Banner Tuvivienda
Jueves 29 de octubre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

FAMILIA DE GIUSTI A LA ESPERA DE INDEMNIZACIÓN

Doce años después
El magistrado Carlos Ernesto Giusti Acuña fue el único rehén de la residencia del embajador de Japón que falleció durante la operación Chavín de Huántar. Pero transcurridos más de doce años de su muerte, algunas autoridades parecen haberse olvidado de él y de lo prometido a su familia.
(0)
FAMILIA DE GIUSTI A LA ESPERA DE INDEMNIZACIÓN

Tras el fallecimiento de Carlos Giusti, se le declaró Héroe de la Civilidad y Mártir de la Democracia mediante ley, ordenándose una indemnización excepcional por única vez para su viuda y cuatro hijos, cuyo monto debía ser determinado mediante decreto supremo por el Consejo de Ministros.

 

Pero, doce años después de su muerte, el decreto supremo brilla por su ausencia y sigue durmiendo el sueño de los justos, pese a que sus familiares contactaron con las autoridades del régimen de Alejandro Toledo y del actual gobierno.

 

Hace unos dos años, está pendiente una sentencia de "acción de cumplimiento" interpuesta contra la Presidencia del Consejo de Ministros por el jurista Aníbal Quiroga, representante legal ad honorem de la familia de Giusti.

 

Inclusive, se ha presentado una queja ante la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) en contra del titular del 34 Juzgado Civil de Lima, José Manuel Gonzáles López, quien tiene a su cargo esta acción de cumplimiento sin resolver.

 

Ningún titular de Justicia de este gobierno ni del régimen anterior se ha tomado la molestia de interceder para dar cumplimiento a la norma que doce años atrás declaró Héroe de la Civilidad y Mártir de la Democracia al magistrado Carlos Giusti.

 

"Hay mucha hipocresía. Todos dicen que es un héroe, pero a la hora de la hora nadie hace nada. Como ya se murió y no está para la foto, entonces a nadie le importa", lamenta Quiroga, quien en su lucha por lograr justicia se ha reunido con cuanto ministro de Justicia ha podido, incluida la actual titular de esa cartera, Rosario Fernández, y su antecesora María Zavala, quien incluso fue compañera de aulas de Giusti.

 

A decir del jurista Quiroga, lo que falta es decisión política, pero –según sostiene- como Giusti ya está muerto y no vende titulares ni genera votos, nadie mueve un dedo. "Hay una gran diferencia entre lo que se dice y lo que se hace", afirma con un velo de amargura.

 

Giusti todavía es recordado como uno de los jueces peruanos más probos. A lo largo de su vida profesional defendió con entereza los derechos humanos y públicamente se opuso a la ilegal intervención del ex presidente Alberto Fujimori en el sistema judicial peruano.

 

Sus esfuerzos por combatir la inmoralidad al interior de Palacio de Justicia lo llevaron a ser estimado por muchos. "Estoy muy tranquilo, con la seguridad de que nada de lo que se reclama me puede afectar porque actué siempre de manera principista, lo que me es de gran ayuda espiritual", fueron las palabras que él mismo plasmó en cartas que escribió durante su encierro antes de morir.
Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |