Banner Tuvivienda
Jueves 01 de octubre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

Mamografía bendita

Examen anual permite diagnóstico temprano del cáncer
Una de las enfermedades más mortales de los últimos tiempos es el cáncer. La reciente partida de la reconocida Analí Cabrera evidencia que esta enfermedad no diferencia entre sexo, condición social, condición física o cultural y la única forma de combatirla es con una temprana detección.
(0)
Mamografía bendita

 

Aquí es donde aparece la mejor herramienta que existe por el momento para detectar el cáncer de mama en sus inicios: la mamografía. Desde que una mujer empieza la adolescencia es recomendable hacerse chequeos ginecológicos periódicos, sin embargo, es a partir de los 40 años, cuando usualmente empieza la menopausia, el momento de mayor tendencia a desarrollar la enfermedad.

La mamografía está recomendada solo para mujeres a partir de los 40 años, ya que el nivel de radiación es bastante elevado y solo se debe realizar una vez al año, a menos que realmente se necesite descartar la presencia de tumores malignos.

Esta prueba consiste en sacar una radiografía total de la zona mamaria afectada o que necesita estudiarse. La placa es tan clara que puede verse si hay algún tipo de tumoración y sus características, con lo que puede detectarse si el tumor tiene condiciones malignas o benignas, sin necesidad de operación.

En tiempos antiguos, era necesario operar al paciente para recién descubrir su mal. El tiempo ha hecho que la biopsia, las ecografías y mamografías faciliten esta detección sin necesidad de intervenir al paciente y mermar su condición física.

A pesar de sus bondades, un solo pequeño porcentaje de mujeres, entre los 40 y 65 años, se ha realizado una mamografía en su vida. Y solo acuden a ella por prescripción médica cuando se evidencian síntomas.

Por eso, investigadores de la Universidad de Queen Mary de Londres, en Reino Unido, han estudiado durante años los beneficios del cribado del cáncer y han llegado a la conclusión de que la mamografía tiene un beneficio mayor que lo pensado ya que el número de vidas salvadas gracias a la detección temprana de la enfermedad aumenta anualmente.

Fue a través de la revista internacional Radiology que los estudiosos dieron detalles de su investigación. Ciento treinta mil mujeres de dos comunidades suecas fueron evaluadas durante casi siete años y se observó que quienes se sometieron a mamografías regulares presentaron una mortalidad un 30 por ciento menor por cáncer de mama, en comparación con aquellas que no pasaron esta prueba.

Pero también hay detractores a este tipo de estudios, que consideran que las mamografías deben realizarse a partir de los 50 años y con una periodicidad de cada dos años. Como se dijo anteriormente, la mamografía implica un alto grado de radiación, que podría afectar a una persona que no tiene predestinado tener cáncer. Pero, ¿cómo saberlo?

Lo recomendable, según la mayoría de especialistas, es que las mujeres de entre 40 y 54 años se realicen una mamografía cada 18 meses, mientras las mayores de 55 pueden hacerlo cada dos años.

Al margen de la periodicidad de este tipo de exámenes, existen también otros considerados “caseros” que todas las mujeres y también los hombres, pueden realizarse sin tener que recibir ningún tipo de radiación. El auto examen de mama es importantísimo para la temprana detección de tumores, luego puede solicitarse una ecografía o mamografía según la edad.

A pesar del avance de la tecnología, no se ha encontrado aún una cura total para el cáncer. La única herramienta para combatir esta terrible y penosa enfermedad es la detección temprana y felizmente hoy tenemos los instrumentos para hacerlo; solo se necesita un poco de preocupación por acudir periódicamente a una consulta médica y de responsabilidad para con nuestra propia vida.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |