Banner Tuvivienda
Jueves 29 de octubre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

FÚTBOL, DANZA DE MILLONES

Cuando los fichajes "sacan roncha"
Lejos de los goles y buenas jugadas, las sumas y restas en el 'deporte rey' no solo contabilizan los buenos o malos resultados, sino también la valía del 'pase' de aquel jugador que bajo el sello de 'crack' se convierte en protagonista de un nuevo campeonato, amén de lo que se mueve en organización, auspicios, premios y entradas, convirtiendo al fútbol en un deporte donde los euros o dólares son igual de importantes que los goles. Calculadora y papel en mano, echémosle un vistazo a los recientes números de escándalo.
(0)
FÚTBOL, DANZA DE MILLONES

No lució el brillo de siempre en la final de la UEFA Champions League cuando su entonces equipo, el Manchester United, se quedó con las ganas de alzar nuevamente la ansiada 'Orejona', como un año antes, pero su publicitado y millonario pase al Real Madrid, se ha convertido en el fichaje más caro en la historia del fútbol, y a él, en el deportista más caro del mundo.

 

Así, el cambio de camiseta del portugués Cristiano Ronaldo, premiado con el Balón de Oro y calificado como Jugador Mundial del 2008, ha despertado opiniones tanto a favor como en contra.

 

A favor están quienes han saludado el 'millonario' pase al considerarlo bueno para el fútbol, y en contra, quienes creen que en plena crisis financiera la astronómica cifra ofrecida por el ariete luso (93.9 millones de euros), es una verdadera 'cachetada' a la pobreza.

 

Si a ello, sumamos los 69 millones de euros que el mismo equipo español, el Real Madrid, ha desembolsado por otro jugador, el brasileño Kaká, lo que parecía ser motivo de alegría para los 'madridistas', puede convertirse en un dolor de cabeza para los dirigentes del club.

 

Y es que el destinar 152.9 millones de euros (222,4 millones de dólares) en apenas dos jugadores y en menos de siete días, para volver a ser catalogados como los 'galácticos' ha originado que el tema pueda ser discutido en el Congreso español, donde diputados de la izquierda ecologista están pensando proponer límites a las contrataciones y sueldos de los futbolistas (como sucedió en la NBA) y hasta han solicitado información sobre las deudas del Real Madrid en plena crisis económica.

 

Una situación que nos remonta a cerca de tres décadas atrás, cuando en 1980 el FC Barcelona con el fichaje del argentino Diego Armando Maradona, también en plena recesión económica, provocó una reacción política similar, debido a que se convirtió en una operación económica que implicó una importante salida de divisas del país, motivo por el que tuvo que dar las explicaciones del caso.

 

¿SUFICIENTEMENTE SOLVENTES?

 

Frente a una realidad como la peruana, donde el más caro de nuestros futbolistas –Juan Manuel Vargas, jugador de la Fiorentina– vale 'escasos' 12.8 millones de euros, y con equipos como Universitario de Deportes y Alianza Lima que le adeudan cuantiosas sumas a la Sunat, resulta imposible preguntarse si España, el país europeo más golpeado por la crisis mundial, ¿puede darse el lujo de soportar el 'despilfarro' de varias decenas de millones de euros en la compra de un jugador, produciendo un efecto dominó? y, sobre todo, ¿habrá algún efecto inflacionista a raíz de 'lujosas' operaciones futbolísticas como estas?

 

Aunque los equipos de fútbol mantengan una autonomía en sus decisiones, más aun en España y en otros países de Europa, en donde estas agrupaciones se desenvuelven como empresas en el sentido estricto de la palabra, el ahora fichaje más caro de la historia del fútbol no deja de sorprender ni a los más duchos en el deporte rey.

 

Por eso no ha resultado extraño escuchar a personajes como Michel Platini, recordado ídolo francés y actual presidente de la UEFA, quien no ha dudado en alzar su voz para reprochar la actitud asumida por el equipo español en momentos en que el mundo enfrenta una de las peores crisis financieras y económicas de los últimos años.

 

Al punto que la ONG Manos Unidas ha estimado que con la mitad del dinero del fichaje de Cristiano Ronaldo podrían comer 46.6 millones de personas en el mundo, por lo que también están quienes no han dudado en calificar los 93.9 millones de euros (US$ 131.7 millones) invertidos en la compra del portugués como una verdadera bofetada para los más de cuatro millones de españoles desocupados, sin acceso al crédito y que mes a mes pugnan por estirar sus magros sueldos y ajustarlos a sus principales necesidades.

 

EFECTO DOMINÓ VERSUS CRISIS

 

A pesar de ello, todo parece indicar que nadie detendrá a los 'madridistas' en su carrera por opacar los buenos resultados obtenidos por su eterno equipo rival, el Barcelona. Más aun cuando Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, ha sido claro al señalar que esta –al igual que la suya– será la segunda era de los 'galácticos', época en la que tras las contrataciones de Figo, Zidane y Ronaldo, su equipo recibió dicho apelativo.

 

Teniendo en cuenta esas declaraciones y con el 31 de agosto como fecha límite para la compra y venta de jugadores, la ventana de transacciones de los clubes europeos –que permanecerá abierta durante más de dos meses–, podría deparar más de una sorpresa, sobre todo porque ya son varias las 'movidas' que se escuchan y, usualmente, estas negociaciones se intensifican conforme el día final se acerca.

 

De esta manera, no resultaría nada extraño que los nombres de reconocidos jugadores, hasta de aquellos que los hinchas identifican con los colores de una camiseta y como ya ha sucedido más de una vez (la venta de Figo es un ejemplo) pasen a formar parte del eterno rival, o se desliguen porque simplemente no arribaron a buen puerto cuando los 'euros' de más se convirtieron en la molesta piedra en el zapato que les impidió seguir caminando de la mano.

 

El caso más reciente podría ser el del arquero del Barcelona, Víctor Valdés, quien no ha llegado a un acuerdo con el campeón de la Champions y su vínculo con el club azulgrana culminaría, sí o sí, en junio del próximo año. Eso siempre y cuando el portero no sea vendido antes de esa fecha o se dé por concluido su contrato.

 

Así, historias como las de Valdés se convertirían en noticia de primera plana para muchos medios, puesto que equipos como el Manchester United (Cristiano Ronaldo) o el AC Milán (Kaká), con lo recaudado por la venta de sus dos jugadores insignia podrán sentirse en la libertad de gastar algunos de esos millones en la compra de otras 'estrellas' y, el presidente del Real Madrid aun tiene en mente a otros jugadores, no en vano de los diez fichajes más caros de la historia del fútbol, cinco de ellos fueron realizados por el equipo que comanda (ver recuadro aparte).

 

NO SOLO EN EUROPA

 

Aunque las cifras de escándalo han desatado críticas y celebraciones en el Viejo Continente, los promocionados pases no son exclusividad de Europa, por lo que Sudamérica, salvando las diferencias, no es ajena a esa realidad. Sin ir muy lejos, la venta de jugadores en Brasil se ha convertido en la principal fuente de ingresos de la mayoría de equipos futbolísticos, según la empresa Casual Auditores.

 

Esta misma empresa ha revelado que en el 2003 un total de 858 jugadores de este país fueron vendidos a otros equipos del exterior. Gracias a ese 'negocio', lo recaudado por los principales equipos de fútbol carioca correspondió, en promedio, al 26% de sus ingresos anuales, mientras que los derechos televisivos (lo desembolsado por los canales de televisión para la transmisión de los encuentros) representaban el 34%.

 

Cuatro años más tarde, en el 2007, con jugadores mejor catalogados y empresarios más experimentados en el negocio de la compra y venta de jugadores, la historia en Brasil cambió por completo: los jugadores, que llegaron a 1,085, pasaron a representar el 34% de los ingresos y los derechos televisivos apenas un 22%, aunque con montos nada despreciables, sobre todo este año, cuando las cadenas televisivas desembolsarán US$ 200 millones para transmitir los encuentros, US$ 57 millones más de lo pagado el 2008.

 

DE APUESTAS Y ENTRADAS

 

Pero no solo de vender jugadores y de derechos de transmisión viven los clubes y los organizadores de campeonatos. El año pasado, con ocasión de la Euro 2008, la fiebre por el fútbol, terminó por convertirlo en el deporte que más dinero movió en las apuestas 'on – line', ocasión propicia para llenar los bolsillos de principales las casas apuestas en el Viejo Continente.

 

Más allá de las apuestas, el presupuesto que requiere una competencia futbolística como la que se repite cada cuatro años, desde que se jugó por primera vez allá por 1960, se torna más abultado con el correr del tiempo, tanto que para la organización de su décimo tercera edición se desembolsó alrededor de 135 millones de euros, presupuesto asignado a la empresa organizadora Euro 2008, fundada por la UEFA para la ocasión.

 

Pero así como sale, también hay dinero que entra. Y en este punto, las entradas terminaron jugando un papel muy importante para tal fin, sobre todo porque los 1.05 millones de boletos que se pusieron en venta para vibrar con los 31 partidos tenían dueño mucho antes de iniciado el campeonato y, solo en el caso de la final, que se jugó en un estadio habilitado para 50 mil almas, el más caro terminó costando 550 euros, mientras que el más barato 160, cifras bastante lejanas de los 45 euros que demandó un partido de la primera fase.

 

AUSPICIOS Y MÁS

 

A ello se suman los 70 millones de euros que por auspicios y publicidad dejaron los diez patrocinadores oficiales: Adidas, Coca Cola, Canon, JVC, Hyundai – Kia, Carlsberg, Castrol, Continental, McDonald's y MasterCard. Precisamente, un estudio realizado por la empresa que provee de dinero plástico, estimó que la Eurocopa dejó un beneficio de 1,400 millones de euros a la economía europea, es decir, 600 millones más de lo reportado en la edición de hace cuatro años disputada en Portugal.

 

Según estos cálculos, los principales ingresos procedieron en un 65% de la venta de los derechos televisivos (1,050 millones de euros), seguido del incremento en el precio de las entradas, de los servicios de transporte, de la venta de productos de merchandising y de los contratos exclusivos con los patrocinadores.

 

Pero como ahí no queda la cosa, el dinero que recibió cada equipo por el simple hecho de participar también concitó la atención de propios y extraños, sobre todo porque 184 millones de euros (unos cuantos millones menos de lo invertido por el Real Madrid para vestir de blanco a Kaká y Ronaldo) se repartieron entre las federaciones participantes. Y mientras el campeón, España, recibió 23 millones de euros, el otro finalista, Alemania, se hizo de 20 millones, libres de impuestos.

 

Millones más, millones menos, la Eurocopa y otros campeonatos de la misma envergadura se han convertido en la excusa perfecta para que además de hacer vibrar a los amantes del fútbol, las empresas comiencen a disputarse la exclusividad en aquellos torneos que prometen llenar las arcas de organizadores, equipos y patrocinadores.

 

Y si usted ya se está preguntando ¿cuánto dinero moverá el mundial Sudáfrica 2010 que nuevamente veremos por televisión?, todavía quedan varios meses para que los organizadores sigan usando la calculadora y después de varias sumas y restas hacerse de más dinero.
Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |