Banner Tuvivienda
Jueves 24 de septiembre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

Emotivo musical de Broadway en Lima: Casi Normal

El drama familiar de la bipolaridad
Una familia gira en torno a la bipolaridad de la madre e intenta encontrar el equilibrio y las razones más poderosas dentro de ella misma para seguir a flote. Esa es la trama de Casi Normal, el primer musical producido por Tondero Producciones. Una obra estadounidense contemporánea premiada con un Pulitzer y 11 veces nominada a los premios Tony que es un lujo tener en el Perú. El teatro Marsano los espera hasta el 27 de junio para dejarse conmocionar por ella.
(0)
Emotivo musical de Broadway en Lima: Casi Normal

EL REPARTO: UN EQUIPO

Una puesta es escena que busca tocar las fibras más internas, más profundas del espectador con la única pretensión de llevarlo a lugares tal vez perdidos en los recuerdos o en la memoria. Esta propuesta audaz está dirigida por el talentoso Ricardo Morán.

Una familia interpretada por Patricia de la Fuente, Jean Paul Strauss, Gisela Ponce de León y Renato Bonifaz, quienes deberán interactuar en esta batalla por sobrevivir a la bipolaridad de la madre con un doctor en psiquiatría interpretado por Raúl Zuazo y con el tierno enamorado de Natalie, la hija, encarnado en Andrés Salas.

Casi Normal expone su argumento con total libertad y sin inhibición alguna, no ensaya dibujar a una familia especialmente perfecta, sino todo lo contrario, encarna aquella disfuncionalidad tan habitual y tan “casi normal” de hoy en día.

Sin máscaras, el argumento va creciendo en intensidad al ritmo de 39 canciones que con las voces engarzadas a la perfección, estallan en enérgicas armonías que esperan tropezarse con un punto medio entre la razón y la desazón. Al inicio nadie sabe qué pasa exactamente por la mente de los personajes, se plantea la interrogante y de la mano de los actores se va descubriendo el misterio.

Cada actor se conmueve de manera diferente frente a la obra, por ello cada uno de los protagonistas nos hablan de su increíble experiencia en Casi Normal y de lo intenso de sus personajes.

PATRICIA DE LA FUENTE: LA MADRE

“La madre es el núcleo de la familia. Me siento feliz y privilegiada de hacer algo tan complicado. Si yo hubiera sabido cómo era la obra tal vez no me arriesgaba, no la había visto en Estados Unidos. Cuando me dieron una canción para el casting me costó cinco días aprendérmela; las canciones parecen fáciles, pero no lo son. Después de un mes me llamaron. Ahora están dando la obra en Europa. Y en Australia y México se estrena el año que viene. Nosotros somos el primer país latino que la tiene.

Fue complicado también porque cuando recibí el texto no sabía qué era cantado y qué hablado, es alucinante. Creo que es una obra muy inteligente, compleja y muy bien estructurada, tanto en música como en texto, te da toda la figura de la anormalidad en la mente de esta señora. Ella es bipolar y lo que muestra esta obra es cómo reacciona cada uno frente al problema que ella suscita.

La acogida del público me ha sorprendido, tenemos casi llenos totales. La gente, excepto en dos funciones, se ha parado a aplaudir, eso es impactante, la gente se conmueve y yo también. En los ensayos no lo controlaba, tenía que parar unos segundos y era locazo porque yo no soy mamá, no tengo sentimientos de madre naturalmente, no tengo ese registro, sin embargo, la obra me llegó a tocar demasiado. El bipolar no se reconoce a si mismo como tal y por eso rechaza la medicación y eso es lo que la obra ilustra bien. Es mi primer musical”.

JEAN PAUL STRAUSS: EL PADRE

“Yo soy el último Casi Normal (en las primeras funciones este personaje lo interpretó Paul Martin). Ahora me siento bien, al principio tuve muchos nervios, una semana antes quería renunciar. No es lo que suelo hacer, había varios factores en contra: primero aprenderme todo el musical en menos de un mes en vez de los cuatro meses que todos ensayaron; segundo, yo no soy actor, no tengo técnica de actuación, además está el hecho de tener que integrarme al equipo y no meter la pata.

Mi mayor temor era no aprenderme las letras, una vez que las asumí todo fluía mejor, obviamente con una buena dirección como la de Ricardo, porque además tengo muchas manías de cantante. Me empujó a aceptar el papel finalmente ese miedo, a mí me gustan los retos. Cuando siento ese miedo lo tengo que hacer porque eso me va a hacer crecer, me pasó con El Show de los Sueños, nunca imaginé bailar en televisión nacional, cuando hice la película Las malas intenciones el año pasado también.

Lo disfruto mucho, aunque acabo llorando todas las funciones, termino totalmente roto, muy conmovido. Tengo tres hijos: dos hombres de 17 y 15 años y una mujercita de 7, no hay edad fácil, siempre es un desafío, yo tengo 40 años y sigo siendo un hijo jodido (risas). De hecho algunas cosas que veo en la obra me traen el recuerdo de cosas que he vivido en mi vida personal y justamente por eso al final me quiebro tanto”.

RENATO BONIFAZ: EL HIJO

“Cuando me llamaron para la obra la acababa de ver en Nueva York, me encantó, decía: cómo no me llaman para hacer esta obra. Pasó el tiempo y me llamaron para el casting, después de dos largos meses estaba adentro.

Soy el hijo de una familia muy particular, ninguna familia es normal, pero esta tiene mayores problemas que una convencional, creo que esto se da mucho más ahora; por el estrés que vivimos la gente cae muy fácilmente en una depresión o ciertas situaciones que hacen que se detone.

La gente se identifica con la obra. Algunos no lo soportan porque se ven muy reflejados en la trama pero a la vez otras personas dicen que ven las cosas de otra manera a partir de ella. Si una obra te deja pensando después de ver la función, es buena.

Casi Normal ha cambiado mi vida, este es el sexto musical que hago, pero para mí como actor es el personaje más grande que he tenido. Me ha abierto muchas puertas... venir a trabajar en esta obra es mi momento bonito del día, el equipo es una familia. La gente tiene que venir a ver la obra porque es extraordinaria. El texto es extraordinario, la música es preciosa. La obra merece verse”.

ANDRÉS SALAS: EL ENAMORADO DE LA HIJA

“En el equipo somos como una familia, el trayecto fue muy intenso pero bueno. He hecho varios musicales antes y algo de televisión; prefiero hacer teatro que televisión, es un proceso más complejo de creación.

Soy el enamorado de la hija de esta familia. Este chico es muy particular, es muy loco, es muy impulsivo, hay cosas mías en los comentarios desatinados que a veces tiene, también los tengo yo, solo que los de él están mejor escritos que los míos (risas).

Es un personaje muy noble, a pesar de que parece ser el más loco de todos, es el que más cuerdo está y va a ayudar a encaminar un poco a la hija. No tiene miedo de lo que va descubriendo. Yo creo que nada es normal, todo es tan particular que ahí está lo rico, no ser todos iguales.

La gente está asimilando muy bien la obra, que es 80% musical, está comprendiendo las canciones y está quedando registrada en la cabeza de la gente, el mensaje está llegando directo y eso es muy bonito. Cada función es olvidarnos del ayer y pensar que hoy día es completamente nuevo, pero buscar sentir las mismas emociones que ayer”.

RAÚL ZUAZO: EL PSIQUIATRA

“Soy los dos doctores de la mamá. Hemos hecho un trabajo de equipo bien interesante e intenso. No soy bailarín profesional (actualmente participa en el reality de Gisela Valcárcel), soy observador, miro e imito los movimientos, en El Gran Show funciona para enfrentar a la competencia (risas).

Aquí en la obra me siento a gusto, vocalmente es muy exigente, es muy interesante cómo hay muchos actores que cantan ahora. Soy un actor que canta, me cuesta más que a otros compañeros, pero ensayando se logra todo. Estoy probando qué puedo hacer y qué no, es un tiempo de desafíos.

La gente sale muy conmovida de la obra, feliz no es la palabra porque la obra es dura, sale conmovida y agradecida porque es una especie de catarsis porque finalmente le pasa muchas cosas a esta familia y la gente se puede sentir identificada, quizá no a ese extremo, pero sí en términos de problemas familiares y al final hay una luz de esperanza, digamos que todo pasa. Lo estoy disfrutando, este musical es muy interno, intimo, de mucho sentimiento”.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |