Banner Tuvivienda
Miércoles 23 de septiembre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

Israel en jaque por "indignados"

Descontento social en el Estado judío
El alto costo de la vida termina por hartar a la población.
(1)
Israel en jaque por 'indignados'

 

Israel ha despertado de su letargo. Por primera vez en la historia del país –fundado en 1948– cientos de miles de personas abarrotaron las calles de Tel Aviv para exigir en medio de fuertes gritos reformas económicas y sociales.

Los protestantes, que algunos bautizaron como “indignados”, al estilo del movimiento juvenil que comenzó en España semanas atrás para un cambio político y económico del país europeo, han cambiado la historia del Estado judío, señalan analistas.

Y es que por primera vez un tema interno de esta naturaleza arrebata del primer plano la habitual temática política-seguridad-árabe-palestinos, lo que ha puesto las barbas en remojo al gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu.

“Lo que estamos viviendo ahora no es una manifestación más, sino toda una revolución. El pueblo de Israel sale a las calles en masa para pedir justicia social y un cambio radical en la política económica”, afirmó una de las participantes al diario español El Mundo.

Así como las protestas en España, esta “revolución” nació con la iniciativa personal de una joven soñadora, Dafne Leaf, quien decidió levantar hace tres semanas una tienda de campaña en Tel Aviv para protestar por el elevado precio de las viviendas –tanto para compra como para alquiler–.

Aunque al principio algunos pensaban que estaba loca, poco a poco su mensaje fue calando y uniendo a su causa a otros jóvenes que pasaron de decenas a cientos.

El sábado pasado al poner fin al shabat –el día de descanso judío– la gente fue aglomerándose no solo en Tel Aviv, sino también en otras ciudades como Jerusalén, Dimona, Ashkelón, Hadera, Kiriat Shmona o Eilat, clamando por justicia social.

Las protestas han tomado por sorpresa al gobierno conservador de Netanyahu que, pese a sus retrocesos en el proceso de paz, se jactaba de haber blindado al país de la crisis económica mundial.

Ahora, no es que el país se encuentre con altos índices de desempleo, inflación o falta de liquidez, pero sí hay un gran malestar por el alto costo de la vida en los últimos años, los excesivos impuestos, además de la falta de viviendas.

“El problema es que de los sueldos se descuentan mucha plata. Una persona que cobra 30,000 shekels mensuales –más de US$ 7,000– termina cobrando 15,000”, explicó Sergio Feider al diario Iton Gadol.

Mucho de ese dinero va subsidiar a los religiosos que están eximidos de trabajar y hasta realizar el servicio militar obligatorio por el simple hecho de dedicarse a la vida piadosa. Mientras, se llenan de hijos a los que el Estado les paga su manutención, todo gratis.

Otra de las críticas es la enorme fortuna que se gasta en el presupuesto de Defensa. En un país en amenaza contante de guerra por parte de algunos Estados árabes y bajo la mira implacable de Irán, el dinero que no se invierte en el Estado de bienestar –que hizo del Estado judío un ejemplo de igualdad social–, se va a adquirir armas que garanticen la sobrevivencia como nación.

BIBI, BAJA AL PUEBLO

A diferencia de las protestas pro democracia que sacuden a otros países del Medio Oriente árabe, estas manifestaciones no tienen como objetivo principal provocar la renuncia del gobierno sino hacerlo reaccionar de su letargo.

“Bibi, baja al pueblo” decían muchas de las pancartas que se alzaron el pasado sábado. Los índices de popularidad todavía favorecen al partido gobernante Likud, pero no tanto por su eficiencia sino por la inoperancia de la oposición que ha buscado subirse al tren de las protestas.

“La oposición dice ahora que todo lo que está siendo Netanyahu está mal, que ellos saben lo que hay que hacer, pero no hacen nada”, señaló Feider.

Mientras tanto, el costo de la vida sigue subiendo y ya se ubica a niveles superiores de algunos países de Europa. Por ejemplo, un menú de la cadena McDonalds que en lugares como Perú y Argentina pueden estar entre tres y cuadro dólares, en Israel llega a US$ 10. El litro de leche, por su parte, supera los tres dólares igual que un kilo de arroz.

Netanyahu terminó por ceder en algunas de las propuestas y anunció la creación de un grupo de expertos para que analicen los reclamos de la población mientras se analizará posibles cambios a la política tributaria que tanta polémica ha causado en el país.

Los “indignados israelíes” saludaron las primeras medidas pero dijeron que estarán siguiendo de cerca lo que haga o deje de hacer el gobierno. Una tensa calma se respiran en las calles de Tel Aviv y Jerusalén que nunca más volverán a ser las mismas.

Participa:
COMENTARIOS
1 comentarios      
dejae de luchar y no utilizas la politica k por ser y vivir en israrl se vive sin trabajr elmundo esta cambiando . yo y mi hermano nos preguntamos como 5 millones de habitantes ganan una guerra a 200 millones .perdoname .esto no se va arepertir . en estados unidos hay hambre , y ningun negro os va a defender dejar los diamantes y el petroleo . se os mira mal , alke me gustaria tener una esposa y hijos de israel porke sois inteligentes .pero no me gustaria ver a una mujer peliroja ser ejecutada
14 de agosto 2011
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |