Banner Tuvivienda
Martes 20 de octubre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

ICA

Ritmo, color y sabor
A escasas horas Lima, la vigorosa ciudad de Ica ofrece un sinnúmero de atractivos que lo alejarán de la monotonía que se vive en la capital y lo invitarán a disfrutar de días y noches llenos de diversión.
(0)
ICA

Como un verdadero oasis en medio del desierto, así emerge ante nuestros ojos la inconfundible imagen de la Laguna de Huacachina, uno de los principales atractivos del departamento de Ica, un lugar lleno de mitos y leyendas que a fuerza de empeño y constancia continúa atrayendo nuevos visitantes.

Dotada de un espléndido y mágico paisaje de dunas de fina arena, inmensas palmeras, eucaliptos y típicos huarangos, que se complementan de manera perfecta con las aves y el viento fuerte que por momentos rompen la tranquilidad que reina en el lugar, así es La Huacachina.

Bautizada como el ‘Oasis de América’, sus tibias aguas de color verde esmeralda se han convertido en un tradicional lugar de descanso no solo para los iqueños sino también para quienes vienen de fuera, incluso del exterior, los que quedan encandilados con las propiedades terapéuticas de sus aguas ricas en materia sulfurosa y salina.

EN ARENEROS TUBULARES

Llegar a Ica y a La Huacachina hoy en día no es cosa difícil. Su cercanía con la capital facilita nuestras ansias de disfrutar de experiencias diferentes, sobre todo porque nos ofrece un territorio variado, con extensas pampas, grandes desiertos y algunos valles y campiñas, que nos llevarán a vivir experiencias realmente inolvidables.

Y es que como bien dice Raffaella Carrá en una de sus canciones “en el sur se pasa mejor”, en Ica de esa frase no quedan dudas. Un  lugar donde lejos de disfrutar del sol, de la brisa y del paisaje desértico, podemos vivir experiencias totalmente diferentes, como subir y bajar las dunas en areneros.

Una aventura realmente diferente porque montado sobre un arenero tubular tendrá la oportunidad de apreciar lugares inaccesibles para otros vehículos, además de disfrutar de la emoción de recorrer el desierto con la seguridad que se requiere para deleitarse con el viento que sopla su rostro y su cabello, en una travesía que lo sube y baja por inmensos o pequeños cerros de arena.

MÁS ATRACTIVOS

Pero La Huacachina no es lo único que nos ofrece Ica. Como por capricho de la naturaleza sus tierras, al igual que muchos otros lugares de nuestro país, encierran un sinnúmero atractivos que lo cautivarán desde el primer contacto.

Es el caso de esta ciudad y sus alrededores, la que gracias a su clima soleado durante casi todo el año, continúa cautivando a todos sus visitantes, quienes quedan prendidos ya sea de sus atractivos naturales como de aquellos en los que ha intervenido la mano del hombre, como sus viejas construcciones.

Así, desde pueblos enigmáticos, pasando por playas y complejos megalíticos, los días y las noches le resultarán insuficientes cuando se disponga a disfrutar de cada uno de estos lugares.

SOL, MAR Y ARENA

Pero si de disfrutar de los rayos solares que calientan las mañanas y tardes iqueñas, nada mejor que darse una vuelta por playas como El Negro, El Morro, Lomitas, Las Hierbas, Antana, Barlovento, Oyeros y La Cueva.

A 60 kilómetros de Ocucaje, aproximadamente tres horas de camino hacia adentro, esta hermosa zona de playas resulta propicia para la pesca y la caza submarina, pero es necesario llevar equipaje completo porque en la zona no encontrará alojamiento alguno.

En tanto que a cinco kilómetros del centro de la ciudad podemos encontrar el Complejo Megalítico Los Frailes. Un conjunto de rocas que, producto de la acción de los vientos, presentan ciertas formas extrañas y algunas otras bastante conocidas.

Ahí, diversas figuras como una tortuga, un sapo, una cabeza de mono o un astronauta podrán ser divisadas y fotografiadas no sin antes visitar el mirador natural desde donde puede observar toda la ciudad de Ica.

A SU SALUD

Una ciudad que también se caracteriza por albergar a las mejores vitivinícolas y bodegas pisqueras, por ello no resulta para nada extraño que como parte de los atractivos turísticos que ofrece este rincón sureño, las visitas a los centros de producción de vino, cachina y pisco formen parte de nuestro recorrido.

Desde famosas y reconocidas bodegas como Vista Alegre, Tacama y Ocucaje, hasta las tradicionales bodegas artesanales donde se elabora nuestra bebida de bandera, el pisco, de manera tradicional utilizando alambiques fabricados en la época colonial.

En cualquiera de las más de 85 bodegas artesanales en todo el valle de Ica, entre las que destacan Mejía, El Catador, Lovera, Lazo, Sotelo, Acuache, Álvarez y Mendoza, usted podrá darse el lujo de apreciar de cerca el meticuloso y ancestral proceso de producción que en ellas se sigue.

FOLCLORE Y GASTRONOMÍA

Un proceso tan ancestral como algunas otras costumbres que todavía se cultivan en la campiña iqueña, como la crianza de los Caballos Peruanos de Paso, las peleas de gallo y la música y las danzas afroperuanas como el festejo, el alcatraz y el baile de los Negritos, considerada como la típica representación artística del lugar.

Y si de engreír al paladar se trata, nada mejor que uno de los productos más representativos de la región: el pallar. Aderezado con ají y guisado, en puré (morusa) o con guiso picante acompañado con leche, huevo y queso freso (picante), las delicias que se preparan con los pallares les han valido para que en el 2007 declararan la denominación oficial de origen del pallar de Ica.

A lo que se suman algunos apetitosos dulces como las chapanas (dulces de harina de yuca y chancaca) y las tejas (dulce tradicional elaborado con limón seco, pecanas o higos, relleno con manjar blanco y una cobertura de caramelo y azúcar), dos pequeñas muestras de cómo engreír a su caprichoso paladar, claro está, después de disfrutar cada una de los atractivos que un lugar como Ica le ofrece.

 

Bendito Señor de Luren

A pesar de que la Iglesia que lleva su nombre aún espera para su reconstrucción después del terremoto del 15 de agosto del 2007, la fe de todo un pueblo permanece intacta y se pone de manifiesto en cada una de las manifestaciones que se realizan en honor al Patrono de la ciudad.

Sea en Semana Santa o durante la tercera semana del décimo mes del año, octubre, la devoción por el Santo Patrono origina que miles de fieles se agolpen a las calles para acompañarlo en procesión.

Pero el tercer lunes de octubre, el fervor se siente con más ahínco. Miles de fieles desde las siete de la noche inician una multitudinaria procesión en honor al ‘Señor de las Arenas’.

Arcos y alfombras de flores, fieles descalzos, sahumadoras, cargadores, niños y adultos, hombres y mujeres, todos se confunden en las calles durante las más de quince horas que dura el recorrido por las principales calles de la ciudad. Una inquebrantable muestra de fe que pone de manifiesto el fervor religioso que se vive en la cuna del pallar.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |