Banner Tuvivienda
Jueves 03 de diciembre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

CHRISTINA AGUILERA LANZA BIONIC

Cuarto álbum de estudio de la cantante de origen ecuatoriano
A diferencia de sus anteriores trabajos, apuesta por un menor protagonismo vocal y por más respaldo electrónico.
(0)
CHRISTINA AGUILERA LANZA BIONIC

De las “lolitas del pop” que surgieron a fines de los noventa, la mayoría de ellas con un mero objetivo comercial y económico y, por lo tanto, desaparecidas, Christina Aguilera es de lejos –muy lejos– la más talentosa.

Nunca llegó a ostentar el título de “princesa del pop” que, para bien o para mal, se le endosó a su archienemiga Britney Spears, pero su impresionante voz era superior a todo lo que la industria musical estaba acostumbrada a escuchar en una “rubia más”, con tonos y notas tan altas que dejaban en ridículo a la máxima monarca del ruedo, Madonna.

“La primera vez que la escuché pensé que se trataba de una nueva cantante de soul negra. Me impresionó su voz, capaz de hacerle la lucha a gente como Whitney o Aretha”, dijo una vez la ex integrante de Destinys Child, Beyonce Knowles. “¿Alguien puede creer que esa voz salga de un cuerpo tan pequeño?”, agregó.

Y ha sido esa voz tan privilegiada la que hizo entender a Aguilera que no sería una más en el negocio musical. Sus trabajos serían los mejores y se tomaría todo el tiempo del mundo para prepararlos. Es por ello que con más de una década de trayectoria, Christina recién está presentando estos días su cuarto álbum de estudio que lleva el nombre de Bionic.

Una placa con 18 sencillos que ha demorado nada menos que cuatro años de trabajo en el estudio y que intenta demostrar la evolución del sonido de la intérprete, en medio de una cambiante industria que ha dado paso a nuevos rostros como Lady Gaga o Miley Cirus.

Esta evolución también se ha dado en el plano personal, pues Christina ya no es más la lolita soltera de antaño. Ahora está casada con el productor Jordan Bratman con quien tuvo un hijo en el 2008, Max Liron, según ella, el “principal motor de su vida”.

“Tener un hijo lo cambia todo porque te obliga a pensar siempre en el futuro, en el mundo que les va a heredar y a la vez en cómo mantener cierta actualidad. Es un disco que está inspirado en Max”, dijo recientemente a la página de Internet Todayonline.com.

UNA PIEZA CORRECTA

Bionic, es por lo demás, una pieza muy bien elaborada dentro del mundo pop, aunque no llega a romper esquemas o presentar algo innovador como en su momento fue su álbum debut y que le valió a Aguilera un merecido Grammy como mejor artista revelación, dando un KO a la favorita de esos días, la aún “señorita” Spears.

Si en el disco Stripped (2002), Christina le quitó el edulcorante pop a sus canciones y en Back to Basics (2006) coqueteó con el jazz y el blues, en Bionic el sonido es más industrial y electrónico por lo que la placa invita a un baile continuo.

El gran mérito de Bionic es que en su elaboración intervinieron productores que no están tan metidos en los circuitos populares como Sia, Tricky Stewart, Polow Da Don, Le Tigre, Hill and Switch y Ladytron y que dieron una personalidad sofisticada al disco.

Según Aguilera, la mayoría de estos productores la llevaron a una nueva forma de interpretación y la obligaron a dejar el excesivo uso de  las notas altas que podían confundirse con gritos innecesarios.

La lección habría sido: no por llegar a notas altas y extendidas suenas más rockera o no por gritar más eres mejor cantante. Y la verdad funcionó. Christina suena más relajada en varios singles y no hay ese afán egocéntrico por querer superar al acompañamiento musical.

Aguilera consideró que su nueva producción va “en una dirección más futurista”, pero que no se define en un solo tema, sino que sigue una línea de “momentos divertidos” y “momentos vulnerables”. “Es sexy, divertida, pícara, pero también emocional”, dijo en una entrevista al diario argentino Clarín.

Lo curioso es que sean sus canciones lentas las mejores del disco, pues permiten apreciar la madurez de su voz como Lift me up, escrita y producida por su amiga Linda Perry, responsable del clásico Beautiful y que la hizo merecedora del Grammy a mejor interpretación femenina del 2002.

También está You lost me, escrita por Sia, y hasta el momento, lo mejor en interpretación en lo que va del 2010. 

PUNTOS EN CONTRA

Sin embargo, el disco también cuenta con algunos puntos en contra como la falta de picardía e ingenio a la hora de decidirse por la elección del electropop como sostén de Bionic, un terreno que maneja mejor Lady Gaga.

Incluso, Britney Spears con sus discos Blackout y Circus ya había saciado el hambre electrónica de una audiencia que espera cosas nuevas a la hora de decidirse por comprar un disco en una tienda y no bajarlo en Internet, que sería lo más fácil.

El disco de Aguilera no es malo; al contrario, su sonido está muy bien trabajado –muestra del perfeccionismo y exigencia que tortura a la cantante en la fase de producción–, pero pareciera que está hecho para recuperar a sus viejos fans, y no conquistar a nuevos seguidores.

Tal sea esa la razón por la que los índices de ventas todavía no favorecen a la cantante, quien pasó del puesto uno en ventas en su primera semana en Reino Unido, al puesto 29 en la segunda semana.

También es criticable la selección de Not myself tonight, como su primer single de promoción, una de las canciones más flojas de Bionic. Y el video en donde ella aparece bailando en lencería en el interior de una iglesia, con toques masoquistas hace recordar –en lo visual– a Gaga.

¿Es que acaso no se ha dado cuenta Aguilera que la etapa de desinhibición sexual quedó en el pasado, en su video de Dirty?  Que ya entendimos que dejó de ser una adolescente y se convirtió –hace rato– en una mujer hecha y derecha. Si Madonna lo pudo comprender, ¿por qué ella no? Inteligencia tiene de sobra para darse cuenta.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |