Banner Tuvivienda
Domingo 28 de noviembre 2021   |   Contáctenos
REVISTA

Vivir sin celular

¿Aparato indispensable?
Recuerdo mi querido celular "ladrillo": grande, compacto y pesado. ¿Quién no tuvo uno por aquellos emblemáticos años noventa cuando este aparatito llamado "transceptor" revolucionó a los peruanos dándoles la facilidad de comunicarse con quien quiera, donde quiera? Han pasado 21 años desde que el celular apareció en nuestras vidas y hoy solo me pregunto si realmente fue un aporte positivo para los peruanos.
(2)
Vivir sin celular

 

Fue la empresa Telemóvil la que trajo el bichito de la comunicación a distancia a los peruanos: el celular pesaba medio kilo, solo servía para recibir y hacer llamadas dentro de la cobertura (llegaba a Lima Metropolitana, por el sur hasta Villa el Salvador y por el norte hasta el aeropuerto Jorge Chávez) y costaba nada menos que 1,900 dólares. Sí, así como lo lee: 1,900 dólares.

Inicialmente se llamó transceptor ya que era un transmisor y receptor de radio y solo las personas que gozaban de un estatus social elevado podían comprarse uno. El resto, teníamos que seguir usando nuestras fichitas para el “rin” de la esquina, aunque con el tiempo y la inflación, cada vez era más difícil encontrar uno que no haya sido saqueado.

Los años pasaron y el pesado aparatito evolucionó y lo hizo tan bien que ya no quedan ni rastros de lo que alguna vez fue. Hoy en día, tenemos Smartphone, Blackberry, RPC, RPM y una gama variopinta de tipos de teléfonos que bombardean a niños, jóvenes y adultos. Los vemos usándolos en la calle, en la casa, en el colegio, en el trabajo, simplemente se ha convertido en un accesorio indispensable para los peruanos, aunque bien podríamos decir que es hoy una extensión del cuerpo.

Pero no piense que tengo algo en contra de este aparatito. En verdad puede considerarse por muchos como una bendición. El poder hablar con otra persona a pesar de la distancia, saber dónde está, qué está haciendo o si necesita algo, es una gran ayuda para quienes nos preocupamos por conocer la situación de nuestros familiares y seres queridos. ¡Ni qué decir de las ventajas en cuanto al trabajo se refiere! Una respuesta laboral positiva dada con rapidez puede ser vital.

Por otro lado, el celular, cualquiera sea su tipo, ha generado una dependencia en todos los peruanos. Las cifras hablan solas. ¿Conoce a alguien que aún no tenga celular? Si su respuesta es positiva entonces pertenece a una pequeña minoría. Hoy inclusive los niños tienen un dispositivo móvil, supuestamente para estar en contacto con los padres, pero en realidad su posesión es también un signo de estatus y modernidad.

En definitiva, perdí ese estatus el pasado lunes cuando por error quemé mi celular al conectarlo a un cargador de diferente voltaje. El pequeño móvil, que me acompañó más de cinco años, decidió jubilarse, quizá por falta de renovación; simplemente se cansó de solo recibir y hacer llamadas, recibir y enviar mensajes y jugar de vez en cuando. Para esta realidad, parecía obsoleto.

Y aunque siento que he perdido un elemento importante en el desarrollo normal de mis días, es innegable aceptar que también he recuperado un ápice de mi privacidad. Es rico saber que solo uno sabe dónde está, lo que hace y con quien se encuentra. ¿Algunas veces no ha sentido la necesidad de saberse inubicable? Lo malo es tener que buscar un teléfono público, la mayoría está malogrado, roto o tan sucio que parece hecho de repelente.

Para finalizar esta nota solo le pido dos cosas: La primera, una reflexión del lugar que el celular tiene en su vida, su nivel de dependencia, ¿acaso se ha convertido en una extensión de su propio cuerpo?; y por supuesto, en segundo lugar lo invito a pasar un día desconectado, inubicable, siéntase capaz de hacerlo y recuerde viejos tiempos, aquellos en los que no se vivía tan aprisa y se podía estar horas sin la interrupción del frenético ringtone.

Participa:
COMENTARIOS
2 comentarios      
Es cierto lo de la privacidad y el deseo de alguna vez ser inubicable del mismo modo el ubicar de telefonos publicos que funcionen.

Sin embargo para esto hay una simple solucion: apaga tu celular y con esto consigues cumplir tu deseo de inubicabilidad y superas el problema de los telefonos publicos pues bastara con prender tu celular para llamar.

La tecnologia hace que nuestra vida sea mas placentera, consigue ser en beneficio nuestro. Otra cosa es que esa facilidad que nos da nos despierte la codicia y esto nos obligue a vivir con prisa, agitados

Toda tecnologia usada en abuso genera mal
15 de agosto 2011
oye men ojala aki tambien los telefonos moviles fueran evolucionando como en tu pais, pues ahora tengo 21 años y ahora es ke estoy gosando de uno, y te dire ke es un motorola v180, osea viejo ya pero es el ke tengo pues me lo regalaron y la linea tambien, si no nunca me hubiera imaginado con este ekipo tan util en nuestra vida, y ahora ke lo tengo mantener la linea es una tortura, se imaginan poder ponerle a tu cell mensualmente solo 5 cuc(dolares), y en el mes hacer menos de 10 minutos de llamadas solamente, porke las tarifas de precio son por el cielo.....ufa me da dolor de cabeza.....
31 de marzo 2012
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan