Banner Tuvivienda
Jueves 03 de diciembre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

Correa y su último zarpazo

Le declara la guerra a los medios de comunicación
Mandatario ecuatoriano pretende frenar críticas de sus opositores con campaña mediática y una "ley mordaza".
(0)
Correa y su último zarpazo

Pese a que en público ha manifestado molestia cada vez que alguien quiere asociarlo con la revolución bolivariana, el presidente ecuatoriano Rafael Correa continúa mutando en una nueva y repotenciada versión del presidente venezolano Hugo Chávez.

No solo en la adopción de un régimen económico estatista y populista, sino también en la adopción de una actitud beligerante y hostil hacia aquellos que critican su “revolución ciudadana”, ya sean empresarios, políticos opositores, pero especialmente, los medios de comunicación independientes y valientes.

Correa, hay que decirlo claro, le ha declarado a guerra a la prensa y a los dueños de los medios de comunicación por los grandes pecados de cuestionar, criticar, investigar y fiscalizar la labor del régimen ecuatoriano. El presidente ecuatoriano preferiría una prensa sumisa, cual lacayos hacia su rey.

En las últimas semanas, el gobierno inició una millonaria campaña mediática, trasmitida en dos canales incautados por el Estado a dos ex banqueros, en los que se acusó a los medios de “tergiversar” las noticias. “Libertad de información sí, libertad de difamación no”, decía uno de los spots que eran lazados en las tandas comerciales de los partidos de la Copa Mundial de Fútbol en Sudáfrica y que llegaron a costar más de un millón de dólares. 

 Los anuncios rebasaron los límites hasta el punto de calificar de “mentirosos”, “arrogantes”, “ladrones” y “corruptos” a los hombres de prensa, en el ataque más grave hacia los comunicadores desde que Correa llegó al poder en el 2007.

“Esta campaña ha difundido mensajes injuriosos que lo único que fomentarán es la desunión y la estigmatización de quienes no se someten a los intereses del poder”, señaló un comunicado de Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP).

“El presidente ha dicho que la prensa es su enemiga, lo que ha llevado a que la relación sea sumamente tirante y difícil”, manifestó por su parte Mauro Cerbino, coordinador de Comunicación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Quito (Flacso).

LEY DE COMUNICACIÓN

La campaña también se ha dado en momentos en que el Parlamento –dominado por el oficialismo– promueve una Ley de Comunicación que está a punto de ir a un segundo debate, bajo la fuerte presión del presidente Correa.

El oficialismo tiene asegurados 57 votos pero necesita 63 para lograr que la ley sea aprobada. Varios independientes han señalado que no votarán por un proyecto que ha despertado fuertes críticas no solo en el plano nacional, sino también en el mundo, por considerarlo una “ley mordaza”.

En el documento original se estipula, por ejemplo, la colegiación obligatoria. Eso significa que para trabajar como periodista se necesitará un “carné oficial”, y que ante cualquier falta lo pueden suspender o retirar. Basta señalar que en las empresas de comunicación hay muchos que han destacado sin necesidad de haber estudiado periodismo.

Otras de las críticas que se hace es la inscripción de todos los medios en un Consejo de Comunicación, en cuya integración tendrá mayoría el gobierno, que velará por la “pureza” de los contenidos que deberán ser “veraces, verificados, oportunos y contextualizados”.

Aquellos que no cumplan estas condiciones serán sancionados con acciones que van desde una amonestación escrita a una multa económica del uno al 10% de la facturación de los tres últimos meses del medio sancionado.

La Ley de Comunicación también incluiría nociones ambigüas acerca de la censura previa, ya que el artículo 23 sostiene que el ejercicio de los derechos de comunicación, no estará sujeto a censura previa “salvo” los casos establecidos en la Constitución –socialista aprobada en el 2008–, tratados internacionales y la ley.

La nueva reglamentación también haría obligatoria la transmisión en cadena nacional de los mensajes del presidente y de una serie de funcionarios públicos, en una muestra del egocentrismo que mueve a Correa, casi gemelo de Hugo Chávez.

INDIGNACIÓN MUNDIAL

Como era de esperarse, la posible aprobación de la nueva Ley de Comunicación y la campaña mediática contra la prensa en Ecuador ha levantando las protestas en el ámbito internacional, en especial, de prestigiosos periódicos y asociaciones de comunicadores.

El diario O’Globo de Brasil hizo un llamado al presidente ecuatoriano a dejar los ataques y la intimidación, mientras El universal de Venezuela lo ha llamado el “mejor alumno” de Hugo Chávez.

Por su parte, El Mercurio de Chile llegó a la conclusión de que el proyecto del gobierno ecuatoriano “no contribuye a fomentar las libertades fundamentales y debilita la democracia en la región”.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) señaló que Ecuador va en la “dirección equivocada” y se declaró “indignada” por los ataques a los comunicadores.

Correa no ha tardado en responder a las críticas y ha dicho que no tiene miedo al cargamontón de los medios que alguna vez –aunque parezca increíble– alabaron la frescura de su mensaje político que hablaba de cambio y esperanza. Hoy, el sueño de ayer ha dado paso a una terrible pesadilla. La prensa terminó por descubrir al lobo chavista que un día se vistió de cordero democrático.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |