Banner Tuvivienda
Miércoles 21 de octubre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

Julia Roberts, encanto y talento

Festival de San Sebastián rinde homenaje a actriz estadounidense
Actriz de 42 años recibe el Premio Donostia por toda su carrera.
(0)
Julia Roberts, encanto y talento

De todas las estrellas que ha dado Hollywood, solo unas cuantas han brillado mucho más que las demás y han perdurado en el tiempo hasta convertirse en leyendas e íconos insuperables de la pantalla grande. Algunas viven, otras no. 

Ahí tenemos a la genial Bette Davis, a la temperamental Katherine Hepburn, a la reaccionaria Jane Fonda, a la versátil Meryl Streep y a la metódica Jodie Foster. Todas, poseedoras de una personalidad apabullante, profesionales de primera y, qué coincidencia, ganadoras del Óscar.

Ahora un nuevo nombre debe quedar escrito junto a estas luminarias: Julia Roberts. La actriz estadounidense conocida a nivel mundial como la “Novia de América”, ha vivido estos días un merecido homenaje en la 58° edición del Festival de San Sebastián, en el que recibió el Premio Donostia a toda una carrera.

Roberts, de 42 años, tuvo que aguantar las lágrimas mientras una abarrotada sala del palacio Kursaal de la ciudad vasca la aclamaba y la abrazaba en medio de un estruendoso aplauso, muestra de la ratificación a su talento.

“Miro todo esto y solo pienso que soy una chica con suerte, en lo afortunada que he sido en mi vida por tantas razones. Quiero dar gracias desde el fondo de mi corazón”, dijo la actriz famosa por su papel en Mujer Bonita, que cumple este año dos décadas de su estreno.

El reconocimiento de Roberts no es poca cosa. Al contrario, la actriz crea un precedente al ser la intérprete más joven en recibirlo uniéndose a la lista que ya integran divas como Lauren Bacall, Lana Turner, Catherine Deneuve, Jeanne Moreau, Vanessa Redgrave, Julie Andrews y Angelica Houston, entre otras.

 “Lo veo y no lo creo. Una parte de mí dice que no lo merezco, que soy una chica común, pero otra, se hincha de orgullo por el trabajo que he podido acumular con los años”, dijo la actriz a la prensa española.

LA MEJOR PAGADA

En sus 22 años de carrera, Julia Roberts ha sabido afianzarse dentro del negocio del cine y ha pasado de ser una chica tímida que cobraba US$2,500 al mes por representaciones teatrales tipo B en Nueva York a ser la actriz mejor pagada de Hollywood con US$20 millones por película. Nada mal para alguien que soñó de niña ser una veterinaria, pero que terminó seducida por el mundo de la interpretación.  

Su carrera comenzó en 1987 cuando consiguió un papel en la película Satisfaction, un musical rock que es mejor dejarlo en el olvido pero que llamó la atención de los productores de la industria. De allí vino Mystic Pizza, que hizo que la revista People la eligiera como la actriz revelación del momento.

En 1989 demostró sus dotes histriónicas en Magnolias de Acero, que le hizo merecedora a una nominación del Premio de la Academia, y un año después dio vida a la prostituta más famosa del celuloide: Vivian Wars.

Con Mujer Bonita, Roberts tocó el cielo y se ató a un género del que todavía sigue siendo la reina indiscutible: la comedia romántica. La película no solo fue un éxito comercial en Estados Unidos y el resto del mundo, sino que recibió excelentes críticas y le dio una segunda nominación al Óscar.

Durante los noventa, la actriz en su afán de perfección experimentó también con otros géneros como el drama –Mary Reilly–, la acción –Línea Mortal–, y la fantasía –Hook– en los que no tuvo mucho éxito, hasta que decidió darse un par de años para reflexionar sobre su futuro profesional.

LA CLAVE DE SU ÉXITO

Fue solo en 1997 que Roberts volvió a resurgir. La boda de mi mejor amigo y Nothing Hill trajeron de vuelta a la despreocupada actuación de Roberts que se convirtió en la favorita de la audiencia. “Cuando uno la ve actuar la siente cercana. Puede armar intrigas para quitarte el novio, pero la entiendes, la llegas a amar. Esa es la clave de su éxito”, dijo una reseña del The New York Times.

En el 2000 brindó su actuación más lograda para protagonizar Erin Brockovich que le dio el Globo de Oro, el Bafta y el escurridizo Óscar. Simplemente la estrella del pueblo calló a sus críticos que achacaban su falta de ambición actoral y les demostró que era buena.   

“Quizá nunca lo vuelva ganar otra vez, pero se sintió muy bien tenerlo entre mis manos”, dijo Roberts en España al recordar esa noche del 2001 en Los Ángeles.

En la última década la actriz ha sabido darse pausas para dedicarse a su nueva y numerosa familia que es su “gran prioridad”, y ya no se presiona tanto con el éxito comercial, que lo ha seguido teniendo.

“Me lo tomo con calma. No pienso que soy Julia Roberts y eso me ayuda a tomar bien las decisiones”, dijo en San Sebastián.

Roberts ha trabajado con directores de la talla de Steven Soderbergh, Gary Marshall, Woody Allen o Steven Spielberg y con actores como Brad Pitt, Richard Gere, Dustin Hofman, George Clooney, Denzel Washington, entre otros. La crema innata de Hollywood.

Su más reciente interpretación puede ser apreciada en Come, reza, ama protagonizada también por Javier Bardem. En esta película, Liz Gilbert, el personaje interpretado por Julia Roberts, viaja a Roma, India y Bali, países que se convierten en parte muy importante de la película y que aparecen ligados a cada una de las palabras del título: “come” a Roma, “reza” a India y “ama” a la isla de Bali.

Al ser preguntada por el retiro de los escenarios –que algunos especulan– Julia Roberts, con esa sonrisa que cautiva millones dijo: “Es el amor a las películas lo que me motiva, lo que me inspira. Creo que tengo para rato, hasta que la gente pueda soportarme en pantalla”.  

No te preocupes Julia, el mundo te ama. Y a borbotones.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |