Miércoles 30 de julio 2014   |   Contáctenos
REVISTA

FORTALEZAS DE LA ECONOMÍA PERUANA

Frente a la crisis financiera internacional
La crisis financiera internacional preocupa a todos. Solo en setiembre de este año, la desestabilización del sistema hipotecario norteamericano y la crisis crediticia causaron serios estragos al punto de que el cuarto banco de inversión del mundo, Lehman Brothers, se declaró en bancarrota.
(0)
FORTALEZAS DE LA ECONOMÍA PERUANA
A su vez, la mayor empresa de corredores bursátiles, Merrill Lynch, tuvo que ser vendida al Bank of America después de haber registrado pérdidas de más de US$ 40,000 millones en el último año. Asimismo, una de las principales aseguradoras del mundo AIG tuvo que ser auxiliada por la Reserva Federal de Estados Unidos.
El nerviosismo ha hecho que los bancos americanos y europeos dejen de prestarse entre si, afectando gravemente la liquidez del sistema y, obviamente, motivando que restrinjan el crédito a las empresas. Esto, junto con la pérdida de confianza de los consumidores, golpea aún más a las economías ya deprimidas.
 
Aunque el rescate financiero aprobado por el Congreso norteamericano es una buena noticia, sería erróneo pensar que esta sola medida arreglará los problemas de la economía de Estados Unidos y evitará la recesión en ese país y en Europa. Ante ese panorama la pregunta cae por si sola: ¿Cuál será el impacto y profundidad de la crisis en economías como la peruana? ¿Podemos hablar de blindaje de la economía peruana frente a la crisis? El entusiasmo presidencial es alentador pero no suficiente.
 
En tiempos de globalización ningún país se encuentra exento a los efectos negativos de las turbulencias internacionales. En el caso del Perú recordemos lo sucedido en la crisis financiera de 1998/1999. En ese momento, de 25 entidades financieras y bancarias quedaron solo la mitad luego de liquidaciones, ventas forzadas y fusiones.
 
La Superintendencia de Banca y Seguros asumió una actitud estricta con las instituciones financieras a través de mayores exigencias en sus patrimonios y ratios de solvencia. Actualmente, el sistema peruano está fortalecido y se han divulgado acciones preventivas adoptadas por el ente supervisor y por el Banco Central de Reserva (BCR) para proveer liquidez al sistema financiero. El compromiso es superar esta crisis internacional que definitivamente no será irrelevante para ningún país.
 
La economía del Perú ha demostrado que puede seguir creciendo a buen ritmo en momentos en que una crisis financiera se abate sobre la economía mundial. Ningún país está blindado frente a una crisis de esta magnitud pero felizmente nunca hemos estado mejor preparados para una crisis global.
 
Si bien nuestras exportaciones e ingresos fiscales pueden verse afectados, nuestro país ofrece una economía estable, menos dolarizada y diversificada en términos de estructura productiva, con crecimiento sostenido y un grado de protección para los inversores que permiten ubicarlo como el segundo mejor de Latinoamérica. El gobierno peruano no se limita a generar buenas condiciones para el inversor también posee una política activa para atraerlos.
 
Aprendemos de China e India que en los últimos años han cobrado especial importancia debido a que en un contexto desfavorable mantienen sus economías en crecimiento, impulsadas por la inversión pública y privada. Asimismo, las adecuadas reservas internacionales, estabilidad macroeconómica y un sistema financiero sólido constituyen adecuadas fortalezas a tomar en cuenta.
 
Sabemos que hay opiniones divididas respecto al impacto de la crisis en la economía peruana. Algunos analistas prevén un auspicioso 2009 señalando que contrariamente a lo ocurrido en otras economías latinoamericanas, las turbulencias internacionales no vienen generando grandes efectos sobre la economía del Perú.
 
Mientras el fantasma de la recesión se ha instalado en el primer mundo, la economía peruana espera crecer un 9,5% durante este año y entre un 6% y un 7% para el año entrante gracias al impulso de la inversión productiva. En el lado opuesto, hay quienes señalan que la desaceleración afectará la producción, las exportaciones, la recaudación, la llegada de remesas y el crédito de consumo interno, que se reflejará en un crecimiento del PBI de sólo 1% o 2%.
 
A pesar del buen desempeño en materia económica y de contar con bases sólidas, queda mucho camino por recorrer. Es evidente la interesante evolución de los últimos 10 años en estabilidad y solidez al punto de ser considerada nuestra economía como una de las más pujantes de la región. Si bien el sector real seguirá creciendo a tasas más moderadas, resulta indispensable que los logros macroeconómicos se traduzcan en bienestar para la población y en una mejor redistribución de la riqueza generada por el crecimiento.

Corresponde al Ministerio de Economía y Finanzas y al BCR mantener sus políticas, impulsar el crecimiento a través de la expansión de la inversión, competitividad de la economía y eficiencia del Estado. El gobierno no puede perder de vista su objetivo principal: Reducir los índices de pobreza y buscar una mejor calidad de vida para todos los peruanos.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |