Banner Tuvivienda
Domingo 24 de enero 2021   |   Contáctenos
REVISTA

Luchar contra el dengue es prioridad

"Sin zancudo, no hay dengue"
Todavía la noticia de la muerte del deportista estadounidense Andy Irons a causa de este mal es muy reciente. Hace unos días el tri campeón mundial de surf fue encontrado en un cuarto de hotel en Dallas víctima del dengue que habría contraído en Puerto Rico o Portugal. Esta triste pérdida tiene una mayor relevancia en nuestro país ya que en Lambayeque habrían en lo que va del año 613 casos de esta enfermedad. Es necesario recordarlo y saber qué hacer para prevenir antes que lamentar.
(1)
Luchar contra el dengue es prioridad

UN MOSQUITO, ¿UNA MUERTE?

La terrible muerte de Andy Irons debe servir para que todos tomemos conciencia de lo que significa la posibilidad de tener un rebrote de dengue en el país. Justamente ahora, que el calor del inminente verano empieza a calentar las mañanas es cuando el riesgo aumenta.

Con tan solo 32 años el surfista que tenía previsto competir en el Torneo Rip Curl Pro Search 2010 en Puerto Rico no pudo hacerlo ya que la enfermedad se lo impidió. Algunos medios aseguran que contrajo el dengue allí, otros que fue durante una competencia en Portugal días anteriores. El hecho es que Irons falleció cuando esperaba junto a su esposa Lyndie su primer bebé para inicios de diciembre.

Pero ¿cómo se contagia el dengue? ¿Por qué en Lambayeque tenemos en lo que va del año, según la Dirección Regional de Salud, 613 casos? Es primordial que recordemos de qué se trata esta enfermedad y sepamos qué hacer para mantenerla muy lejos de nosotros.

El 15 por ciento de los distritos lambayecanos están ubicados en zonas endémicas, es decir, lugares en los que la posibilidad de contraer una infección durante un período es más amplio, de alto riesgo. Pátapo, Cayaltí, Jayanca, Pomalca, Motupe y Olmos son los más expuestos al dengue. En Pátapo se han registrado más casos, evidenciando que las medidas de seguridad y salubridad contra este mal son insuficientes.

No olvidemos que el dengue es un virus que se transmite por un mosquito llamado Aedes aegypti, cuya peligrosidad está en que se cría en agua estancada, acumulada en recipientes y objetos en desuso. Por ello la educación es vital para contrarrestar el daño y el contagio; la población debe aprender a mantener en las zonas que no hay agua potable, sus recipientes debidamente limpios y cubiertos para que el mosquito no pueda introducirse en ellos.

Sin embargo, tanto en zonas urbanas como rurales puede reproducirse. No es exclusividad de las áreas marginales, en cualquier lugar en el que el agua sea almacenada existe la alarma.

El dengue clásico, que es el que afecta a las 613 personas en Lambayeque, se manifiesta con síntomas que en apariencia podrían confundirse con síntomas de otras enfermedades o virus, por eso es muy importante saber reconocerlos al padecerlos en conjunto.

Fiebre, malestar general, escalofríos, dolor en los huesos, náuseas y lo más resaltante es una erupción en la piel que podría permanecer entre cinco a diez días. Además podría manifestarse en algunos casos con dolor en los ojos. ¿Cuándo el dengue clásico se complica? El problema surge con las plaquetas, ya que estas disminuyen ocasionando sangrados, convirtiéndose en dengue hemorrágico.

En Centroamérica al dengue se le conoce como la “fiebre rompe-huesos” ya que la intensidad del dolor es muy alta. Países como Brasil, Bolivia, Honduras, El Salvador, entre otros, han sufrido el dengue como una epidemia en los últimos años.

Una simple picadura puede ser el inicio de una enfermedad que no tiene cura o tratamiento más allá de una rehidratación agresiva y una terapia de apoyo a los síntomas que se vayan presentando. En casos muy raros se sugiere una transfusión de plaquetas para combatir las hemorragias. Tampoco hay una vacuna específica contra el dengue todavía; es decir, la prevención sigue siendo una de las armas más poderosas contra el zancudo o mosquito que la propaga.

La lluvia constante puede también causar un aumento en la proliferación del insecto, ya que las calles quedan con agua almacenada en charcos que no siempre son esparcidos con la rapidez necesaria, es por ello que la concientización de la población en general debe ser absoluta. La limpieza de los techos es un requisito indispensable para alejar la sola posibilidad de que el agua de lluvia quede instalada por días.

La Dirección Regional de Salud de Lambayeque ha trabajado la campaña de prevención “Sin zancudo, no hay dengue”, una iniciativa que esperamos ayude a frenar el aumento del contagio.

Cubrir los depósitos de agua, utilizar solo depósitos adecuados, herméticos, resistentes, para que no se conviertan en agentes contaminantes. Cambiar con frecuencia el agua, consumirla rápidamente, erradicar los malos hábitos de higiene y estar atentos a los posibles síntomas, es lo que evitará que el desconocimiento permita que más peruanos padezcan este mal.

Participa:
COMENTARIOS
1 comentarios      
Debemos tener prevención ante cualquier enfermedad y esta es una de las que te tumba en la cama y podrías pasar largos ratos de angustias y desanimo..
27 de febrero 2016
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |