Miércoles 18 de septiembre 2019   |   Contáctenos
REVISTA

Carolina Cano en su papel de villana

Joven actriz es la antagonista de Ana Cristina
Ella es parte de una familia de actores y actrices muy reconocidos en el medio. Siendo hija de Carlos Cano y Patricia Frayssinet, y sobrina de Ivonne Frayssinet, ha sabido encontrar un espacio propio, delimitado solo por su talento y presencia. Carolina Cano es Gimena en la telenovela Ana Cristina, la encargada de los desvelos y sufrimientos de los protagonistas.
(1)
Carolina Cano en su papel de villana

Vive sola y disfruta de un momento que define como increíble en su vida personal y profesional. Decidió volver a las pantallas tras tres años de ausencia voluntaria porque un personaje la sedujo y le dio una oportunidad más para demostrar que el talento lo cultiva por amor y pasión.

En esta entrevista concedida a Generacción la joven actriz y productora nos cuenta cómo vive este instante y qué desafíos le trajo esta nueva aventura televisiva.


-¿Cómo te sientes en la piel de Gimena?

Muy bien, es una piel muy particular y poderosa. Cansa bastante porque últimamente tiene escenas en las que atraviesa una crisis, las cosas no le están saliendo bien, hay llantos y cosas, está embarazada, todo un rollo...

-Además te toca recrear emociones y sentimientos que en la vida real no has experimentado.

Nunca, nunca, ni de lejos, ni me lo imaginaba. Es agotador pero muy retador también, entonces me divierto.

-Las villanas tienen la particularidad de poder tener en una vida dos vidas.

Exacto. Además tienes el lado hipócrita que es el lado aparentemente bueno de Gimena, es como hacer dos personajes en uno mismo: la buena y la mala. Le cuesta hacer creer al público y a los personajes de la telenovela que es buena, es muy divertido. Es sarcástica e hipócrita.

-¿Qué tal la reacción del público hasta ahora?

Muy buena, la gente está enganchadísima, cada vez son más los que la ven. Y es que pasan muchas historias alrededor de la historia principal al mismo tiempo y eso normalmente no pasa.

-Asumir a Gimena ¿qué implicó?

Nunca me imagine ser una villana, es raro, nunca lo había hecho, es un papel bien serio. Pasé por varios castings y de pronto me dijeron que estaba y tuve que cambiar mi vida. Me convencí que definitivamente lo quería pero afloró mi inseguridad.

Además, al compararme con mis amigos, por ejemplo, que no han parado de actuar, tuve temor, no estar al ritmo del resto. Cuando yo era la productora todos mis amigos eran los actores. Pero ahora me siento muy cómoda, poco a poco fui venciendo la inseguridad, me tratan como a una reina, esta producción se está haciendo con mucho cariño.

-Vienes de una dinastía de actrices y actores todos muy talentosos, pero comentaste alguna vez que de pequeña no te llamaba la atención actuar, ¿cómo arrancaste entonces?

Sin querer queriendo ya estaba metida en esto, ir al teatro para mí era un suplicio, es como si tu papá te llevara a la oficina todos los días, a mí me llevaban todos los fines de semana al teatro desde que tenía dos años. Mi mamá siempre cuenta la anécdota de que yo gritaba: Por favor al teatro no, no... Muchos años me preguntaron si yo iba a ser como mis papás y la respuesta era: ¡No, no hay forma!

-Pero la vida da vueltas...

Si, caracho (risas). Ahora estoy en lo mismo y estoy bastante contenta, lo disfruto.

-Llegaste no por un tema de herencia sino porque le encontraste el gusto...

Creo que vino natural, estaba allí.

-Y nadie puede decir que no intentaste negarte...

Me encanta, hice tres años producción y lo voy a seguir haciendo porque me encantó, dudé mucho en regresar a actuar, pero esta oportunidad era bastante grande.

.Lo curioso en tu carrera es que no has hecho tantas cosas pero las que has hecho han tenido una repercusión mediática muy grande, pareciera que has estado en esto mucho tiempo y no ha sido así ¿no?

Para nada. He hecho tres cosas nada más: La película Un día sin sexo. Luego Esta sociedad, que comentaron mucho y pegó bastante, a la gente le gustó. Y Ana Cristina.

-Sentiste la pegada del antes y después de ser “conocida”, ¿te afectó?

No. Ahora que me alejé voluntariamente tres años de la actuación para hacer carrera en producción sí lo he sentido un poco, cuidarme de algunas cosas, esa es la parte que no me encanta pero es parte de esto, es un trabajo que es para el público por eso tengo que cuidar mi vida personal. No puede provocarme simplemente tomarme unos tragos de más un día y salir con los tacos en la mano correteando en una discoteca, no es algo que haga, pero podría querer hacerlo, pero no se puede.

-¿Qué sigue en tu carrera?

Estoy en un proyecto de teatro, en La chica del Maxim de Juan Carlos Fisher. Está muy divertida y bonita la obra, tengo un personaje chiquito que tiene dos lados: el divertido y el tímido. Después tengo un par de proyectos televisivos que están en conversaciones que espero salgan, aún no puedo decir mucho. Me provoca quedarme en las pantallas, además sería algo muy distinto a lo que vengo haciendo y a lo que he hecho. Sería muy interesante para mi carrera.

-¿Cómo te ve tu familia ahora que has vuelto a la actuación?

Están contentos. De hecho cuando me fui estaban desconcertados, no entendían. Ahora están felices, les gusta la novela, la apoyan y la siguen, hablan de mi chamba, los veo orgullosos.

-¿Y que rico debe ser poder abrirse paso en paralelo con ellos?

Exacto, que estén dentro del medio no es siempre lo más cómodo, siempre tienen expectativas de uno y es una especie de presión. Tengo todos los vínculos para que me tachen de algo, hija, prima, sobrina, hermana de... Tengo un apellido conocido, okey, pero soy otra cosa, esperen ver mi trabajo como el de una actriz cualquiera y no como que soy hija de tal y cual y por eso tengo que ser mejor, no tengo que ser mejor que nadie, tengo que tener un estilo propio y punto.

-Tus personajes son particularmente engreídos, de niñas mimadas... En la vida real ¿cómo ha sido?

Creo que lo contrario. De chibola he sido seca, seria y cero engreída. Muy independiente, tengo una filosofía de pensar que todo lo puedo hacer sola. Era chibola con cara de palo, he sido poco graciosa, a mí me llevaban a castings y me decían que sonría y yo nada, jamás sonreía. Por eso creo que durante una época no me gustó.

-Hubo un rechazo inconsciente ¿tal vez?

Sí, creo que sí.

-Por lo menos sabemos qué no vas a hacer con tus hijos cuando los tengas...

(Risas) Definitivamente, aunque igual me gustaría, seguro, si son muy lindos llevarlos a que hagan comerciales y cosas. Si estoy metida en el medio, cómo no voy a querer que ellos estén y compartir, me imagino que también es una cuestión natural. Por eso ahora ya grande entiendo.

-Tú confesaste en una entrevista haber sido una chica de barrio, con amigos de barrio. ¿Qué tan cerca o lejos te sientes de ese tiempo?

Tengo poca comunicación con ellos pero porque varios amigos no están en Lima o nos mudamos, crecimos, hicimos nuestras vidas, pero cada tanto nos reunimos y somos los mismos. Con ellos comparto cosas. Con mi gente soy la misma Carolina de siempre. La gente ha imaginado que soy o ‘pastrula’ o muy pituca, pero nada que ver.

-Y curiosamente tus personajes tienen este enfrenamiento con los prejuicios y contrastes sociales.

Sí. Y a mí me toca ser la creída, la que tiene plata cuando mi realidad no es esa para nada. En esta novela tengo un carro increíble que no tengo yo, tengo una familia que todo lo resuelve con plata y no me falta absolutamente nada, tengo los viajes que quiero y yo he empezado a viajar después de ahorrar durante un año. Y si me compré mi carro ha sido juntando a punta de sacrificio y esfuerzo como todos, pero sí es divertido imaginar que lo tienes todo.


Participa:
COMENTARIOS
1 comentarios      
PRONUNCIAMIENTO EN APOYO A TERCIO ESTUDIANTIL DE LA UNSCH.
Los miembros del Consejo Directivo Frente Defensa del Pueblo del distrito de Jesús Nazareno, pronunciamos ante la opinión pública, expresando nuestro apoyo altruista, sincero y franco al Tercio Estudiantil y a todos los estudiantes de la UNSCH, quienes son hijos e hijas del pueblo, para que sus demandas, reclamos y reivindicaciones justas, legales y correctas sean atendidos, escuchados y resueltos, cuanto más antes, en su debida oportunidad, antes que se estallen las protestas masivas de los estudiantes y del pueblo en general tomando las medidas de lucha como en otras Universidades;
02 de julio 2011
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |