Banner Tuvivienda
Lunes 19 de octubre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

Inestabilidad financiera y riesgo sistémico

La gran crisis financiera II
La reforma financiera está de moda y con ella los diversos aspectos a abordar si se pretende evitar crisis financieras como las que vivimos, que han traumatizado el sistema capitalista en su conjunto.
(0)
Inestabilidad financiera y riesgo sistémico

Dominique Plihon, investigador de la Universidad de París, afirma que la regulación llamada macro-prudencial, entendida como aquella que busca limitar los episodios de crisis que afecten al conjunto del sistema, debe abarcar a todos los agentes y sus interacciones.

Dicho economista analiza la inherente inestabilidad de los mercados financieros producto de la desregulación de los mercados impulsada por Ronald Reagan y Margaret Thatcher en la década del ochenta. Sostiene que las finanzas modernas giran en torno a un verdadero dilema entre eficiencia y estabilidad. Esta ambivalencia se ve caracterizada, por ejemplo, en los mercados de derivados (futuros, opciones y swaps) que constituyen para los agentes económicos herramientas efectivas para protegerse contra el riesgo.

Pero dichas innovaciones financieras, a disposición de los especuladores, pueden convertirse en un factor importante de inestabilidad. Sucedió cuando George Soros especuló en contra de la libra esterlina en 1992. Pero quizás lo más grave es que dichos productos financieros pueden conducir a nuevas formas de inestabilidad mucho peores como la sistémica.

EL RIESGO SISTÉMICO

El riesgo sistémico se origina cuando las interacciones entre los agentes económicos y los mercados llevan a una situación de inseguridad general y de inestabilidad que afectan a todo el sistema financiero y se extienden a toda la economía.

Las crisis sistémicas son poco frecuentes, pero lamentablemente no son un fenómeno inédito. Desde principios de los años noventa, Japón y una docena de países emergentes en el Sudeste de Asia, América Latina y Europa del Este, experimentaron este tipo de crisis. Estados Unidos y Europa Occidental estuvieron muy cerca de una crisis sistémica después de la caída de la bolsa en el 2001.

El costo de estas crisis puede ser muy elevado, pues no solo afectan al sistema financiero, sino a toda la economía. La reciente crisis es sistémica debido a la subestimación generalizada del riesgo sistémico surgido por la titulización de los créditos y el crecimiento explosivo de las posiciones de los derivados de crédito y por el exceso de liquidez motivado por las bajas tasas de interés. Se combinaron un conjunto de elementos desequilibrantes a partir del momento en que la desconfianza ganó los mercados.

HACIA UNA REGULACIÓN MACRO-PRUDENCIAL

La prevención eficaz de los riesgos debe basarse en dos componentes -micro y macro- de la regulación prudencial. En la práctica, un marco sistémico debe resueltamente estar focalizado a cautelar dos aspectos principales: de un lado la arquitectura y el mandato de las autoridades responsables de la estabilidad financiera y del otro, los instrumentos para detectar y reducir los riesgos sistémicos.

Dado su alto costo, las crisis sistémicas deben evitarse siempre. Este es el tema de las políticas de prevención de crisis. Se ha avanzado mucho en este terreno desde el comienzo de la globalización financiera en los años setenta. En la actualidad existe conciencia de la importancia de aplicar mecanismos de supervisión macro-prudencial, diseñada para estabilizar el sistema bancario y la inversión en su dimensión global y macro, y por lo tanto para contener el riesgo sistémico. La reforma aprobada en Estados Unidos, con el liderazgo de Barack Obama, es la prueba.

Por Alexis Gonzáles-Tello
Economista, Magíster en Finanzas y Desarrollo (Université de Paris). Especialista en reforma financiera.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |