Banner Tuvivienda
Sábado 24 de octubre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

Gabinete Velásquez Quesquén: ¿dará la talla?

Difícil panorama
La agonía del gabinete presidido por Yehude Simon Munaro llegó a su fin con la juramentación del renovado equipo ministerial, encabezado por el legislador aprista Javier Velásquez Quesquén. Algunos ministros se fueron, otros se quedaron. La pregunta es: ¿el nuevo gabinete ministerial dará la talla?
(0)
Gabinete Velásquez Quesquén: ¿dará la talla?

A pesar de que el propio presidente Alan García había anunciado semanas atrás que el fin de semana habría nuevo premier, días antes de la juramentación del nuevo gabinete todavía rondaba la duda sobre qué ministro se quedarían y qué ministros  se irían a su casa. Poco después de las cinco de la tarde del sábado 11 de junio, el misterio quedó finalmente resuelto.

 

Mientras Lima se convertía en un hervidero de chismes debido a la liberación del ex ministro del primer gobierno aprista Rómulo León Alegría, el presidente Alan García tomaba juramento en Palacio de Gobierno al todavía titular del Congreso, Javier Velásquez Quesquén, como nuevo premier.

 

Sin embargo, la ceremonia pasó casi desapercibida debido a la reclusión en el penal de Santa Mónica de la cantante Abencia Meza acusada del asesinato de su colega Alicia Delgado y al terrible homicidio del estilista Marco Antonio Gallegos. Dos historias que resultaron mucho más interesantes para el común de la gente que ver a Velásquez ponerse un fajín que para los analistas le quedaba demasiado grande.

 

LA VIDA TE DA SORPRESAS

 

Ciertamente, hubo algunas sorpresas. Quizás la más notoria haya sido el regreso del embajador de Perú en Italia, Rafael Rey, para asumir la siempre difícil cartera de Defensa. Aunque era previsible que el desgaste (casi exclusivamente como consecuencia de la problemática del VRAE) del ex ministro Ántero Flores Aráoz terminara en su salida, casi no se barajaban nombres para reemplazarlo.

 

Sin embargo, por lo visto siempre hay alguien dispuesto a sacrificarse por el país. Cabe preguntarse, en cualquier caso, cómo se desempeñará el santo varón Rey Rey (quien parecía muy cómodo a un paso del Vaticano, cerca del Papa y de los obispos) al frente de la cartera de Defensa, donde estará rodeado de militares y tendrá que hacer frente a narcotraficantes y terroristas para poner orden en una de las zonas más convulsionadas del país.

 

Otro ministerio en el que hubo una sorpresa fue Interior. La suerte de Mercedes Cabanillas estaba echada luego de la muerte de los 24 policías en Bagua el 5 de junio, pero nadie parecía querer subirse a la ola de conflictos sociales que viene inundando el país. Quien aceptó el encargo fue, precisamente, un policía: Octavio Salazar Miranda, quien se desempeñó como Director de la PNP desde diciembre del 2007 hasta octubre del 2008, fecha en que renunció.

 

Quizás su formación policial le genere cierto consenso entre sus colegas, aunque, como sucedió con Remigio Hernani, quien también fue policía y ocupó el cargo antes que Cabanillas, esto no asegura nada. No olvidemos las rencillas que persisten en dicha institución entre aquellos que alguna vez fueron miembros de la Guardia Republicana, la Guardia Civil y la Policía de Investigaciones.

 

Además, sobre Salazar penden todavía ciertas denuncias de corrupción por el tema del tráfico de gasolina, que no han sido totalmente aclaradas. Otro asunto es el 'Moqueguazo' del año pasado, cuando al parecer dio órdenes discordantes al general PNP Alberto Jordán, quien se encontraba a cargo de la situación en la zona.

 

Los sucesos de Bagua también se trajeron abajo a la ministra de Comercio Exterior, Mercedes Aráoz, quien si bien no dejó el gabinete fue retirada de una cartera en la que se había venido moviendo con bastante comodidad y en la que había conseguido no pocos logros, como el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos. Precisamente, Aráoz había sido una de las más férreas opositoras a la derogatoria de los decretos que ocasionaron las protestas en Bagua. Dejó Comercio y se fue a Producción.  

 

El portafolio de Turismo y Comercio Exterior ha quedado en manos del congresista de Unidad Nacional, Martín Pérez. Y aquí surge una interrogante: ¿Por qué a Lourdes Flores terminan sacándole la vuelta sus colaboradores?

 

Finalmente, hechas las sumas y las restas, después de todo no salió tan mal la cosa para el partido de gobierno. ¿Cuál es el resultado de los cambios ministeriales? Cinco ministros con carné aprista, incluido el presidente del Consejo.

 

UNA MEDALLA PARA MECHE

 

Desde el mismo momento en que se sucedieron los hechos de Bagua se comenzó a especular sobre quién ocuparía la presidencia del Consejo de Ministros. En un momento empezó a sonar el nombre del titular de Educación, José Antonio Chang, como el candidato de mayor fuerza. No había venido llevando a cabo una mala labor al frente de su cartera (la batalla que le ganó al Sutep del cuasi terrorista Robert Huaynalaya fue dura pero logró salir airoso), por lo que parecía el indicado.

 

Sin embargo, el propio Chang se encargó de despejar las dudas. La semana pasada dijo que había venido al Ministerio de Educación con el objetivo de hacer cambios puntuales en dicho sector, debido a lo cual no se veía como primer ministro, aunque lo halagaba que pensaran en él para un cargo de tal relevancia.

 

Por su parte, antes de irse, Simon se dio tiempo para contener un par de conatos de manifestaciones, recibir a todas las delegaciones que se le pusieron en frente y viajar a dos o tres lugares del interior del país ¿Iniciaba de este modo su campaña presidencial?

 

Pocos días antes de dejar el puesto, anunció que el presidente García le había ofrecido un par de cargos y que los analizaría con cuidado. Uno de estos sería la representación del Perú ante la Organización de Estados Americanos (OEA). El miércoles 8, después de presidir su último Consejo de Ministros, se despidió de la prensa, dando por finalizada su labor como jefe de un gabinete que había entrado prácticamente de emergencia tras el escándalo de los petroaudios. 

 

Cabanillas, en cambio, eligió irse de manera indigna. El sábado 11, minutos antes de la juramentación del nuevo gabinete, recibió con una gran sonrisa y las manos en alto la ovación de sus compañeros sin haber asumido ninguna culpabilidad por los sucesos de Bagua.

 

El jueves 3, en un acto que deshonraba la memoria de los caídos en Bagua y a toda la institución, el Director de la Policía, general José Sánchez Farfán, increíblemente la condecoró con el "Corazón Policial" por la buena labor cumplida hasta el momento?. Incluso le dijo que ojalá que se quedara hasta el final del gobierno. Una escena francamente surrealista. ¿Qué habrán pensado los familiares de los 24 policías asesinados en Bagua?

 

LA CEREMONIA DEL ADIÓS

 

A la ceremonia de cambio de gabinete asistió gran número de personas, la mayoría apristas, a juzgar por las palmas con que ovacionaban a los ministros pertenecientes al partido de la estrella que entraban y salían.

 

Poco después de la juramentación, García invitó a subir al estrado a los ministros que se iban para que recibieran los aplausos de la concurrencia. También lo hicieron Jorge del Castillo y Yehude Simon, quienes flanquearon al nuevo premier con los brazos en alto. 

 

En las palabras iniciales antes de la juramentación del nuevo Consejo, García, flanqueado en todo momento por su esposa Pilar Nores, agradeció a los ministros salientes y les dio un mensaje a los entrantes.

 

"Hay peligros", dijo, "pues ahora el conflicto ideológico sudamericano es mayor. Además la agitación crece y vemos con inquietud que se asoman los ímpetus electorales que siempre van a complicar la acción de los gobiernos".

 

También tuvo palabras de elogio para Simon. "Ha sido el amigo descentralista, independiente, comprometido, que quiso ayudar al país, al presidente y al Partido Aprista", afirmó, antes de estrechar al aludido en un fuerte abrazo.

 

García añadió después que esperaba que el gabinete que hacía su ingreso fuera el último de su gestión. A falta de dos años para que abandone Palacio de Gobierno, es difícil que su deseo se cumpla.

 

Cuarenta y ocho horas después de la juramentación de Velásquez y sus ministros, incluso han surgido voces de analistas que auguran que este gabinete -al que califican de débil- será de corta duración debido a la serie de conflictos sociales que viene sufriendo el país (273, según un reciente informe de la Defensoría del Pueblo).

 

Al día siguiente, en diálogo con la prensa, el flamante premier aseguró que durante su gestión se respetarían los compromisos adoptados por el gobierno en diversas instancias de diálogo. Agregó además que la lucha contra la corrupción continuaría y que llevaría a cabo un trabajo colectivo cuyo principal objetivo sería la atención a los sectores más empobrecidos del país.

 

PROBLEMAS Y MÁS PROBLEMAS

 

¿Cuáles son los principales problemas que deberá afrontar el gabinete Velásquez Quesquén? Sin duda, la gran cantidad de conflictos sociales que viene gestándose en el país.

 

No solo eso. De la misma manera que en Bagua, grupos allegados a Hugo Chávez tratarán de aprovechar la legítima insatisfacción de peruanos del interior del país que sienten que este gobierno no los toma en cuenta y harán todo lo posible por infiltrarse en las protestas, exacerbar los ánimos de los manifestantes para que haya violencia y provocar de este modo que policías y militares los repriman con las armas.

 

¿Su objetivo es ocasionar muertos entre las fuerzas del orden? Cómo no. Pero lo que en realidad buscan es que las fuerzas del orden abatan manifestantes para acusar luego a este gobierno de genocida y pedir la vacancia de García. Su objetivo final es hacer tambalear no solo a este gobierno, sino a la democracia y al sistema en su conjunto. El nuevo gabinete deberá hilar muy fino para que nada de eso ocurra.

 

A los conflictos sociales se suman la profundización de la crisis económica y el avance de la gripe AH1N1, que ya ha cobrado hasta el momento cinco víctimas en el país. Por si fuera poco, el próximo año probablemente los candidatos presidenciales den inicio a sus campañas electorales con miras a los comicios del 2011. Esto hará que el verano del 2010 sea todavía más caliente de lo que se presume.

 

Como se ve, el gabinete Velásquez no la tiene fácil. ¿Llegará a fin de año?

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |