Martes 18 de diciembre 2018   |   Contáctenos
REVISTA

AL PIE DEL TÁMESIS

Hay obras de teatro que exigen de nosotros un impulso imaginativo fuera de lo común y que nos alientan a emplear, antes que la reflexión de nuestro raciocinio, la libertad de nuestra intuición, conduciéndonos de esta manera por territorios alternativos de la realidad donde, si nos dejamos llevar, podemos hacer ciertos nuestros más codiciados sueños, pero también, si nos descuidamos, vivir nuestras pesadillas más monstruosas. Al Pie del Támesis es una de esas obras.
(0)
AL PIE DEL TÁMESIS
Un exitoso hombre de negocios peruano, apodado el ‘Chispas’, se encuentra inesperadamente en una suite del hotel Savoy de Londres, con Raquel, la desconocida y enigmática hermana de su mejor amigo de infancia, Pirulo, a quien no ve hace cuatro décadas.
Luego de los primeros minutos de desconcierto, se produce entre ambos una extensa conversación que los conducirá a través de un torbellino de emociones encontradas encaminándolos a un desenlace inesperado, que deja a los espectadores a la salida del teatro preguntándose: ¿qué sucedió al final?
En efecto, el cierre es absolutamente imprevisto, al punto de que el espectador se levanta de su butaca incapaz de saber si lo que vio sobre las tablas sucedió en el plano objetivo de la realidad o tuvo lugar en el plano subjetivo de la mente del Chispas.
Sin embargo, el final no es el único misterio que nos depara la puesta en escena de esta obra del reconocido escritor Mario Vargas Llosa. Como conejos que el mago extrae de su sombrero, los personajes nos descubren a cada momento sorpresas de su vida pasada, cada cual más insospechada que la anterior.
La primera gran revelación se va anunciando de manera tan inequívoca que, cuando sucede, no es ya una revelación, sino la confirmación de algo que los espectadores ya sabíamos, estimulados por los numerosos datos que el diálogo entre ambos personajes nos permite manejar de manera contundente.
¿Qué es lo primero que conocemos gracias a esta extensa plática? Que Raquel en realidad no sería la hermana de Pirulo, sino alguien mucho más cercano a él. Alguien que conoce de primera mano detalles íntimos de su amistad con el Chispas y que sabe, incluso, el motivo de su brusco distanciamiento.
De este modo, nos enteramos de que la férrea amistad entre los dos muchachos se interrumpe abruptamente por un oscuro episodio de adolescencia que termina con un puñetazo que el Chispas aplica a su amigo, rompiéndole la boca. Este golpe marcará la vida de ambos para siempre.
Como dice Raquel, en un instante trascendental de la trama, “hasta ahora me sigues dando el puñetazo, Chispas”. Porque, a pesar de que el Chispas, horas más tarde, le envía una carta ofreciéndole disculpas por su violenta reacción, Pirulo no quiere saber más de él y desaparece para siempre.
A partir del recuerdo de este incidente, la obra, que por momentos tomaba un cariz divertido y arrancaba carcajadas entre los espectadores, se torna sombría e incluso trágica. Los sobresaltos van apareciendo uno tras otro, desconcertando y asombrando al espectador sin darle respiro ni por un solo instante.
Durante los 80 minutos que dura la función, aflora entre el Chispas y Raquel una enorme cantidad de secretos, recuerdos y apetitos, pero sobre todo frustraciones y fantasías de todo tipo que van desnudando la barroca arquitectura de que están construidas las personalidades de ambos.
Al pie del Támesis es una obra que nos descubre hasta qué punto la realidad puede llegar a confundirse con la fantasía y cómo los malos recuerdos que todos llevamos agazapados en nuestro interior solamente aguardan el momento preciso para emerger y destruir un presente que creíamos feliz.
Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |