Banner Tuvivienda
Jueves 24 de septiembre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

EL LAGO DE LOS CISNES

Un clásico del ballet en Lima
Nadie puede negar que El Lago de los Cisnes es el clásico más celebrado del ballet mundial. Siendo una obra que supone un esfuerzo impresionante a todo nivel, el Ballet Municipal de Lima nos ofrece una cuidadosa puesta escena con más de 80 bailarines y el primer bailarín ruso Iván Korneev hasta el 2 de mayo en el Teatro Segura.
(0)
EL LAGO DE LOS CISNES

“... si se pone al acecho, en las primeras horas de la mañana, antes de que los rayos del sol naciente toquen el agua, o bien justo al atardecer cuando la luz declinante aún tiñe de rojo el oeste, observe los cisnes que pasan. Si descienden sobre el agua o se esconden entre los rosales, verá de pronto, en el lago, ya no cisnes sino ninfas que se bañan, y podrá ver si su amada se esconde entre ellas...”.

Cuentos Populares Alemanes (1782), Charles Perrault

CISNE BLANCO Y NEGRO

El trasfondo y profundidad de la historia queda en evidencia en esta propuesta, una reveladora trama matizada con argucias, desafortunados amores y piruetas maravillosamente bien logradas en puntas de pie, son los ingredientes de este espectáculo que ya tiene gran parte de sus localidades vendidas.

El ballet siempre será una de las expresiones artísticas más complejas de procesar... por la cantidad de elementos que conjuga y convoca. El Lago de los Cisnes es un gran ejemplo de esta complejidad, mezcla de esfuerzo y belleza. Es quizá esa combinación extraña de placer y dolor lo que hace del ballet un deleite total.

Nada de lo que se ve en el escenario es fácil de lograr, nada de lo que el espectador siente a través de los saltos, giros y movimientos ha llegado sin horas de trabajo y ensayo... Es entonces cuando la música de Tchaikovsky se convierte en cómplice de la danza y en el marco perfecto para que la belleza se abra paso y fluya el talento.

No me cansaré de recrear dentro de mí una y otra vez la emoción particular que el ballet me genera, esa movilidad a otro espacio, a otro universo, mientras dura el instante del paso suspendido en el aire y el telón está arriba.

El Lago de los Cisnes es por eso un clásico de abstracción total, una historia de amor entre un hombre, Sigfrido, y una princesa, Odette, convertida malévolamente en un hermoso cisne. Una batalla entre el bien y el mal representada por los cisnes blancos y el cisne negro, Odile, quien añora el amor de Sigfrido y finge ser Odette.

Símbolos y figuras creadas para que la imaginación se eche a volar e indague hasta que punto es permitido abandonarse al argumento. La obra está formada por tres actos que te van seduciendo y envolviendo con un juego muy sutil, donde la fuerza coreográfica marca la pauta de la acción.

UNA CACERÍA ES EL INICIO

El príncipe Sigfrido entristecido porque el amor debe encontrarlo entre las doncellas de la corte real, se va de cacería para olvidar su pena y arrancarse del corazón la obligatoria necesidad de hallar un amor forzado. Es entonces cuando cerca de allí un lago es testigo de la aparición de su extraño amor.

Un precioso cisne blanco se transforma ante sus ojos en una mujer, impactado por lo que ve, casi sin creerlo, su espíritu queda enganchado a esta criatura. Ella pretende huir pero no puede, es allí cuando la explicación de su condición de cisne y mujer lo deja más subyugado.

Un hechizo la condenó a sufrir esta vida que solo le permite por las noches ser mujer, humana, sentir y amar. Una condición que evidentemente la confesión del amor podrá revertir. Una verdad absoluta queda demostrada: el verdadero amor cura, sana y transforma. Una metáfora que encierra la esencia de la trama.

Lo que viene después es la batalla con Odile, la amante rechazada, quien asiste al baile en el que Sigfrido deberá escoger a su novia.

Mediante magia y poderes ocultos Von Rothbart, padre de Odile, transforma la apariencia de su hija para que Odette se vea reflejada en ella ante los ojos de Sigfrido, se confunde, no logra ver con claridad, baila con ella y le declara su amor verdadero.

Padre e hija al ver que lograron su cometido se burlan del príncipe quien sale desesperado a encontrar a Odette en el lago de los cisnes. Una profunda angustia lo invade pero lo impulsa a luchar por el amor de Odette, le pide perdón y vence al mal.

Los cisnes protegen a la pareja de Von Rothbart y así el encantamiento termina, se esfuma convirtiendo a los bellos cisnes en doncellas y a Odette en una hermosa mujer sin encantamiento o hechizo.

LA COMPAÑÍA

Hace 24 años se presentó El Lago de los Cisnes por primera vez en el Perú. El Ballet Municipal de Lima bajo la atenta dirección de la señora Lucy Telge de Linder se empeñó en hacer de la compañía un vehículo para que el público disfrute de los clásicos más aclamados del ballet. Y lo ha logrado con creces.

Que duda cabe que el éxito alcanzado es fruto de los muchos años de trabajo constante, perseverante, tratando siempre de llegar a un nivel más alto, de más excelencia. Con la mirada acuciosa del maestro Mikhail Koukharev, profesor invitado del Teatro Bolshoi de Moscú  a cargo de la coreografía, se logra un espectáculo de lujo.

Seguir los pasos que Marius Petipá y Lev Ivanov crearon para esta obra en 1895 es el reto, acoplar a los bailarines en una sincronización perfecta con la música de Tchaikovsky, el desafío.

Claros y oscuros, tonos suaves y fuertes, mayores y menores que juegan con la emocionalidad de los personajes, mimetizándose con su fortaleza o debilidad.

EL REPARTO

La temporada 2010 del Ballet Municipal de Lima está comenzando con muy buen pie, y por ello tuvieron la feliz decisión de traer al Primer Bailarín Ivan Korneev, quien es parte del Ballet de Dresdes en Alemania. Siendo su madre bailarina de ballet se educó como un amante incondicional de la danza, habiendo interpretado todo el repertorio clásico y moderno con el Ballet Clásico de Moscú hace algunos años.

Es un lujo que acompañe a nuestros talentos nacionales que, al igual que él, hacen un trabajo extraordinario en El Lago de los Cisnes. En los roles principales tenemos a Ronna Azaña, Patricia Cano, Grace Cobián y Diana Silva como Odette y Odile, y los bailarines Frederick Ayllón y Miguel Burgos. Y un cuerpo de baile de más de 80 profesionales de la danza.

La cita es en el Teatro Segura hasta el 2 de mayo, una oportunidad de disfrutar una obra inspirada en la magia de las leyendas nórdicas donde las princesas se transforman en cisnes y su naturaleza mítica las convierte en el sueño de muchas niñas que anhelan ser, algún día, la hermosa Odette.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |