Banner Tuvivienda
Domingo 29 de noviembre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

EL G-20 EN PITTSBURG Y LA ASAMBLEA DE LA ONU

Hacia un pacto progresista global
La crisis aún no ha terminado pero el mundo está cierto de que, felizmente, no ha sido tan grave como la gran depresión de 1930.
(0)
EL G-20 EN PITTSBURG Y LA ASAMBLEA DE LA ONU

Sin embargo, también se sabe que hay aspectos que pueden deteriorar aún más las economías como el fenómeno del cambio climático y el calentamiento global que por primera vez parecen tomarse en serio a nivel productivo mundial.

La Asamblea de las Naciones Unidas en Nueva York y la reunión del G-20 en Pittsburgh abordaron la evolución  de la crisis financiera y el control de la recesión que originó. La perspectiva progresista es muy diferente a la de la era Bush. Obama y los líderes progresistas del mundo están en busca de la integración de esfuerzos y de armonizar acciones lo cual tiene mucho que ver con mirar hacia atrás y recoger el espíritu de la Tercera Vía de Tony Blair.

No es el momento de incentivar diferencias ideológicas ni conflictos, el mismo capitalismo de mercado pretende como mayor logro un crecimiento sostenido y estable, tanto en los países desarrollados como en los países en vías de desarrollo, el cual solo podrá lograrse dejando de lado las ambiciones que separan y hacen del todo vale un elemento de la productividad y el éxito empresarial.

El mundo del siglo XXI es un lugar distinto en el que caben las rectificaciones de capitalistas y socialistas. Los nuevos desafíos necesitan una nueva agenda progresista que descarte los enfoques extremistas. La Fundación Ideas para el Progreso y el Center for American Progress reunidos a primeros de este mes de octubre en Madrid, con los think-tanks más importantes del mundo, intercambiaron propuestas para soluciones globales.

Plantearon una nueva agenda basada en cuatro pilares: 1) la transición hacia una economía baja en carbono en la que el Estado dinamizador genere nuevos mercados para la energía renovable y los servicios que respeten el medio ambiente, y que, a su vez, creen trabajos de futuro; 2) la conformación de una nueva alianza mundial para el desarrollo y la lucha contra la pobreza; 3) el establecimiento de un nuevo esquema mundial de lucha contra el cambio climático y el calentamiento global; y 4) la aplicación de un nuevo concepto de seguridad sostenible en el que la ayuda humanitaria y el desarrollo institucional sean tan importantes como la acción militar en las zonas en conflicto.

Estas definiciones dan un nuevo rol al Estado para que pueda impulsar los objetivos nacionales y globales. Las mejores mentes progresistas piensan en la lucha contra la pobreza y en los efectos del cambio climático dando forma a un nuevo discurso  político social que va imponiendo prioridades.

LUGARES

¿Hay lugar para los conservadores y los defensores del status quo?.La crisis económica ha convencido al mundo que el camino debe ser repensado en términos de oportunidades para promover el cambio progresista como proyecto colectivo de personas y países. La globalización implica interdependencia lo que determina que las soluciones se den con la cooperación entre mercado, Estado y esfera internacional.

Los progresistas compartimos dos principios. El de justicia social que obliga al beneficio a las mayorías y a reducir la exclusión sistémica. Y el de sostenibilidad para que el mundo de mañana sea mejor al de hoy.

¿Es una utopía salir de la crisis económica y la crisis climática al mismo tiempo? ¿Es posible impulsar la generación de los empleos llamados verdes? ¿Será posible beneficiarnos de los acuerdos comerciales y financieros como los TLCs?. En el camino iremos evaluando si podemos avanzar y no retroceder. Si los retos pueden ser oportunidades.

Los progresistas están tratando de sustituir el modelo económico neoliberal aplicado a todos los países de la región en las últimas décadas. Pero no todos piensan que ese modelo haya fracasado, son muchos los que todavía apuestan al maquillaje que lo presenta como nuevo, más sostenible y más justo.

Corresponderá al Estado marcar las reglas de juego, apostar a largo plazo como eje dinamizador de los agentes económicos y sociales durante la fase de transición hacia el nuevo modelo, si es que los mecanismos consensuados lo permiten. En todo caso serán importantes para ello los fundamentos del Nuevo Pacto Progresista Global, definidos en Madrid,  que acabamos de comentar.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |