Lunes 20 de mayo 2019   |   Contáctenos
REVISTA

El ejemplo de Nicanor Mujica

Al conmemorarse 98 años de su nacimiento
El pasado 27 de marzo hubiera cumplido 98 años el querido líder histórico del Partido Aprista Peruano, Nicanor Mujica Álvarez Calderón (conocido como "El Civilista" en sus años de clandestinidad), a quien en el 2003 le dimos el último adiós.
(0)
El ejemplo de Nicanor Mujica

De sólida formación cristiana y enaltecedora honorabilidad personal, Nicanor Mujica recibió el respeto y la credibilidad de amplios sectores. Fue ejemplo permanente de consecuencia, coherencia y dignidad. Así lo evidencia no solamente su paso por la política, sino su actividad empresarial y personal.

Fue un eterno enamorado de Huarochirí, provincia que representó como legislador en 1945 y con la que estaba unido por vínculos familiares. Su padre, Elías Mujica Carassa, fue diputado por esa jurisdicción. Nunca dejó de preocuparse por sus amigos huarochiranos a quienes acogía en su casa con sencillez y cariño, incluso mucho después de concluido sus mandato parlamentario.

Abierto a la negociación, la tolerancia y el entendimiento como herramienta democrática y civilizada, creyó siempre en la posibilidad de que nuestro país se reencuentre y que los peruanos nos identifiquemos con un proyecto nacional. Supo recoger el mensaje del maestro Manuel González Prada.

La política es el arte y la ciencia de vincularse con los asuntos del Estado, atender las expectativas del pueblo e identificarse plenamente con las demandas sociales de los desvalidos. Así lo entendieron compatriotas como “Nico” Mujica, quien a lo largo de su trayectoria no vaciló en estar en la primera línea para luchar y defender principios, y ni en la última fila cuando había que recibir honores, cargos gubernamentales o disputar una curul parlamentaria.

Es admirable la conducta de ese viejo contingente de peruanos que creyeron en la justicia social y lucharon con fervor religioso, sin aguardar nada a cambio. Sus vidas fueron aventuras quijotescas, lamentablemente no secundadas por quienes han convertido la política en una sórdida e inmoral forma de subsistencia. Evocamos a los integrantes de su promoción con nostalgia cívica.

Cuando analizamos los padecimientos de políticos del reconocimiento y prestigio ciudadano de Armando Villanueva del Campo, Miguel López Cano, Manuel Seoane Corrales, entre muchos otros, no podemos evitar exhibir respeto por su conducta principista. Nico perteneció a un grupo cualitativo y diferente, moralmente imitable, intelectualmente de avanzada y con una incuestionable vocación para servir al Perú. Indudablemente, nos han dejado a los jóvenes una tarea que debemos continuar: hacer política con decencia.

Su biografía nos recuerda que debemos transformar las organizaciones políticas en instancias participativas que atiendan las reivindicaciones populares, espacios para servir a la sociedad, tribunas permeables capaces de escuchar los reclamos del pueblo e instituciones transparentes, honestas y representativas de la nueva composición social del país. Esa fue la inspiración de su lucha. Una lucha llena de adversidades, soledades e incomprensiones.

No tuve –por razones generacionales- la oportunidad de conocer al jefe y fundador del aprismo, pero fue altamente gratificante estar al lado de Nicanor Mujica y Miguel López Cano (ambos fueron miembros del Senado de la República entre 1980 y 1985), recibiendo innumerables y valiosas orientaciones -expresivas de su grandeza interior- que han fortalecido mis convicciones democráticas. Ese trato sencillo, afectuoso y cotidiano, me enseñó a quererlos, respetarlos y admirarlos.

Su legado nos reafirma la impostergable urgencia de reconciliar el quehacer público con la ética, como una cultura interiorizada en quienes anhelamos asistir al pueblo. Esa será la más oportuna ofrenda que podamos brindar a tan singular peruano. Descansa en paz, Nicanor nuestro que estas en la gloria.

Por Wilfredo Pérez Ruiz

Docente, conservacionista, consultor en temas ambientales, miembro del Instituto Vida y ex presidente del Patronato del Parque de las Leyendas – Felipe Benavides Barreda.

http://wperezruiz.blogspot.com/
http://www.facebook.com/wilfredoperezruiz

Foto: Nicanor Mujica y el autor de la nota (1997).

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |