Jueves 18 de julio 2019   |   Contáctenos
REVISTA

El plagio intelectual: testimonio personal

Mala costumbre
Es un tema de "alto voltaje", como denomina una alumna mía a las cuestiones polémicas y controvertidas que desarrollo en clase. El plagio es un "cáncer" presente en el periodismo, la docencia, la investigación científica, Internet, el comercio, la empresa, etc. Su permanencia es activa y nociva en la actualidad como consecuencia -entre otras consideraciones- del acceso a valiosas y modernas fuentes de información.
(6)
El plagio intelectual: testimonio personal

En el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, plagio es definido como el acto de “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. Este término deriva del latín plagiārius, "secuestrador", equivalente a plagium, "secuestro", que contiene el latín plaga (trampa).

 

Desde una perspectiva legal, la piratería es una infracción cuando se presenta un trabajo como propio u original, usurpando su legítima autoría. En tal sentido, en el Perú está vigente un marco jurídico que protege los intereses de creadores e inventores sobre obras, ya sean expresiones de ideas como el derecho de autor o aplicaciones prácticas e industriales como las patentes. De allí la importancia de recurrir a las instancias institucionales para salvaguardar la producción personal.

 

Según el Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad Simón Bolívar, existen los siguientes tipos de plagio: Entregar un trabajo de otro estudiante como si fuera propio; copiar un texto sin tener la aprobación de la fuente consultada; copiar un texto palabra por palabra y no colocar las referencias; redactar usando algunas ideas (parafraseo) de una fuente escrita, sin la documentación adecuada; entregar un trabajo copiado directamente de la web; y copiar un texto colocando la referencia, pero sin utilizar comillas cuando se copia textualmente.

 

La citada casa de estudios añade: “Actualmente una de las formas más populares de obtener información es por medio de la web. Si se utilizan citas o ideas de sitios de la web, al igual que consultas de textos impresos, se debe colocar la referencia de la fuente consultada. A su vez, si por ejemplo un estudiante desea elaborar una página web y utiliza gráficos o figuras de otro sitio, este debe colocar adecuadamente las referencias de dicha fuente. Para ello, podría solicitar permiso de los sitios web consultados antes de utilizar los gráficos”.

 

Lamentablemente, el plagio es el “pan nuestro de cada día” en una colectividad que no lee, estudia, indaga, produce y en la que existe impunidad moral y legal frente a este censurable proceder. Lo he vivido en numerosas ocasiones y, por lo tanto, quiero compartir unas breves historias que muestran la ausencia de coherencia ética entre lo que se explica y hace.

 

Fui víctima de una apropiación por primera vez en 1985. Había elaborado, con mucho entusiasmo, un artículo referido a la Reserva Nacional de Paracas para la página editorial de un diario local. Grande fue mi asombro cuando apareció publicada la nota en el editorial central del periódico, sin mi nombre. El periodista que gestionó su colocación se indignó y luego me explicó que el jefe de esa sección había celebrado su cumpleaños y no le fue posible redactar su columna. Así que no tuvo mejor idea que coger mi nota y listo.

 

De otro lado, detecté que en una separata de mi autoría de una asignatura mía se había retirado mi nombre y, además, era utilizada por una colega con el beneplácito de la entidad educativa. Ante mi reclamación, la directora intentó convencerme que en mi contrato el “docente cedía sus derechos de autor sobre el material de su curso”. Nada más falso. Probablemente, pensó que aún ocupaba algún puesto burocrático en donde se miente, pisotea y se aceptan sus determinaciones con sumisión. Cuando sucedió este episodio me pregunté: ¿Qué perfil moral tienen las autoridades pedagógicas que usurpan la creación de un profesor?

 

En este aspecto, ratifico lo manifestado en mi escrito “En el Día del Maestro: Decálogo del ‘buen’ profesor”: “No se sorprenda, de ser el caso, que usen su separata, syllabus, exámenes y todos sus materiales elaborados gracias a su ejercicio neuronal, de manera gratuita. La piratería intelectual es una práctica cotidiana y no hay derecho a reclamo. No sea ingenuo, negocios son negocios”.

 

Hace algunos años denuncié al asesor cultural de un ex alcalde de la Municipalidad de San Borja por pretender emplear, retirando mi autoría, un proyecto presentado a dicha comuna. Curiosamente, quien me alertó de esta maniobra fue su secretaria. Mi imputación frustró su acción e influyó en la culminación de su contratación. El autor de esta sórdida maniobra había sido director del disuelto Instituto Nacional de Cultura (INC). Vaya coincidencia.

 

Un día ingresé a la página web del Patronato del Parque de Las Leyendas – Felipe Benavides Barreda. Encontré que en un ensayo mío (colocado tiempo atrás), se había retirado mi nombre en la gestión del alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossío (2007-2011) y dejado el texto. Ante los ojos del lector la nota aparecía como de la institución. Eso lo denomino “construyendo” sustracciones.

 

La copia en el mundo académico y universitario es cada vez más frecuente. Alumnos, educadores, escritores y consultores reproducen -desconociendo la legítima autoría- notas, artículos y textos que luego, sin mayor vergüenza, presentan como suyos. Una muestra evidente de falta de dedicación y entrega intelectual para crear sus contribuciones y fomentar el enriquecimiento de propuestas y conocimientos.

 

Esta “peruana” costumbre es lesiva a primordiales normas de etiqueta. Esta se sustenta –entre otros elementos- en la ética y la estética y, consecuentemente, estos sucesos no son correctos ni elegantes. Son expresiones de deshonestidad y despojo de la contribución original. Debemos unir esfuerzos y voluntades, más allá del ordenamiento jurídico, para combatir este perverso proceder que lacera, entre otros males, nuestra sociedad.

 

 

Por Wilfredo Pérez Ruiz


Docente, conferencista, periodista, consultor en organización de eventos, protocolo, imagen profesional y etiqueta social.

http://wperezruiz.blogspot.com/

Participa:
COMENTARIOS
6 comentarios      
La pirateria es un mal de toda la vida, pero se ha hecho consuetudinario en la actualidad por las facilidades que otorga el desarrollo de las comunicaciones que si bien son buenas, tambien tienen su lado malo en la proliferacion de la perateria de toda indole: intelectual, musical, cultural.

De igual manera existe el enganio que tambien es pirateria cuando por ejemplo a una marca conocida famosa y de prestigio se le cambia una letra para aprovecharse el reconocimiento de la original y aducir que no es copia porque el nombre es diferente. Ejem: Amorol con Amoros.
30 de agosto 2011
Umala tiene un arduo trabajo en este campo, pues muchas empresas se dedican a plagiar sin ningun temor, pues como los jueces apristas son negociables, siempre una propina al juez aprista a traves del secretario de juzgado resulta mas barato que pagar derechos.
La pregunta del millon, es, se atrevera por ejemplo con figuritas navarrete que ha amasado una gran fortuna pirateando a sus competidores.
30 de agosto 2011
Humala (con H de huevas) no hara nada porque es cachaco, solo cumple ordenes de Lerner.
31 de agosto 2011
Wilfredo, creo que por necesidad de prestigio, es vital que en tu artículo retires la frase "esta peruana costumbre" porque el plagio no solo es peruano. Si has leído las noticias de hace paroximadamente 2 meses atrás el importante ministro de defensa alemán, Karl Theodor zu Guttenberg,de prestigio y apellidos rimbonbantes fue obligado a renunciar porque su tésis profesional había sido un plagio y el título otorgado le fue retirado. La lambada, fue plagiado a los kjarkas, Lady Gaga,tiene juicios por plagios y nuestro Brayce Echenique está denunciado por lo mismo. En España Ana Rosa, igual
04 de septiembre 2011
Continuando con la opinión, aquí en España, hay plagios escandalosos, o apropiación indebida. Hay escritores que han sido denunciados porque pagan a un "negro", es decir a otra persona, para que le escriba la obra y este se encarga de copiar de otros autores y cuando se publica se descubre el plagio y han habido casos de retirar toda la edición. Aquí te dejo un enlace para que vean varias historias de plagios y plagiarios famosos
http://www.periodistas-es.org/culturales/arturo-perez-reverte-de-copias-robos-falsificaciones-y-plagios
También puedes ingrasar a google y hay más referencias
04 de septiembre 2011
y para que esta INDECOPI? ¿para que se ganen el sueldo sin trabajar?
15 de septiembre 2011
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |