Domingo 20 de abril 2014   |   Contáctenos
REVISTA

ZAPATOS PINTADOS A MANO

Clandestina
El calzado es, qué duda cabe, parte indispensable de nuestro diario vestir y sinónimo, también, de vanidad femenina. En punta, con tacones altos o sin ellos, calados o cerrados, de cuero o charol, la variedad de modelos se vuelve interminable, pero si a ello le añadimos impensables trazos y figuras de llamativos colores para darle un toque particular a sus extremidades, la historia cambia de sobremanera y así lo entienden en Clandestina.
(0)
ZAPATOS PINTADOS A MANO

¿Alguna vez se imaginó caminando por calles y plazuelas con unos zapatos decorados con exóticos diseños que van desde aves y plantas, pasando por figuras antropomorfas, hasta seres alados pintados con estridentes colores? Si nunca lo pensó y hace poco cayó rendida ante unas lindas botas que fueron promocionadas como el último grito de la moda para esta temporada otoño – invierno, es mejor que vaya reconsiderando darle un viro radical a su closet.

 

Es que a sus tradicionales botas en punta y de colores serios, o al calzado que usted elija, sin importar el modelo, ahora podrá añadirle vistosos diseños que, sin duda, cambiarán su gusto por la moda y sus extremidades inferiores no se cansarán de atraer más de una mirada. Pero, ¿de qué manera puede cambiarle la cara a sus zapatos?, y, sobre todo, ¿quién está detrás de tan exótica idea?

 

 

Su nombre es Eva Sánchez Castillo y con apenas 25 años ha reinventado el arte de la zapatería. Sus diseños llegaron de casualidad a nuestras manos y no tardaron en llamar nuestra atención, sobre todo porque amén de los diseños que le cambiaban totalmente la cara a diferentes tipos de zapatos, estos eran pintados a mano por ella misma.

 

ESTILISTA DEL CALZADO

 

Convertida actualmente en toda una estilista del calzado, sus creaciones han comenzado a llamar la atención de propios extraños, por lo que no hace mucho acaba de lanzar su segunda colección, también bajo el nombre de Clandestina, la marca de su añorada empresa.

 

Un nombre que le imprime esa misma singularidad que tienen sus creaciones y que –según nos cuenta– optó por él como una forma de denotar una especie de antítesis entre lo que ella hace y lo que Clandestina quiere reflejar a simple vista con sus diseños.

 

"Es como una contradicción", nos dice. ¿Por qué?, le preguntamos, y con la confianza que desborda en la flor de su juventud nos responde que esa "obvia" contradicción se da por descontada porque "la chica que use los zapatos de Clandestina no podrá esconderse aunque así lo quiera, ya que donde quiera que vaya, marcará la diferencia".

 

Y no se equivoca. Solo basta apreciar los diseños que en ellos dibuja y pinta para saber que Eva va por el camino correcto y que parte de ella está plasmado en cada uno de los motivos que perenniza.

 

"Cuando diseño en un zapato, lo primero que hago es idealizarlo e imaginármelo en las calles. De ahí que cada pieza sea única y no haya modelo que se le parezca, porque la idea es que cada diseño que realice sea para que alguien se sienta bien con él, porque Clandestina es para las chicas que no les gusta ser parte del montón y quieren diferenciarse del resto. Eso es lo que precisamente se plasma en cada diseño", afirma.

 

 

INICIO COMPLICADO

 

Tal como le sucede a la mayoría de emprendedores en el país, al inicio las cosas no fueron sencillas para esta diseñadora de modas. Y es que en sus primeros intentos Eva no solo hechó a perder alguno que otro zapato, sino que en su afán por materializar esa idea que desde siempre rondó por su cabeza, tuvo que lidiar con todo tipo de materiales hasta encontrar a su compañero ideal.

 

"Definitivamente, lo más difícil fue el tiempo de prueba al momento de probar todo tipo de material para descubrir cuál era el pigmento ideal para cualquier tipo de calzado", sostiene tras señalar entre risas que los primeros zapatos que pintó lo hizo con aerosol, como si se tratara de un graffiti, pero si bien, estos quedaron "hermosos, se despintaron al momento".

 

No contenta con los resultados, optó por utilizar pintura para carros pero como era demasiado tóxica y muy limitada debido a que su secado era instantáneo, tuvo que continuar en la búsqueda hasta que dio en el clavo. Ahora, más tranquila y recuperada de algunos fallidos intentos, nos dice que "menos mal el tiempo de prueba ya pasó" y ahora trabaja con un pigmento especial que le permite darle vida a cualquier tipo de zapato.

 

Y de eso no caben dudas. No en vano, no ha encontrado hasta el momento restricción alguna que le impida imprimir sus diseños en cualquier tipo de calzado. Puesto que, desde botas hasta sandalias, con diferentes particularidades, pueden dar fe de ello.

 

"A pesar del modelo del calzado, no me limito porque me imagino un diseño hasta en zapatos de tiras, cosa que ya hice y quedaron tan apreciables como cuando se pintan botas. Además, sí se puede pintar sobre todo tipo calzado, a excepción de los que tienen aplicaciones de piedras y adornos", aclara.

 

 

AMANTE DEL ARTE

 

Aunque cada una de sus palabras, amén de sus creaciones, son suficientes para imaginar que su apego por el arte la persiguen desde siempre. Eva nos cuenta que –efectivamente– desde pequeña se sintió atraída por la pintura, así que luego de estudiar diseño de modas, se animó a combinar sus dos pasiones en una actividad que le reportaría réditos no solo económicos sino también personales.

 

"A mi siempre me gusto pintar, creo que de toda la vida, y luego que estudié diseño de modas siempre tuve ideas en mi cabeza ya sea con ropa o con accesorios, pero recién hace más o menos un año se me ocurrió pintar mis zapatos. Me fascinó la idea y como descubrí que nadie más lo había hecho, eso me motivó a crear Clandestina", señala.

 

Si bien, su primera colección era más libre, la segunda colección que actualmente presenta se caracteriza por tratar de imprimirle una historia distinta a cada tipo de calzado, tal y como lo imaginaba cuando la idea de pintar zapatos a mano solo rondaba en su cabeza.

 

"Toda la vida supe que haría algo relacionado con el arte y luego de estudiar diseño de modas me convencí más. Desde siempre pensé en hacer algo que nadie había hecho y todavía tengo muchas cosas en la cabeza que quiero realizar. Clandestina es mi primer proyecto y se que no será el ultimo", sostiene.

 

A GUSTO DEL CLIENTE

 

Si bien hasta el momento, no ha recibido el pedido expreso acerca de un diseño en particular solicitado por alguna cliente, Eva no conoce de límites por eso está convencida de que cuando esto ocurra no defraudará a quien le encargue la transformación de su calzado.

 

"Hasta ahora no me han hecho pedidos específicos en cuanto a los diseños y siempre lo dejan a mi criterio. La gente se vuelve loca cuando ve los zapatos en las vitrinas. Les encantan y eso es más que bueno y gratificante para mi", nos dice.

 

Pero, como la talla del calzado se ha convertido en un serio problema en más de una oportunidad, está pensando en incursionar en la producción su propia línea de calzado, todo como dice, para satisfacer a sus clientes, que son la razón que permite que Clandestina siga viendo la luz.

 

"Me ha pasado el que alguien se emocione con un par pero no le queda y, si bien, no me hago problemas porque se lo hago en su talla y ¡listo!, se lo lleva, tengo un proyecto para hacer mi propia producción con variedad de tallas, para que los clientes no tengan inconvenientes", indica.

 

SUEÑOS FUTUROS

 

Pero, al igual que su propia producción de calzado, hay otro sueño que últimamente ronda por la cabeza de Eva: la exportación. "Es mi sueño desde siempre", nos dice. Así que a eso es a lo que apunta.

 

Como primer paso a ese importante sueño, su colección de invierno tendrá como prioridad la introducción de motivos peruanos, como una forma de despertar el interés por su arte fuera de nuestras tierras. "Siempre me fascinó el colorido y la variedad de formas que tienen los gráficos y telares de nuestras culturas. Es algo que de todas maneras tengo que hacer y la colección de invierno será propicia para ello", refiere.

 

Aunado a ello, la creadora de Clandestina también apunta hacia la consecución de otro de sus sueños: las carteras. Convertido en un accesorio indispensable para las mujeres, dentro de poco –así lo cree– los trazos de Eva comenzarán a cambiarle la cara a los maxibolsos, carteras, bolsos o vanités.

 

"Por ahora pienso seguir con las carteras. De esta manera, armo un look completo con ellas y los zapatos, aunque seguir con ropa sería genial. Tengo muchas ideas locas que desarrollar así que espero concretarlas de a pocos", apunta.

 

MAMÁ DISEÑADORA

 

Precisamente, otra de esas ideas locas –como ella dice– encuentra respuesta en su experiencia como mamá, condición que además de impulsarla a materializar la idea de Clandestina, también la está animando a plasmar sus creativos diseños en calzado para bebés.

 

"Por mi bebé he pensado en pintar mis diseños en calzado para niños. Eso seria ideal. Además, mi posición como mamá influenció mucho para que me arriesgue con los zapatos. Tener a mi bebé es una gran motivación, porque antes de ser mamá todos mis proyectos eran solo ideas, tenía temor y dudaba en poder comenzarlos, pero ahora todos mis proyectos se están volviendo realidad", afirma para luego asegurar que sus otros proyectos también verán la luz... Y no dudamos que así sea...
Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |