Miércoles 18 de septiembre 2019   |   Contáctenos
REVISTA

PERUSKA Y OSCAR CHAMBI

Herederos de una mirada fotográfica
Una imagen requiere de dos elementos básicos para existir: Una cámara y una mirada atenta que dispuesta a poner el corazón se entregue a ese momento irrepetible y capte la realidad. Peruska y Oscar Chambi pertenecen a esa casta de fotógrafos privilegiados con el don de perfilar el mundo a través de su mirada.
(0)
PERUSKA Y OSCAR CHAMBI
EL ABUELO CHAMBI: UN REFERENTE ETERNO
 
“Es arriesgado insistir demasiado en el valor testimonial de sus fotos. Ellas lo tienen, también, pero ellas lo expresan a él tanto como al medio en qué vivió y atestiguan (…) que cuando se ponía detrás de una cámara se volvía un gigante, una verdadera fuerza inventora, recreadora de la vida” - Mario Vargas Llosa
 
Las fotografías de Martín Chambi son la expresión de una cultura indigenista que proyecta, de una manera asombrosa al mundo, un Perú de profundidades insospechadas. Nació en Puno en 1871 y como la magia de la imagen se produce con luz y oscuridad, él produjo en esa época una de las carreras fotográficas más fructíferas del país.
 
Pobre, campesino y soñador, el destino le tenía deparado un encuentro inesperado con la fotografía. La familia emigra a la Selva por un futuro más provisorio y allí aprende de la mano de fotógrafos ingleses la primera esencia de su arte. Decide viajar a Arequipa a perfeccionar su técnica y compromete su espíritu, sin saberlo aún, el de sus futuros hijos y nietos también, con una expresión constante de su propio universo personal.
 
Escribir con la luz, es la definición de fotografía si desarticulamos su significado en griego, photos y grafis. Escribir con la luz una historia que no es inventada, más bien que fluye y habita a nuestro lado. Martín Chambi empoderó su cámara y trascendió su época con una visión auténtica del Perú andino. Desde su taller en Cusco, Chambi maduró su capacidad de penetrar en los ojos del otro y convertir su sentir en un lenguaje sin fronteras.
 
Tras su muerte en 1973, el mundo reconoció con entusiasmo su obra recopilando fotografías y montando exposiciones retrospectivas, como la del Museo de Arte Moderno, en New York, que fue el inicio en 1979 de una serie de exposiciones internacionales de su trabajo, llegando a Europa y Japón. Paisajista y fotógrafo de estampa, el lente de Chambi recreó una realidad que hasta nuestros días sigue vigente, de un dolor que provoca espanto y al mismo tiempo un rostro humano que nos perfora el alma de emotividad.
 
PERUSKA CHAMBI: RESCATAR LA MEMORIA COLECTIVA
 
Buscar en cajas antiguas fotografías puede ser una experiencia fascinante, recordamos con cada imagen aquellos instantes congelados en un tiempo de seguro muy feliz, porque difícilmente en nuestro ámbito familiar vamos a fotografiar la tristeza o la tragedia, nadie suele retratar la infelicidad…nadie desea  que vuelva. Y las fotografías logran revivir por una milésima de segundo esa vida pasada...
 
Peruska Chambi, tuvo la feliz iniciativa en el año 2008 de echar a andar una búsqueda colectiva en las provincias de Canta y Jauja para devolverles la memoria a estos pueblos del Perú. Convocó instituciones y organizó dos maravillosos concursos que buscaron acopiar  fotografías en blanco y negro que volvieran a contar su pasado olvidado.
 
Una historia puesta en viejo papel fotográfico que despertara la identidad natural de estas ciudades y rescatara esa mirada generosa que Peruska heredó de su abuelo y su padre, Manuel Chambi, maestro e inspiración para ella.
 
El trabajo fotográfico de Peruska ha encontrado abrigo en ese espíritu de amor por la tierra, logrando paisajes que sobrecogen el alma. Capta con su cámara un Perú inmenso, plagado de posibilidades y colores; intimistas retratos hechos a personas comunes, que bajo su lente se convierten en portadores de un mensaje único y a la vez universal.
 
Las convocatorias recopilaron mil fotos que produjeron una satisfacción inusual en los pobladores, porque lograron armar las piezas de un rompecabezas perdido en el tiempo, raíces históricas olvidadas y un patrimonio gráfico que les pertenecía como comunidad. Resulta interesante descubrir cómo iniciativas individuales pueden contagiar a una colectividad entera y sembrar una mirada diferente, cálida e integradora. Este año intentará repetir el proyecto fotográfico en la ciudad de Puno.
 
Peruska con sincera naturalidad construye en imágenes el país que sus ojos logran ver. Siendo comunicadora y maestra, se esfuerza por evocar esa memoria que nos nutre y no permite que el olvido se asiente en nuestros corazones. Un lente, un gran angular, una perspectiva clara de lo que se puede hacer cuando uno escucha instintivamente esa voz que nos conduce a trabajar por algo más grande que nosotros mismos.
 
OSCAR CHAMBI: DE REGRESO A LOS ORÍGENES
 
Incansable explorador de ese espacio que condensa la diversidad y la belleza, nieto de Martín Chambi, es el otro Chambi que cultiva el talento heredado en sus genes hasta el día de hoy. Sociólogo y fotógrafo también de un Perú diferente, ha dedicado gran parte de su trabajo a la investigación de las etnias en la sociedad peruana.
 
La mixtura de razas y colores de piel que cohabitan en nuestro país ha cautivado el lente de Oscar Chambi, convirtiendo su vocación natural en una profusa e importante pieza de la historia fotográfica de la étnica de nuestro país. Publicó en coautoría con José Watanabe y Amelia Morimoto el libro La Memoria del Ojo, sobre la historia de la comunidad de origen japonés en el Perú.
 
Hermano de Peruska, ambos comparten el legado de su padre Manuel Chambi, cineasta y arquitecto de una importante obra que recogió las costumbres de los pueblos indígenas en una serie de cortometrajes, que celosamente preservan, a pesar de no estar digitalizados aún. Desde la muerte de su padre, víctima de un penoso cáncer  en 1987, parte de su obra quedó inconclusa, y este año esperan conseguir el financiamiento necesario para culminarla.
 
Estimar la significación de los Chambi para la cultura nacional sería muy complicado, la mejor conclusión podría ser recordar aquel esfuerzo dedicado y continuo que ha calado en la historia de la fotografía peruana, que sigue recreándose en la activa presencia de Peruska y Oscar Chambi.

Una espiral de emociones y un trabajo colectivo son el presente de esta familia que trascendió los años y permanece vigente con la misma visión y el mismo anhelo: retratar un Perú atrayente y honesto.

Participa:
COMENTARIOS
0 comentarios      
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |