Banner Tuvivienda
Jueves 03 de diciembre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

GILAD SHALIT Y SU TORTUOSO CAUTIVERIO

A cuatro años del secuestro del soldado israelí
Terroristas palestinos se niegan a liberar al soldado israelí Gilad Shalit y menos permitir la visita humanitaria de la Cruz Roja al joven de 23 años.
(0)
GILAD SHALIT Y SU TORTUOSO CAUTIVERIO

En los últimos tiempos se ha vuelto políticamente correcto condenar todo aquello que proviene de Israel. Se desconfía de los judíos y los comentarios antisemitas parecen ser populares en organizaciones internacionales como la ONU –y su patético Consejo de Derechos Humanos– y en protestas callejeras en el Viejo Continente.

El desprecio al Estado hebreo llega incluso a extremos de querer tapar con un dedo las razones israelíes sobre su accionar en asuntos polémicos como el bloqueo a Gaza o el ataque a la mal llamada “Flotilla de la Libertad”, que dejó nueve muertos el mes pasado. 

Ha sido ese antisemitismo encubierto el que ha hecho que algunos medios internacionales callen el cuarto aniversario del secuestro del soldado israelí Gilad Shalit, llevado a cabo por la organización terrorista y extremista islámica de Hamás.

Un secuestro que fue realizado no en Gaza, sino en el lado israelí de la frontera con la franja palestina. Hamás señaló en aquella ocasión que la acción fue una represalia contra la ocupación israelí, pero lo cierto era que el pequeño y estrecho territorio estaba exclusivamente bajo la administración de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

El gobierno del entonces primer ministro israelí Ariel Sharon, venciendo la fuerte oposición de sus aliados políticos y religiosos –los ortodoxos–, ordenó la evacuación de miles de colonos judíos de la franja en escena dolorosas para la población israelí.

Los palestinos tomaron posesión de la infraestructura que dejaron los judíos –entre ellas cientos de casas y granjas que podían utilizar– y la arrasaron con fuego en una clara demostración de barbarismo popular.

Hamás, ante el aumento de poder de la ANP y sus archienemigos de Al Fatah, secuestraron a Shalit, para ponerlos contra las cuerdas ante el mundo y dar un golpe también a la moral del pueblo israelí que no salía de su asombro de que terroristas hayan ingresado a su territorio en una falla de seguridad imperdonable.   

BASE TERRORISTA

Desde que en diciembre del 2006 Hamás sacara a pistola limpia a los dirigentes de Al Fatah y se instalara en el poder de Gaza, ha convertido a ese territorio en una gran base terrorista desde donde lanza misiles a territorio israelí. Y el mundo no parece conmoverse ante tal situación.

Israel lanzó en enero del 2009 el operativo militar “Plomo Fundido” con el objetivo de debilitar a Hamás –sino derrocarlo– y encontrar a Shalit, pero ninguno de esos objetivos fue cumplido en lo que representa uno de los mayores fracasos de sus Fuerzas Armadas.

El conflicto devino en un alto al fuego que se respeta a medias y en la profundización del bloqueo a la franja. Por más que Israel ha hecho pedido para que Hamás permita la visita de la Cruz Roja a Shalit, los terroristas se han negado.

Para su liberación exigen la excarcelación de 1,000 prisioneros palestinos, muchos de ellos dirigentes políticos de la organización, pero también responsables de ataques suicidas y con las manos manchadas de sangre.

El gobierno del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ha rechazado liberar en Cisjordania y Gaza a los terroristas, y en todo caso, prefiere mandarlos al exilio a países árabes de Asia o África, lejos de territorio israelí. Hamás se niega.

La Inteligencia israelí ha fracasado en su intento por ubicar el paradero de Shalit, pero se teme que se encuentre en alguna mazmorra subterránea de Gaza y cercana a la frontera con Egipto. Shalit sería trasladado por túneles que lo evacúan a la zona egipcia cuando Israel bombardea la zona de tiempo en tiempo.

PRESIÓN A NETANYAHU

Las negociaciones para un canje entre Shalit y los prisioneros palestinos ha llegado a tal punto muerto, que el padre del soldado de 23 años y su abuelo han iniciado una marcha de 12 días desde el pueblo galileo de Mitzpe Hila hacia la sede del premierato en Jerusalén. Netanyahu ha dicho que trabaja exhaustivamente por la liberación del joven sargento pero como jefe de gobierno debe garantizar también la seguridad nacional.

“Todos los días esperamos que el primer ministro y el Estado de Israel lo liberen. Ya pasó suficiente tiempo; y si no tienen otra solución, que paguen el precio que deben”, declaró recientemente Noam Shalit. “Espero que Israel termine con esta historia (de la liberación de Shalit) y después se ocupe de Hamás como se merece”, anheló este padre, cuya voz ha sido callada por la comunidad internacional por el simple hecho de ser israelí o judío.

El secuestro de Gilad Shalit debe recordar al mundo la naturaleza terrorista de Hamás y su cultura de muerte, muy distinta a la dignidad del pueblo palestino que tras años de guerra solo pide una oportunidad de paz.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |