Banner Tuvivienda
Jueves 03 de diciembre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

Wikileaks desnuda la diplomacia estadounidense

Publican 250,000 notas diplomáticas del Departamento de Estado
Documentos muestran interés de Washington por líderes de la región y sus malas mañas de espionaje.
(0)
Wikileaks desnuda la diplomacia estadounidense

No debe ser agradable que a uno le descubran sus propias miserias en público y que se jacten de eso para destruirte lentamente ante un auditorio que está ávido de cortarte la cabeza.

Eso mismo le está pasando ahora a Estados Unidos, o más bien dicho, al gobierno norteamericano, que ha visto cómo se ha desclasificado más de un cuarto de millón de documentos concernientes a su diplomacia y que no pinta nada, nadita bien, a la administración del presidente Barack Obama.

En un golpe certero –y algunos consideran hasta “mortal”– el sitio de Internet Wikileaks ha publicado poco más de 250,000 notas diplomáticas que revelan, por primera vez en la historia, cómo maneja el Departamento de Estado sus relaciones con gobiernos extranjeros y cuáles son los elementos de análisis en los que se basa la política exterior norteamericana.  

La revelaciones, hay que aclararlo, no son documentos oficiales, es decir, políticas definitivas de acción, sino más bien comentarios, interpretaciones, elucubraciones, puntos de vista personales de diplomáticos estadounidenses, en las 274 embajadas y consulados que tiene en el mundo, respecto a personas o situaciones que pueden afectar la seguridad y los intereses de Estados Unidos.

Hay quienes han calificado estas revelaciones como “chismes” –y en algo tienen razón– pero sea como fuere da luces sobre la manera cómo Washington se interrelaciona con sus amigos y enemigos, a los que critica por igual.

Publicar la totalidad de las notas sería una tarea casi imposible, pues solo leer todos los documentos tomaría más de 15 años según expertos; sin embargo, sí podríamos desmenuzar algunas perlas que ha dejado este escándalo de filtraciones.

DESAFÍO POLÍTICO Y DE SEGURIDAD

Para comenzar habría que mirar nuestra región. Latinoamérica, según los documentos, es una tierra de grandes oportunidades económicas pero también de muchos desafíos políticos y de seguridad.

La gran amenaza, obviamente, es el presidente venezolano Hugo Chávez quien en las notas diplomáticas es calificado de “loco”. Al parecer Washington inició una ofensiva para aislar al gobernante en la región y alertó sobre la protección que recibe por parte del servicio secreto cubano que se mueve a sus anchas por territorio venezolano.

El Departamento de Estado investigó también un posible apoyo financiero de Caracas al presidente paraguayo Fernando Lugo durante la campaña que lo llevó al poder en el 2008.    

Sobre Evo Morales, diplomáticos norteamericanos reportaron que padecía un “grave tumor” en la nariz que nunca fue hecho público y por el que se le operó en el 2009 con la excusa de una desviación del tabique nasal. La Paz, por cierto, lo ha negado.

EL TOPO ARGENTINO

El caso de Argentina es quizá uno de los más interesantes. Para empezar los papeles revelan que existía cierto interés de la misma secretaria de Estado, Hillary Clinton, por la salud mental de la presidenta Cristina Fernández y ordenó investigar si tomaba algún tipo de medicación para calmar sus nervios y ansiedades. –¿Acaso la creían loca?–.

Estados Unidos también reportó la intolerancia del gobierno argentino a la hora de recibir críticas y, lo que es peor, consiguió declaraciones de miembros muy cercanos a la Casa Rosada que señalaban que Fernández vivía “sometida” a su marido, el fallecido ex presidente Néstor Kirchner, a quien calificaron de un “sicópata” y un “monstruo”.

A pesar de sus diferencias ideológicas, el gobierno de Fernández habría insistido en acercarse a Estados Unidos y buscaba una reunión con el presidente Obama. Para ganarse su confianza, Buenos Aires se habría ofrecido para cooperar con Washington y Bolivia, pero con “mucho cuidado” para no levantar las sospechas de Evo Morales.

Respecto a la amenaza terrorista, Estados Unidos alertó la presencia de células de Al Qaeda en la Triple Frontera y se quejó porque Brasil “oculta a extremistas islámicos” para evitar llamar la atención de los medios de comunicación.

El Departamento de Estado, incluso, recibió información de cómo el gobierno brasileño estaba apelando a los árabes moderados de su territorio para vigilar a compañeros que pudieran ser influenciados por grupos terroristas.

ESPIONAJE MASIVO

Fuera ya de la región, los documentos revelaron que los diplomáticos estadounidenses también actuaron de espías, incluso en lugares considerados neutrales como la ONU. Su secretario general, Ban ki-Moon, no se salvó y menos aún los embajadores representantes de los países miembros del Consejo de Seguridad.

El Departamento de Estado no solo quería datos personales, como tarjetas de crédito y horarios de trabajo, sino incluso información biométrica, como huellas dactilares.

Los documentos filtrados también revelaron las opiniones –personales– que Washington tiene de algunos líderes internacionales, entre ellos amigos cercanos de la Casa Blanca.

Así tenemos que el primer ministro italiano Silvio Berlusconi es visto como un “irresponsable, inútil, ineficaz y proclive a las fiestas salvajes”; el presidente francés Nicolás Sarkozy, como un “autoritario pero amigo de EE. UU.”; la canciller alemana, Angela Merkel, como “poco creativa”, y el primer ministro ruso, Vladimir Putin, como un “autoritario machista”.

La filtraciones sacaron también a la luz pública situaciones que hasta hace cuestión de horas era imposible imaginar como la aparente coordinación que hubo entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina para la operación militar “Plomo Fundido” que mató a más de 1,400 personas en la Franja de Gaza. Todo para boicotear a Hamás.

Wikileaks también reveló que la poderosa China le ha perdido fe a su aliado Corea del Norte y favorecería a una reunificación en la península coreana controlada por Seúl. Además, que en caso de un colapso del régimen comunista, el gigante asiático podría acoger a unos 300,000 norcoreanos sin ayuda externa.

EE. UU. habría recibido, además, el ruego de países árabes como Arabia Saudita y Bahréin para que ataque el programa nuclear iraní que consideran una amenaza para su supervivencia en Medio Oriente.

No hay que olvidar tampoco las preocupaciones de EE. UU. respecto a países que considera aliados pero que son débiles para tratar a los extremistas llámese Pakistán, que estaría enriqueciendo uranio de forma sospechosa, y Afganistán con un presidente –Hamid Karzai– que libera a narcotraficantes y terroristas por motivos personales.

Aunque EE. UU. ha tratado de poner paños fríos a la situación y ha descartado que la filtración ponga en peligro la relación entre Washington y sus aliados, lo cierto es que tanto Obama como Clinton han reconocido que tienen una gran tarea de reconstrucción diplomática.

Muchos de sus planes han sido expuestos y tendrán que comenzar de cero, mientras el daño a la imagen del mandatario, quien prometió una relación de respeto mutuo entre EE. UU. y los países del mundo al llegar a la Casa Blanca en el 2008, neutralizará su agenda exterior.

Como dicen en círculos diplomáticos, el éxito de la diplomacia real se basa en el cultivo constante y perseverante de la confianza y esta, que tarda años en crecer, puede morir de la noche a la mañana por una simple tontera. Los chismes divulgados por Wikileaks desnudaron a EE. UU. y lo han dejado a merced de los espectadores que esperan llevarlo al patíbulo. ¿Usted que haría?

OTROS DATOS

  • Los documentos diplomáticos obtenidos por Wikileaks continuarán siendo revelados por cinco medios de comunicación: El País (España), The Guardian (Gran Bretaña), The New York Times (EE. UU.), Le Monde (Francia) y Der Spiegel (Alemania).  
  • Wikileaks recibió en las últimas horas dos ataques por parte de un hacker que se denomina asimismo “hacker por el bien” y que busca evitar que se difundan nuevas filtraciones.
  • El Departamento de Justicia anunció la apertura de una investigación delictiva para determinar si Wikileaks, y su fundador Julian Assange, han violado leyes federales que protegen los documentos oficiales. 

La próxima entrega de Wikileaks sería un gran banco de EE. UU.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |