Banner Tuvivienda
Viernes 24 de junio 2022   |   Contáctenos
REVISTA

EL DRAMA DE LOS REFUGIADOS

Colombianos a la deriva (Parte 2)
En esta edición presentamos la segunda parte de este informe, cuya primera parte la puede leer aquí: http://www.generaccion.com/magazine/articulos/?id=1112
(7)
EL DRAMA DE LOS REFUGIADOS

DESAMPARADOS

Cuando la familia Ramos Acosta llegó a Passo Fundo estuvo bajo los cuidados de la asociación Antonio Vieira, una ONG amparada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) cuya sede central está en Sao Paulo.

La asociación, que dirige la señora Karin Wapechowski, inmediatamente comenzó a velar por el bienestar de los refugiados colombianos. “Nos instalaron en una casa vieja, abandonada. Nos dieron una cama usada y muebles en muy mal estado”, recuerda Uriel Acosta.

Desolados en un país extraño, los niños empezaron a llorar. Ansiaban volver a sus colegios y jugar con sus amiguitos, pero la suerte estaba echada: no podían regresar.

Para gozar de una pensión mensual, fueron obligados a firmar unos documentos que -según Eleonora- contenían sumas que no correspondían a la realidad. Así, muebles viejos y vetustos figuraban con montos facturados como si fueran nuevos. “No nos quedaba otra, teníamos que firmar porque nos llegaron a decir que si no firmábamos nos quedábamos sin nada”, expresa Eleonora.

Corría el año 2005 y los refugiados colombianos se vieron forzados a cambiar de hogar. Y pese a que tenían derecho a estudios superiores para buscarse un trabajo, la ONG empezó a mostrar poca disponibilidad a costear estos rubros. Por eso, ante tantos reclamos y quejas de parte de Eleonora, la presidenta de la Asociación Antonio Vieira, Karin Wapechowski, la catalogó de enferma psiquiátrica. Quería restarle credibilidad.

DESTINO FATAL

Aprendieron portugués y se capacitaron para trabajar: Eleonora estudió cosmetología y Uriel se vinculó con la misión evangélica y hacía trabajos paralelos, para mantener a sus dos hijos quienes quedaban solos, sin protección, en una casa muy pobre.

Cierta vez llegaron tarde por la noche y el menor de sus hijos estaba triste. Escondía algo que no quería contar. Sus padres hicieron el mayor esfuerzo para hacerlo hablar y se enteraron que un adolescente brasileño lo había violado. Tenía solo cinco años. Su madre lloró mucho y recordó que cuando niña ella también había sido víctima de abuso sexual. Denunció el hecho pero hasta ahora no hay sanción para el culpable.

Y el destino seguía fatal. Hartos de los maltratos de la Asociación Antonio Vieira, decidieron demandarla legalmente. Eleonora consiguió una abogada, pero unos brasileños llegaron a la oficina de su abogada, Lisiani Sibeli de Andrade, y la amenazaron de muerte conminándola a abandonar el proceso.

“La señora Karin Wapechowski es una mujer que tiene mucho poder con su ONG, por eso ningún medio periodístico ha abordado el tema”, se queja Eleonora.

Su todavía esposo, también tiene la misma opinión y muestra su total discrepancia por la forma en que tratan a los refugiados en este lugar.  “Nos dan pequeños montos y ellos envían informes con sumas irreales. Yo tengo entendido que en Caxias do Sul, unos compatriotas la están pasando peor que nosotros”, comenta Uriel.

MÁS REFUGIADOS

Mientras ellos pasaban esto, otros colombianos empezaron a llegar; cada uno con una historia diferente. Es el caso de Alejandra Guerrero. Cuando Eleonora la vio por primera vez, estaba acompañada de su menor hija de cuatro años. Lloraba todos los días y decía que quería regresar a Colombia. Parecía ser una guerrillera que había desertado y es sabido que las FARC matan a los que huyen de sus filas.

“Alejandra nunca me quiso decir la verdad, pero por la forma en que lucían sus pies, daba la sensación de que había recorrido muchos montes como lo suele hacer la guerrilla”, recuerda Eleonora, quien desde un principio la apoyó y la alentó para defender sus derechos.

Posteriormente, Alejandra superó su problema. Decidió especializarse en cosmetología y abandonó la defensa de sus derechos como refugiada. Ahora labora en una estética y aparentemente no recibe ningún apoyo económico.

El caso de “Javier Carrillo” (quien pidió mantener su verdadera identidad en reserva) es todo un misterio. Conversé muchas veces con él y su versión solo tenía un denominador común: detestaba a la guerrilla colombiana. Decía que había sido militar y recibía apoyo económico junto a su familia como refugiado.

Cierta vez examinábamos un informe de Acnur en relación a los refugiados en Brasil y los fondos que esta institución había gastado. No dudó un instante y soltó: “Esto es pura mentira. Nada de lo que está escrito allí es real”, afirmó indignado. Llegó a decir que el apoyo que le daba la Asociación Antonio Vieira estaba por suspenderse.

De los esposos José Francisco Rodríguez y Gladys Deyanira solo pude saber que uno de sus hijos murió por falta de atención. Dedicados al trabajo y a largas jornadas laborales, no pudieron evitar que su hijo se ahogara en una piscina.

DESUNIDOS

Hay mucho temor en decir la verdad, la única resuelta a decir las cosas tal y como las piensa es Eleonora Ramos; por eso, la relación de los otros refugiados colombianos con ella es distante. Pareciera que estar de acuerdo con sus aseveraciones significaría perder soga y cabra.

“La Asociación me tiene señalada y creo que todos aquellos que se relacionan conmigo están amenazados con perder el poco apoyo que le otorga la Asociación”, declara Eleonora.

Incluso Uriel, su esposo, quien evitó pronunciarse sobre los pormenores para obtener su condición de refugiado, parece que ha decidido olvidar todo su pasado. Mucho más cuando su relación conyugal está en crisis y actualmente la madre de sus hijos tiene una nueva pareja. Se dedica íntegramente a su labor pastoral y renta una casa que le permite vivir con las mínimas comodidades.

Hace mucho que estos hermanos del norte andan pensando que jamás volverán a sus tierras. Han sido empujados a salir por la violencia política de su país; sin embargo, a pesar de la precaria situación en la que viven, todavía tienen una mínima esperanza de volver a comer un sancocho o de bailar un vallenato junto a sus seres queridos allá en su linda Colombia.

Participa:
COMENTARIOS
7 comentarios      
Mi estimada Eleonora, me solidarizo con Usted y toda su familia, al igual que con los miles y millones de Refugiados que particularmente sufren esta desatención por parte de estas entidades mal llamadas "HUMANITARIAS", especialmente de esa enorme maquinaria que es ACNUR y que regenta un sinnúmero de Fundaciones, ONG´s, etc, en donde se malversan y desaparecer los fondos para proyectos con los Refugiados, gastándolo como Usted bien menciona en viajes, yo agrego en cursos, capacitaciones, etc. en beneficio propio.
26 de febrero 2011
Y despues de toda esta farsa, les toman fotos a familas a veces analfabetas y a niños en situación de riesgo. Con ésto justifican los enormes gastos a Ginebra y ante toda la Comunidad Donante. Deseo aclararle que el señor Alto Comisionado de ACNUR Walter Sánchez, no es Ecuatoriano, si no Argentino y personalmente lo recuerdo por que tubo la desfachates y la irresponsabilidad de decirme "no se Usted mismo es quien debe ver por su seguridad". Eleonora, NO esta sola, pero tenemos que unirnos para quitarle fuerza y la potestad a quienes hacen del Refugio un lucrativo negocio. Un abrazo.
26 de febrero 2011
esta version que luis a relatado desde el comienzo esta llena de malversaciones,pues el acomodo todo como le dio la gana esta version a sido editada varias veces ,y cada vez tuerce la verdad agradeceria que quiten mi foto no estan autorizados para ponerla ,creo que el trabajo periodistico debe ser algo serio y no acomodarse,a su conveniencia es verdad la asociacion antonio veira mal versa fondos,la señora karin es una oportunista del dolor de los demas ,pero ustedes estan exponiendo la vida mia y la de mi familia,y con esto no me yudan me estan destruyendo ya les pedi de mil formas que quiten mi foto que aclaren la version pero el señor luis lagos le falta seriedad y responsabilidad en lo que escribe , las versiones de el son peor que las de laura en america una vez mas quite mi foto de alli y aclare hable la verdad .sea hombre o deme la cara para enceñarle usted tambien se esta aprovechando del dolor ajeno para hacer noticia, ustedes como revista debian tener etica porque tambien he dirijido varios correos a la misma y hacen caso omiso tengo paples pruebas de mi caso y mis denuncias ,pero lo aki escrito no se ciñe ala verdad es mera fabula con pedazos de verdad acomodado las coveniencias del periodista que parece no me indiganria si dice las cosas como le fueron contadas ,pero el terjiverso todo att eleonora ramos,yo si doy la cara me gusta la verdad señor ñuis lagos
11 de marzo 2011
Hace tiempo
12 de abril 2014
Hace tiempo que no entro a Generaccion, No había leido esto. La verdad, me ratifico en todo lo escrito y solo recogí como periodista la versión fiel de los protagonistas.
12 de abril 2014
Tiene razón esta señora, creo que Luis Lagos debe dar la cara y no esconderse en el anonimato como hacia el impresentable de noknok que tiraba la piedra y escondía la mano en el anonimato eso solo demuestra una cobardía de estos zafios que no merece mayor comentario.
14 de abril 2014
oye Luis lagos no seas cobarde y da la cara porque así no eres ni periodista ni nada y das mucha pena con ese infame articulo. "vergüenza" eso es lo que debes tener de escribir tremenda patraña.
15 de abril 2014
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan