Miércoles 22 de mayo 2019   |   Contáctenos
REVISTA

Helada en Puno

Friaje será más intenso
Si en Lima empezó a sentirse el frío del invierno, en Puno la situación es aún más gélida. A los conflictos sociales en esa zona del país se une la terrible situación que atraviesan cientos de puneños por las bajas temperaturas que amenazan ser las mínimas de los últimos años.
(0)
Helada en Puno

 

En efecto, el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi) ha confirmado que las heladas en esta región se intensificarán en la segunda quincena de julio y que prueba de ello son las intensas lloviznas y presencia de nubes que están ubicadas sobre los cuatro mil metros sobre el nivel del mar.

Se estima que la helada estará también en las áreas cercanas al lago Titicaca, cosa poco común porque en esta zona la temperatura no desciende a los grados centígrados bajo cero, sin embargo, todo pronostica que este invierno será la excepción.

Anticipándose a la situación, en el mes de junio, Puno fue declarado en situación de emergencia debido a las bajas temperaturas registradas que afectan la salud de los pobladores, los cultivos y el ganado.

Esta medida alcanza a las 13 provincias y los 109 distritos del departamento, que desde ya han iniciado la elaboración de planes de contingencia para evitar más muertes. Por su parte, el Consejo Regional ha pedido el apoyo al Ministerio de Salud para movilizar personal a los poblados más alejados y para contratar a más enfermeras, médicos, tecnólogos y nutricionistas.

Precisamente eso es lo que falta. La pésima dotación de materiales de salud y la falta de personal calificado hacen que la taza de mortandad, sobre todo en los niños y ancianos puneños, crezca de manera abrumadora. Solo para dar un ejemplo, el hospital de Ilave cuenta con solo dos médicos que trabajan en pésimas condiciones para una población de cientos.

LECCIÓN NO APRENDIDA

Pero esta historia se repite todos los años y parece que ni el Estado ni los ciudadanos aprenden la lección. En el año 2009, se contabilizaron más de 60 personas muertas, entre ellas 40 niños, a causa de neumonía y otras enfermedades respiratorias.

Además de una investigación de los recursos económicos que el entonces alcalde de Puno hiciera para prevenir las muertes, ninguna medida se tomó para evitar que la situación se repitiera un año después. Y todo indica que en el 2011 será igual a menos que se tomen medidas inmediatas.

Hasta el momento, la Dirección General de Epidemiología (DGE) del Ministerio de Salud ha informado que 114 niños han muerto en lo que va del año y que los departamentos de mayor incidencia son Loreto (con 16 defunciones), Puno (13 defunciones), Lima (10 defunciones) y Amazonas y Junín con 9 víctimas mortales.

Ante esta alarmante cifra que amenaza con incrementarse, decenas de empresas privadas y organizaciones no gubernamentales han iniciado campañas de recolección de ropa y frazadas para hacerlas llegar a las zonas más alejadas de estos departamentos. Estas actividades podrán ayudar mucho, pero como siempre, hubiera sido mejor prevenir con la debida anticipación.

El Estado y las organizaciones relacionadas podrían implementar planes desde los primeros meses del año para preparar a la población, construir albergues y refugios, almacenar alimentos para los animales y tener reservas de plantaciones interiores para sobrellevar los meses de invierno; no obstante, los peores enemigos de la prevención son la pobreza y el olvido, una combinación fatal que ahora pasa factura.

Por ahora solo nos queda apoyar con lo que podamos a las instituciones que desinteresadamente llevarán ayuda a nuestros hermanos del sur. Esperemos que el nuevo gobierno tome verdadera conciencia de lo que el trabajo de prevención significa en cuestiones del friaje que tantas vidas y pérdidas económicas ha traído al país.

 

(Puno) Foto: César Revilla


Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |