Banner Tuvivienda
Miércoles 29 de junio 2022   |   Contáctenos
REVISTA

EL SEGUNDO TIEMPO

Como en todas las ediciones de Gener@cción, nuestro Director Fundador Francisco Huanacune, nos ofrece su artículo editorial.
(0)
EL SEGUNDO TIEMPO

Ha pasado un poco más de dos años desde que Alan García Pérez asumió por segunda vez la más alta responsabilidad pública en nuestro país. El 28 de julio de 2006, después de cruzar, políticamente hablando, el desierto, Alan García ponía así fin a un alejamiento efectivo del poder político de más de tres lustros de duración. Atrás dejaba un largo periodo de ostracismo, como también su primera incursión presidencial entre 1985 y 1990. Una nueva oportunidad se le presentaba…

Y no es para decir menos. Por cosas propias a la política, el destino de Alan García Pérez convergía una vez más con el de la nación. En medio un ambiente enrarecido, supo sacar provecho de la situación que se le presentaba para derrotar, aunque in extremis, a Ollanta Humala, candidato, para muchos, del antisistema. La franja mayoritaria del electorado dio razón una vez más al candidato de la primera fuerza política del país, el octogenario Partido Aprista Peruano.
 
Hoy, 18 días después de que Alan García Pérez se dirigió por tercera vez a la nación desde el Congreso de la República, otro es el escenario en el que, este diestro en el manejo de la dialéctica política, evoluciona. Su cota de popularidad ha descendido y frisa, de ser cierta la encuesta, peligrosamente el 20 por ciento. Guarismo que sume, como dicen algunos, en la desazón a todos aquellos que anteponen ante todo los resultados a nivel macroeconómico que logra nuestro país.
 
Alan García se encuentra hoy, cuando los peruanos recordamos el desastre que significó el terremoto del 15 de agosto de 2007, en un nuevo escenario. Uno, en el que desde sus flancos en el espectro político, las fuerzas opositoras comienzan a socavar los pilares de la plataforma que lo catapultó por segunda vez al poder. Un sector del electorado popular que, por una u otra razón, escogió su opción, marca ya distancia con él. Sus otros aliados, no descartan hoy esta posibilidad…
 
Razones hay y se esgrimen. Unos atribuyen esto a la ausencia de redistribución de los réditos del crecimiento económico. Otros sostienen que esto se debe al perfil de la acción política propia del Presidente, quien estaría gobernando alejado del pueblo, a quien poco o nada comunica. Otros sostienen que Alan García Pérez, una vez en el poder, optó por otra vía, yendo al extremo de sacrificar a su misma agrupación política. La lista de hipótesis que se baraja podría ser interminable. Este aquí no es el propósito.
 
De lo que se trata más bien, es de decirle al Presidente de la República, que más allá de los obstáculos y desafíos que hoy se le plantean, este inició del segundo tiempo de su mandato, constituye una oportunidad para recuperar el terreno que según los sondeos de opinión habría perdido en las preferencias del pueblo peruano. Es el momento de administrar con visión de futuro, para el bien de nuestra sociedad, la asignación de los réditos de siete años de crecimiento económico. El país espera hoy esto…
 
Y no solo eso. Espera también mayores niveles de transparencia en lo que concierne a las decisiones que se toman a más alto nivel, como también que, al mismo tiempo que se construye materialmente en el país gracias a las inversiones que hoy fluyen, se fortalezcan las instituciones por el bien del sostenimiento de la democracia y la preservación de la libertad. La suerte no está echada señor Presidente. Al inicio de este segundo tiempo en su gestión, tiene usted un gran reto… y una nueva oportunidad.
Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan