

Día Internacional
Hacia finales de los ochenta casi nadie dudaba de que la homosexualidad era una enfermedad; incluso, los exponentes de la ciencia médica lo confirmaban con un diagnóstico. Pero dos décadas después, la historia es muy diferente...
(1)
CONTRA LA HOMOFOBIA Y TRANSFOBIA

Atrás quedaron aquellos años en que el homosexualismo estaba incluido en los manuales de psiquiatría como un trastorno mental más. El Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia se celebra el 17 de mayo, coincidiendo con la eliminación de la homosexualidad en 1990 de la listas de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La jerga limeña llama “cabros” a los homosexuales y de esta forma se trata despectivamente a gente cuya orientación sexual todavía no es aceptada en sociedades como la peruana donde mayormente ser homosexual conlleva burla, represión e intolerancia.

Pero en la farándula la situación es distinta. Los gays se han ganado un espacio muy especial en los canales locales de televisión con personajes como Carlos Cacho, Jaime Bayly, Humberto “Beto” Ortiz, entre otros y otras.

Ahora ser “cabro”, “maricón”, “chito”, “bipatadista” o lesbiana no es tan “rochoso” como en los ochenta, donde la gran mayoría todavía solía ocultar su opción sexual.

Para muestra basta con observar las discotecas llamadas de “ambiente“, locales exclusivos para “brócolis” o los “patean con los dos pies”. Así, poco a poco se han insertado dentro de la sociedad; sin embargo, aún continúa en la mente popular la idea de que ser gay es repudiable y por eso, algunos se resisten a “salir del closet” y muchos para no ser señalados se muestran emparejados con el sexo opuesto.

Dejo de lado la jerga* para compartir con ustedes que la homofobia juntamente con la transfobia es una actitud recurrente de rechazo porque no se toma con madurez la condición de que alguna persona puede ser diferente a un heterosexual (persona que gusta del sexo opuesto), sobre todo, cuando cunde el prejuicio y la marginación.

Incluso en algunas instituciones como las iglesias se vive una doble moral, especialmente en la Iglesia Católica que a cada rato nos regala un nuevo caso de pedofilia en los medios de comunicación.

SIN TOLERANCIA

Nuestra sociedad, al carecer de una sólida educación formativa en valores y específicamente en tolerancia, se muestra renuente ante la posibilidad de lidiar con uno que no sea heterosexual. Mucho menos cuando se trata de un travesti que genera ciertos comentarios incómodos. Muy pocos están dispuestos a exponer su imagen ante este tipo de personas que muchas veces recurren a la prostitución como fuente de trabajo o al escándalo.

En este sentido y ante la gran cantidad de travestis y homosexuales de ambos géneros en nuestro país se han creado instituciones que velan por sus derechos.

Sería injusto dejar de reconocer que el movimiento homosexual ha evolucionado considerablemente con la fundación de organizaciones como el Movimiento Homosexual de Lima, la Comunidad Homosexual Católica del Cono Norte, el Colectivo Jade, Promsex y muchas otros que forman parte de la Red Peruana TLGB que reúne a travestis, lesbianas, gays y bisexuales. Hasta han ganado espacios sociales y han estereotipado algunos oficios como el estilista, el jugador masculino de vóley, el diseñador de modas y también la futbolista.

MUNDO HOMOFÓBICO

No pasa lo mismo en otros confines de la humanidad. En países como Yemen, Pakistán, Emiratos Árabes, Irán o Afganistán se sanciona con pena de muerte la relación sexual con personas del mismo sexo y hoy alrededor de 80 países en el mundo criminalizan la homosexualidad y condenan los actos sexuales de esta naturaleza.

En África y en el golfo Pérsico hay una fuerte intolerancia a la homosexualidad. En cambio, en naciones como Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Colombia, Países Bajos, Bélgica, Canadá, Sudáfrica, Colombia, Noruega, Suecia, Portugal y algunos estados de Estados Unidos, la unión entre homosexuales es legal. En Europa y Oceanía, igualmente, hay una tendencia a aceptar las uniones entre parejas gays.

Aquí en nuestro rico Perú, los avances son notorios. Queda la conclusión de que se ha luchado en contra de un sentimiento que atenta contra la libertad del ser humano.

Ser homofóbico en tiempos modernos constituye un letargo, sobre todo si vivimos en democracia que en su sentido más elemental consiste en el respeto total del hombre y de la mujer para elegir con quien suelta sus pasiones en la cama.

* Utilizo la jerga para el conocimiento de los lectores y no en complicidad con los que lo hacen en forma despectiva.

Participa:
COMENTARIOS
1 comentarios      
Quiere decir que al cambiar la definiciòn de una palabra cambia la enfermedad, no se debe especular con juegos de palabras una realidad natural, si fuese los mismo larelaciòn hombre-hombre o mujer-mujer, no existirìa la diferencia de sexos y el hecho de que hoy existan lugares donde exhibir ese devìo sexual, no justifica la degenaraciòn de la sociedad.
07 de septiembre 2010
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan