Banner Tuvivienda
Domingo 25 de octubre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

CUENTA REGRESIVA

TLC con Estados Unidos
Con la entrada en vigencia del acuerdo bilateral con Estados Unidos, programada para el 1 de febrero próximo, una serie de nuevos retos se imponen tras la proclamación de la implementación del Tratado de Libre Comercio (TLC) que enfrentó a varios sectores de nuestra economía. Oleado y sacramentado, se espera que esta nueva alianza rinda sus frutos en beneficio de la mayoría de peruanos.
(0)
CUENTA REGRESIVA
Convertida en la noticia más esperada por las altas esferas del Gobierno, y ante la arremetida de una crisis internacional, el último 16 de enero se concretó lo que a todas luces se ha convertido en el acuerdo bilateral más importante de los últimos años: el Acuerdo de Promoción Comercial (APC) con los Estados Unidos (EE.UU.).
 
Un acuerdo –TLC para el común de los mortales– del que se espera los mejores resultados, y sobre el que están cifradas muchas expectativas, sobre todos después que varios sectores de la economía nacional se vieran enfrentados cuando en el gobierno de Alejandro Toledo decidió dar luz verde a las negociaciones con la primera potencial del mundo.
 
PIEDRAS EN EL CAMINO
 
Y es que cuando, en el 2003, Robert Zoellick, entonces embajador y representante comercial de los EE.UU., anunció la intención de su país de iniciar las negociaciones con Perú, Colombia y Ecuador para la firma de un TLC, las opiniones a favor y en contra no se hicieron esperar.
 
A favor estuvieron quienes desde un comienzo promovieron y confiaron en las ventajas económicas de un acuerdo bilateral con la principal potencia económica del mundo, no solo porque se aseguraba un acceso preferencial permanente para todos los productos que conforman la oferta exportable peruana, sino porque abriría paso a la firma de acuerdos similares con otras economías.
 
En tanto, quienes se oponían a su firma, encontraban en este acuerdo enormes desventajas que pasaban no solo por probables pérdidas en nuestra agricultura, sino que recordaban las divergencias que mantuvieron frente a la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de la Droga (ATPDEA) y a un nada bien percibido Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), que por ese entonces se escuchaba con mucha fuerza.
 
Así, tras cerca de seis años desde el anuncio de Zoellick, con trece rondas y un Protocolo de Enmienda a cuestas, finalmente el 16 de enero del recién estrenado 2009 y a escasos días de culminar su mandato, el presidente George Bush proclamó la implementación del TLC con nuestro país, con lo que su entrada en vigencia ha sido programada para el 1 de febrero.
 
AGENDA INTERNA PENDIENTE
 
Con el acuerdo comercial en cuenta regresiva, los primeros en alzar su voz para beneplácito de nuestras autoridades han sido los gremios empresariales, cuyos representantes no han dudado en poner los puntos sobre las ‘íes’ respecto a la agenda pendiente que debemos concretar para que el tratado termine beneficiando a la mayoría de los peruanos, si no es a todos.
 
Desde la Cámara de Comercio de Lima (CCL), su presidente, Peter Anders, ha señalado que la entrada en vigencia del TLC es un reconocimiento a los fundamentos económicos de nuestro país, lo que nos dotará de mayor resistencia ante los embates de la crisis mundial, por lo que a fin de capitalizar los beneficios y minimizar sus costos, plantea la necesidad de desarrollar la Agenda Interna pendiente en aras del incremento de la competitividad de los agentes económicos.
 
“La puesta en vigencia no debe ser vista solo como una adecuación legal, sino que debe constituir una implementación económica integral, que debe contar con el concurso de todos los actores. Para comenzar, es necesario avanzar en la reforma integral del Estado para dotar de eficiencia y eficacia al aparato estatal y eliminar los sobrecostos en la oferta de servicios públicos y en la recaudación de impuestos, estimados en US$ 911 millones anuales”, sostiene.
 
Por su parte, el titular de la Asociación de Exportadores (ADEX), José Luis Silva, afirma que la culminación satisfactoria de la implementación del TLC con EE.UU. y su próxima entrada en vigencia, se constituirá en una herramienta para el desarrollo del Perú.
 
"Definitivamente, este acuerdo es una oportunidad para lograr que nuestro mercado se desarrolle; no solo porque nos permitirá absorber mayores inversiones, sino porque traerá consigo una mayor cantidad de puestos de trabajo, que es lo que el Perú necesita", dijo.
 
En tanto, para el presidente de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), Jaime Cáceres Sayán, se trata “no solo de una buena noticia para los empresarios sino para el país entero”, porque se atraerá más inversión extranjera y, en consecuencia, se promoverá la creación de nuevas empresas.
 
APOYO INCONDICIONAL
 
Por el lado del Gobierno, la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Mercedes Aráoz, ha subrayado que la entrada en vigencia del TLC “significa un éxito de todos los peruanos, asegura el empleo y permitirá el acceso de nuestro país a este importante mercado en un año marcado por la crisis económica internacional”.
 
Según sus propias palabras, nuestra liberalización comercial será más de 98% inmediata, lo que constituye una ventaja puesto que “permitirá la importación de alimentos desgravados”; además, “los productores tienen un mercado asegurado porque no deberán esperar a la extensión del ATPDEA”.
 
De igual opinión ha sido el reestrenado titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Luis Carranza, quien durante su primera presentación pública después de asumir nuevamente el timón del despacho del jirón Junín, sostuvo que la entrada en vigencia –a partir del 1 de febrero– del TLC, es una extraordinaria  noticia que pone al Perú en un nivel superior a otros países de la región y del mundo.
 
“Así la economía estadounidense entre en recesión sigue siendo  la primera economía del mundo y sigue siendo el principal mercado de nuestras exportaciones, por lo que tenemos una ventaja y un diferencial importante respecto a otras economías de la región”, sostiene.
 
ACCIONES INMEDIATAS
 
Ante la actitud asumida por el empresariado nacional, que en coro ha demandado la puesta en marcha de la Agenda Interna pendiente, por lo pronto, el Ministerio de Agricultura (Minag) ha anunciado que en tres meses iniciará la ejecución del Programa de Compensaciones para la Competitividad (PCC) que brindará apoyo en capacitación a los agricultores peruanos para que puedan afrontar el TLC.
 
Tras la decisión anunciada por el titular del Minag, Carlos Leyton, y con la venia del Congreso a las modificaciones legislativas que estaban pendientes y que quedaron resueltas el martes 13 de enero, se espera que al llegar el 1 de febrero, la carrera hacia los objetivos que estaban planteados tras la firma de este acuerdo comercial, supere aquellos obstáculos que encuentre en el camino, de manera que los beneficios de un acuerdo de tal envergadura satisfaga a la mayoría.
 
MÁS DATOS
 
Ecos del TLC con EE.UU.
·         “Al suscribir este Decreto Supremo correspondiente a la firma del presidente de Estados Unidos, cumplimos con un importantísimo objetivo nacional del país. Este es un buen momento para el país y si pasan algunos nubarrones negros o alguna ave oscura, no hagamos caso a sus graznidos y sigamos avanzando con fuerza. Con este instrumento y por su historia el Perú está ‘condenado’ a ser el país piloto de Sudamérica”, Alan García, presidente de la República.
·         “Si bien es prioritario para el Perú cumplir con los requisitos legales para poner en vigencia el TLC, sólo con una Agenda Interna de la naturaleza señalada y eliminando los sobrecostos que enfrenta la actividad productiva nacional nuestro país crecerá de manera sostenida, dinámica y con equidad y se consolidaría como la potencia regional que aspiramos ser”, Peter Anders, presidente de la CCL.
·         “El TLC con EE.UU. es un salto muy importante para el Perú, por eso es necesario que los empresarios peruanos nos volvamos más competitivos, con la finalidad de conquistar dicho mercado. Es una gran oportunidad, por eso nuestras autoridades locales deben trabajar en conjunto para facilitar las herramientas”, Diógenes Alva, empresario de Gamarra.
·         “Con la entrada en vigencia del acuerdo, el gobierno impulsará un ‘TLC hacia adentro’, para garantizar que los beneficios de este tratado lleguen a toda la población. Queremos responderle a algunos sectores y decirles que no sólo hay TLC hacia fuera sino también hacia adentro”, Yehude Simon, presidente del Consejo de Ministros.
 
A tener en cuenta
·         Las negociaciones comerciales entre Perú y Estados Unidos se iniciaron en el 2004 y concluyeron en abril del 2006 con la firma del acuerdo, que fue aprobado por el Congreso estadounidense en diciembre del 2007.
·         El TLC con EE.UU. permitirá el ingreso de 6,500 partidas libres de arancel desde el Perú, beneficiando a diversos sectores como el agrícola, textil, de manufactura, pesquero, entre otros.
·         EE.UU. es el principal destino de las exportaciones peruanas. En el 2007 importó nuestros productos por US$ 5,549 millones 711 mil, lo que representó el 20% del total de los envíos (US$ 28,000 millones); mientras que entre enero y noviembre del 2008 el monto ascendió a poco más de US$ 5,400 millones.
·         Por monto exportado (exportaciones no tradicionales), los subsectores más importantes son confecciones y agropecuario – agroindustrial.
·         En el caso de las confecciones, los principales productos demandados son los t-shirts, camisas de punto,  prendas y complementos de vestir para bebés.
.     En agroexportaciones (no tradicionales) productos como los espárragos, las alcachofas, los mangos, uvas, cebollas  y la páprika, son los más solicitados.
Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |