Banner Tuvivienda
Viernes 24 de mayo 2024   |   Contáctenos
REVISTA

DÍA INTERNACIONAL DE LA ALFABETIZACIÓN

Leer y escribir en el Perú
Mi querida "mama" fue mi primer contacto con el analfabetismo. Recuerdo haberle pedido de pequeña leerme una historieta, y recuerdo también su silencio. Su evasiva y palabras de tristeza al no poder hacerlo. Dos millones 500 mil peruanos son analfabetos. En el Día Internacional de la Alfabetización, esta es una cifra que revela cuán profunda es la inequidad en nuestro país.
(0)
DÍA INTERNACIONAL DE LA ALFABETIZACIÓN

PANORAMA GLOBAL

 

El 8 de septiembre es el Día Internacional de la Alfabetización, la ONU y la Unesco lo declararon con el objetivo de sensibilizar a la población mundial sobre este alarmante tema.

 

No saber leer y escribir implica factores muy complejos y profundos. La exclusión social se ve reflejada en los grupos que presentan las tasas más altas de analfabetismo en el mundo. En nuestro país, las zonas alto andinas son las más perjudicadas, comunidades que arrastran una herencia de abandono y marginalidad.

 

Sin posibilidad de acceder a una educación básica que les garantice el aprendizaje en lecto-escritura, sobreviven sin el apoyo de una sociedad indiferente. Pero ¿qué te permite leer y escribir? ¿qué habilidades mentales y sociales se pierden al no hacerlo?

 

No ser parte de una sociedad comunicada es quizá el lastre más pesado por cargar. El aislamiento es una especie de esclavitud, no pertenecer al grupo emergente, a los privilegiados que tienen a su mano la educación. Y sobretodo la autoestima que viene implícita en el proceso educativo. Las capacidades que se activan con el conocimiento y las herramientas comunicativas.

 

Integrarse es el objetivo de esta era, la interconexión virtual gracias al Internet y las economías enlazadas por tratados internacionales, son solo el tibio reflejo de lo que se viene. Un mundo en el que hablar más de un idioma no será suficiente, una exigencia académica cada vez más competitiva, más arrolladora.

 

En este escenario es inaudito aceptar que a nivel mundial, según la Unesco, existen 776 millones de adultos que carecen de las suficientes habilidades en lectura y escritura. Y de ese contingente humano 2 millones 500 mil son peruanos. Resulta difícil asimilar que aún exista una brecha tan marcada entre unos y otros.

 

PRONAMA

 

Una iniciativa positiva del actual gobierno fue crear en el 2006, el Programa Nacional de Movilización por la Alfabetización, Pronama, con el fin de reducir del 11% al 4% la tasa de analfabetismo en el país. Una ambiciosa propuesta que esperan ver realizada para el 2011.

 

Alfabetizar implica un proceso gradual que permita después sostener una educación básica, productiva y útil socialmente. Una persona analfabeta limita su desarrollo humano y cultural, frena sus posibilidades personales.

 

El Pronama trabaja mediante "círculos de alfabetización", es allí donde el aprendizaje comienza. Las clases tienen un tiempo de cuatro meses. Es aquí cuando surge el desafío más importante y necesario: La continuidad. En la medida que los participantes encuentren una motivación real para continuar su educación habrá valido la pena el esfuerzo.

 

El Ministerio de Educación propone un Programa Intensivo de Educación Primaria y Secundaria para lograrlo, la voluntad individual del estudiante adulto debe hacer el trabajo. ¿Pero qué probabilidades existen de que esto suceda?

 

Madelaine Zuñiga, especialista del Foro Educativo, opina "...lo más importante es incidir en qué significa ser alfabetizado, y eso es mucho más que conocer el alfabeto. Eso significa que la persona utiliza la lengua escrita en su cotidianeidad para cumplir diferentes funciones. Implica que sus actividades diarias requieren el uso de la lengua escrita... El analfabetismo tiene profundas raíces socio-económicas... para decir que somos un país altamente alfabetizado, tendremos que probar que somos un país con un alto desarrollo socio económico".

 

ANALFABETISMO FEMENINO

 

El día que mi "mama", la señora que trabajaba en casa, no pudo leerme la historieta descubrí que el universo se dividía de manera diferente. En justo e injusto muchas veces. Descubrir, siendo niña, que una mujer adulta no sabía leer fue impactante y revelador. Los porcentajes más elevados de analfabetismo en el mundo siempre son femeninos.

 

Las mujeres ancestralmente han llevado la peor parte en la historia de la educación. Un último alcance del Instituto de Investigaciones Educativas del Convenio Andrés Bello, señala que gracias a la lecto-escritura y su inserción en el Pronama, la mayoría de mujeres participantes conocieron sus derechos. Un acercamiento elemental a su esencia como ciudadanas.

 

Legitimizar la equidad de género dentro de sus propias estructuras es el siguiente paso, que comprendan sus familias que ellas son importantes y no deben ser violentadas o maltratadas es el mensaje más práctico de su aprendizaje. El informe concluye "Posibilitó que las mujeres realicen actividades a las que habían sido relegadas antes de aprender a leer y escribir".

 

Esto producirá en un futuro cercano, que las madres reconozcan la necesidad de que sus hijas reciban la mejor educación posible, que como mujeres deben estar preparadas para enfrentar el machismo aún existente en nuestras sociedades, en especial en las zonas alto andinas y marginales.

 

Estamos en el Decenio de las Naciones Unidas por la Alfabetización (2003 - 2012), plazo que se pactó para movilizar un compromiso más enérgico con este problema. Fortaleciendo la ejecución de los programas existentes y motivando la destinación de más recursos para solucionarlo definitivamente.

 

La participación activa de gobierno y sociedad civil podrían producir el gran cambio, según la UNESCO, son 75 millones de niños en el mundo los que no van a la escuela, ni reciben educación formal. Generaciones perdidas en la ignorancia y desigualdad de oportunidades. Una generación presa de frustración que, de no hacer nada, canalizará esa frustración mediante la violencia.

 

LEER ES COMPRENDER

 

Me pregunto a esta altura de la reflexión ¿Cómo estamos por casa? ¿Cuánto incentivamos la lectura? ¿Cuánto leemos? Siempre escuché decir que los libros eran la entrada a otros mundos, al terreno infinito de la imaginación y el conocimiento. La verdad es que la lectura me hizo crecer, entender y conocer más mi propio mundo.

 

Y experimentar ese trance es lo que la lectura produce maravillosamente. Que un niño disfrute de un libro significa tanto para él como individuo y para la sociedad. En ese intimo acto de comprensión y asimilación de información se está produciendo un cambio. Una positiva fórmula de éxito.

 

La curiosidad que la lectura despierta es la ruta de la educación. Una educación que surge de la curiosidad por conocer aquello que te interesa y emociona. El divorcio con la lectura es, generalmente, producto de la apatía con la que se estimula. Sin entusiasmo nunca lograremos niños lectores. Sin el ejemplo de padres consumiendo masivamente libros.

 

Comprándolos, teniéndolos como elemento natural de la casa el niño creerá que en ellos hay algo bueno. Analizando las historias juntos, de tal manera que la lectura no quede en la superficie, sino que ayude a desarrollar sus capacidades. No se trata de reconocer mecánicamente las letras como signos desarticulados de un mensaje.

 

Según el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI) el analfabetismo ha disminuido en un 5.7% en los últimos 16 años, sin embargo, no ha mejorado a la misma velocidad la comprensión lectora en la educación primaria y secundaria. No se trata de avanzar para después detenerse.

 

Incluir en el proceso una mirada lúdica ayudará a que la lectura fluya sin trabas, un niño leyendo es un adulto leyendo y enseñando a leer, a amar la lectura. Porque no solo alfabetizando se trabaja por la educación, no solo la escuela es la responsable, es una cuestión comunitaria y colectiva.
Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan