Banner Tuvivienda
Jueves 22 de octubre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

CRISIS EN BOCA JUNIORS

Conflicto entre Palermo y Riquelme
El lunes 12 de abril Boca Juniors goleó 4 a 0 al Arsenal de Sarandí por la fecha 14 del Torneo Clausura Argentino 2010 y tomó distancia de los últimos lugares de la tabla. Pero lo que debía ser una fiesta para hinchas, jugadores y dirigentes, terminó siendo un momento crítico, quizás el más complicado de la historia contemporánea del club.
(0)
CRISIS EN BOCA JUNIORS

Al hablar de momento crítico no nos referimos al tema futbolístico, porque ese día el cuadro xeneize, dirigido por el técnico debutante Roberto Pompei, fue una verdadera máquina y pasó por encima a su rival jugando bien al fútbol y sobre todo mostrando algunas pinceladas del equipo que ganó todos los títulos posibles a inicios de este siglo.

Hablamos de la crisis interna del club que quedó al descubierto en unos cuantos segundos. Si bien el equipo goleó, lo más importante del partido fueron los goles marcado por Martín Palermo, que le sirvieron para convertirse en el nuevo goleador histórico de los xeneizes con nada más y nada menos que 220 goles.

Con ese tanto, el “loco” se convirtió en el máximo goleador de la historia de Boca, dejando atrás a Roberto Cherro quien jugó en el club en los años 20 y 30, y marcó 218 goles.

Lo extraño ocurrió en la jugada del gol histórico y en su celebración. Riquelme quedó mano a mano con el portero y decidió darle el balón a Palermo para que este lo empuje e infle las redes. Parecía un noble gesto de un buen amigo.

Pero cuando el “titán” se disponía a celebrar el tanto más esperado de su vida, Riquelme se dio vuelta y festejó el gol como suyo acompañado de algunos compañeros, mas no con él. Entonces el “loco” terminó celebrando su gol con la tribuna popular y con el resto del equipo.

¡Al fin! gritaban los hinchas, mientras Martín celebraba el gol que lo ubicaba en la cima entre todos los delanteros de la historia del club bostero. Pero en ese instante casi nadie se percató del sutil mensaje de Juan Román Riquelme.

NUNCA FUERON AMIGOS

La relación entre ambos nunca fue de las mejores. Los periodistas deportivos argentinos sabían que los dos hacían esfuerzos para que la convivencia sea positiva. Incluso para los hinchas más despistados, Riquelme y Palermo eran buenos amigos.

Desde julio de 1997 y diciembre del 2000 compartieron el plantel y tuvieron una primera disputa días previos a la final de la desaparecida Copa Intercontinental. Luego se reencontraron en el 2007 y ganaron la Copa Libertadores con Riquelme en un nivel superlativo. Hasta ese momento la situación había sido bien controlada.

En el año 2008, luego de que Riquelme fuera sacado del Villarreal español, Boca lo contrata pagándole el mismo sueldo que ganaba en Europa. La diferencia económica entre el “10” y el “9” era enorme y esto generó los celos del último.

En la Copa Libertadores de ese año, el arquero Pablo Migliore, amigo de Palermo, cometió un grave error en el empate 2 a 2 ante Fluminense por el encuentro de ida de las semifinales de dicho torneo y Riquelme se lo reprochó con mucha dureza. Fue en ese momento que el “loco” salió en defensa del portero y criticó la falta de compromiso de Román.

En el Torneo Apertura 2008, el defensa paraguayo Julio Cáceres, lanzó una bomba a los medios de comunicación desnudando la interna del plantel. “Riquelme no corre. No da el ejemplo como Palermo, nuestro líder positivo", expresó el guaraní.

Entonces se empezaron a reconocer dos grupos dentro de Boca. Al “titán” lo seguían Sebastián Battaglia, Rodrigo Palacio (hoy en Italia) y los paraguayos Julio Cáceres (hoy en Brasil) y Claudio Morel Rodríguez. Mientras que al “topo gigio” lo escudaban Hugo Ibarra, los juveniles García y Gaitán, y el delantero Luciano Figueroa (hoy en Rosario Central).

Un último episodio previo al del lunes 12 se vivió en la Copa Libertadores del 2009. Boca quedó eliminado ante Defensor de Uruguay y el goleador declaró en caliente lo siguiente: “"Así no podemos seguir. Hay que cambiar muchas cosas".

HABLA UN EX

Marcelo Delgado, más conocido como el “chelo” Delgado, jugó en Boca desde el año 2000 al 2003 y luego del 2005 al 2006 compartiendo el vestuario con ambos. El ex delantero xeneize indicó en una radio local que “lo de ahora no es nada comparado con lo que era antes”.

Delgado salió en defensa de su buen amigo Riquelme y confesó que para la final de la Copa Intercontinental del 2001, en la que Boca derrotó al Real Madrid 2 a 1, él estuvo por no jugar el partido por orden de Palermo.

El “chelo” cuenta que el entonces técnico y actual manager del club, Carlos Bianchi, le consultó a Palermo con quién quería jugar en el ataque, si con Guillermo Barros Schelotto o con Marcelo Delgado y él respondió que con Barros Schelotto.

La aparición de Delgado en este embrollo solo deteriora más la imagen del club, una imagen que ha ido cayendo en picada por las malas decisiones que ha tomado su actual presidente, Jorge Amor Ameal.

EL MOTIVO

La crisis futbolística de Boca en el Torneo Clausura hizo que los dirigentes del club empezaran a buscar al reemplazante del técnico Abel Alves. Entonces, se filtró a la prensa la intención de los dirigentes de viajar a Estados Unidos en busca de Guillermo Barros Schelotto -un referente del club- para proponerle la dirección técnica del equipo.

¿Acaso Riquelme iba a estar cómodo siendo dirigido por Barros Schelotto, el mejor amigo de Palermo?

El actual técnico interino es Roberto Pompei y con el cual Boca ha logrado una goleada después de mucho tiempo, pero todavía no se ha descartado la intención de la dirigencia de querer a Guillermo para la próxima temporada. Quizás esto fastidió a Román y lo expresó en el partido del lunes.

Es de conocimiento público que Riquelme es una persona taciturna y que cuando quiere expresar lo que siente, lo hace más con gestos que con palabras. Muchas veces ese método es más efectivo.

Lo que pasó el lunes en la Bombonera también ocurrió hace nueve años tras un gol a River. Ese día le hizo un gesto desafiante al presidente de entonces, Mauricio Macri, con el cual tiene una notoria rivalidad hasta la actualidad.

El futuro del club es aún oscuro. Lo que sí está claro es que los dirigentes van a contratar a un nuevo director técnico para la próxima temporada y uno de los candidatos es todavía Guillermo Barros Schelotto.

El presidente actual, Jorge Amor Ameal, ha dialogado con los dos jugadores y aún no se sabe si es que se les va a renovar el contrato para la siguiente campaña. La decisión es complicada, Ameal tiene que pensar si quiere vivir un campeonato más con la posibilidad de que el volcán vuelva a hacer erupción.

JOYITAS DE ROMÁN

A fines del año 2006 el Villarreal español le rescindió el contrato a Riquelme por tener conflictos con el entonces director técnico, el chileno Manuel Pellegrini. Ambos terminaron peleados.

En marzo del 2009, el volante renunció a la selección argentina dirigida por Diego Armando Maradona. Riquelme señaló que su salida se debía a diferencias personales con el técnico.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |