Miércoles 18 de septiembre 2019   |   Contáctenos
REVISTA

LA TREGUA DE MARIO BENEDETTI

Adiós al poeta
El 17 de mayo del 2009 dejó este mundo Mario Benedetti, uno de los escritores más importantes de la lengua española, cuya sencillez de sus poemas cautivaron a distintas generaciones de lectores. Su exquisita prosa lo puso en aprieto en más de una ocasión. Su grandeza intelectual sumada a su integridad moral le valió el respeto de los más prestigiosos hombres de letras.
(1)
LA TREGUA DE MARIO BENEDETTI

A los 88 años todo cuerpo le exige una tregua a la vida, le exhorta que desnude de una vez por todas el feliz rostro de la prometida calma, le reclama el eterno sosiego; demanda que esté listo el amplio diván donde reposará nuestro cuerpo, donde permaneceremos impertérritos al paso del tiempo o al estancamiento del mismo, con la inmortalidad de nuestro nombre, en caso de merecerlo.

 

Fueron 88 años los que vivió el poeta, quien hizo de la simplicidad el mejor instrumento para cautivar a ese mar de gente que jamás tuvo intención de leer poesía, y sin embargo, al descubrir los poemas de un tal Mario Benedetti, nunca pudieron alejarse de la intensa adicción de esos cautivadores endecasílabos.

 

Quizás, lo primero que redujo al bello lenguaje de la simplicidad fue la suplantación de ese pomposo e interminable nombre de Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia, por el simple y rítmico Mario Benedetti, dejando en el baúl de los recuerdos aquella italiana costumbre de bautizar con cinco nombres a todo infante.

 

Esto motivó que Benedetti prometiera que si algún día tenía un hijo le pondría un nombre monosílabo. Nunca lo tuvo.

 

LA LUCHA DE CADA DíA

 

Mario Benedetti nació en Uruguay, en la ciudad de Paso de los Toros, el 14 de septiembre de 1920. Hijo de Brenno Benedetti, farmacéutico de profesión, y Matilde Farrugia, modista empírica, quienes batallaron incansablemente durante gran parte de su vida para librar a su único hijo del insidioso perseguidor en que se convirtió la pobreza para los Benedetti.

 

Hubo épocas en que los Benedetti vivían de la caridad ajena, incluso, señala el escritor, "la pasamos tan mal, que mis padres tuvieron que vender los obsequios de matrimonio para poder comer".

 

 

Sin embargo, a pesar de las peripecias familiares y los artilugios que debían realizar sus padres para no naufragar en las dolorosas garras de la miseria, Benedetti recuerda su infancia  como "un periodo de mucha seguridad".

 

Ni la pobreza, el hambre, la enfermedad o las migraciones que tuvo que realizar la familia y padecer cada miembro disiparon lo que el destino tenía trazado para Mario. Como diría Séneca: "El destino ayuda a quien lo acepta y arrastra a quienes se resisten". Benedetti lo asumió con responsabilidad y dedicación.

 

A los tres años aprendió a leer, sin explicarse cómo. "Simplemente recuerdo que cuando ingresé por primera vez a la escuela, había leído más que mis compañeros de aula", solía recordar el poeta.

 

Gran parte de su educación la recibió en el Liceo Alemán. "Eran tiempos anteriores al fascismo  alemán", solía enfatizar. Un día, recuerda el escritor, llegó a casa y le comentó a su progenitor que el profesor les había indicado que desde el día siguiente se saludaría extendiendo el brazo derecho como lo hacían los fascistas, lo cual alarmó al padre de Mario, quien lo miró y le dijo: "te cambiaremos de colegio".

Efectivamente lo cambiaron de escuela, sin embargo, no pudo concluir sus estudios, pues la pobreza era tan abrumadora, que a los 15 años Mario tuvo que trabajar en una fábrica de repuestos de automóviles para solventar los gastos familiares, llegando a tener tres trabajos a la vez.

 

Ninguna labor que realizara lo alejó de las letras. Con el paso de los años y el desborde de las lecturas acumuladas, su alma de escritor afloró. Empezó a colaborar en la revista "Número", una de las publicaciones más importantes en América Latina, y editó la revista "Marginalia", la misma que solo alcanzó seis números. Pero, Benedetti, supo que la escritura precedía a su esencia.

 

A los 25 años se casa con quien sería su compañera por 60 años, Luz López Alegre. Como regalo de bodas publicó su primer libro de poemas: "La víspera indeleble" (1945). Sin embargo, serían las novelas "¿Quién de nosotros?" (1960), "La tregua" (1960) adaptada al cine dos veces en 1974 y 2003, y "Gracias por el fuego" (1963), las que le dieron renombre internacional y lo consolidaron como uno de los más grandes escritores en lengua española.

 

Benedetti llegó a publicar más de 82 libros entre, novelas, cuentos, obras de teatro, poesía, ensayos y miles de artículos. Sus obras fueron traducidas a más de 20 idiomas, sus poemas se musicalizaron en las voces de Joan Manuel Serrat, Tania Libertad y Daniel Viglietti. Los últimos días de su vida se enfrascó en escribir esa tradicional forma japonesa de hacer poesía llamada Haiku y el que sería su último libro "Biografía para encontrarme".

 

Sus logros personales se complementaron con los reconocimientos y premios que conquistaba, haciéndose acreedor de innumerables reconocimientos y distinciones, entre ellos: Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, Premio Etnosur y el Premio Internacional Menéndez Pelayo y una extensa lista de "Doctor Honoris Causa" de diversas universidades de todo el mundo.

 

 

LOS MIL Y UN ROSTROS DE MARIO

 

Así como los innumerables premios, las definiciones y encasillamiento fue algo común para Benedetti. Fue denominado de distintas formas, poeta simple, prosista consumado, escritor de la "Generación del 45", integrante del "Boom Latinoamericano", izquierdista moderado, pesimista incorregible; en resumidas, todos amoldaban a Benedetti a sus deseos y por qué no, también, a sus frustraciones.

 

No obstante,  él rechazaba todas las imposiciones y se autodefinía como un "poeta que escribe novela" y cuando le increpaban su pesimismo respondía: "soy un optimista bien informado".

 

En una célebre disputa intelectual con Mario Vargas Llosa en 1984, este coincide con Benedetti al afirmar que "en América Latina, un escritor no es solo un escritor... es también alguien de quien se espera una contribución activa en la solución de los problemas".

 

El dulce verso y la aguda prosa de Benedetti no solo exponía soluciones, persistentemente fue crítica a los gobiernos plagados de corrupción, inclemente con la dictadura, despiadada con la injusticia y repulsiva frente al abuso. Estos ingredientes le dieron como resultado la prestigiosa condición de expatriado.

 

SU PASO POR EL PERÚ

 

Corría el año de 1973, Uruguay sufrió uno de sus peores tropiezos políticos, se estableció la dictadura cívico-militar de Juan María Bordaberry. Benedetti se opuso a la usurpación de la democracia y los usurpadores se opusieron a Benedetti, la única alternativa para conservar su libertad y su vida fue abandonar Uruguay y refugiarse en un país más tolerante con sus ideas. Benedetti viajo al Perú.

 

En el Perú, la democracia había sido victimada de la inmisericorde tiranía militar, el democrático gobierno de Fernando Belaunde fue depuesto por el autodenominado gobierno revolucionario encabezado por el general Juan Velasco Alvarado.

 

Sin embargo, a pesar de la dureza con que Velasco decidía las directrices nacionales, no ocultaba su gran simpatía por el socialismo, ideología política que Benedetti abrazó con beneplácito después de haber dejado de ser "un escritor apolítico", como se definía en un principio.

 

En el Perú, Benedetti fue bien acogido, la elite intelectual de la época lo recibió como un hermano. Finalmente, tener a Mario entre nosotros era un ansiado sueño. Pero, Benedetti era más que un sueño, era un escritor y su pasión no se detenía, y su pluma exigía una tribuna. Así, se hizo responsable de la columna "Esta América",  en el diario Expreso, por aquel entonces estandarte del gobierno revolucionario.

 

No obstante, la estadía de Benedetti en nuestro país tendría pronta caducidad. En 1975 una nueva revolución encabezada por Francisco Morales Bermúdez sacó del poder a Velasco. Poco después, Benedetti no tuvo más remedio que abandonar el país. Pero, tendrían que transcurrir 10 años de exilio para que pueda regresar a su entrañable Uruguay.

 

CUANDO BENEDETTI SE EQUIVOCÓ

 

A pesar de su grandeza, Benedetti era humano y como tal cometió errores. Basta con citar un fragmento de su poema "Monstruos" donde señaló: "creo que mis huesos son importantes para mí y mi sombra". Te equivocaste Mario, disculpa la confianza, pero tanta solemnidad con alguien que me acompaña desde mucho me está abrumando.

 

Te equivocaste porque tus huesos sí le importaron al universo de las letras, el mundo entero lloró tu ausencia. Uruguay declaró duelo nacional el día de tu nefasta partida.

 

Erraste una vez más porque tus huesos sí le importaron a ese privilegiado círculo de intelectuales que abandonaste. Prueba de ello son las declaraciones de José Saramago: "Benedetti siempre vivió en positivo... en tiempos de pesimismo. A veces la vida de un autor no mecere la pena conocerla, pero en el caso de Benedetti, su vida es un ejemplo".

 

Mario Vargas Llosa reiteró tu error, manifestando: "No solo me pareció siempre un buen escritor sino un intelectual honesto, un hombre siempre coherente entre sus convicciones y conducta".

 

El escritor colombiano Álvaro Mutis también lamentó tu partida: "Latinoamérica pierde un escritor continental". Igualmente, tu compatriota Eduardo Galeano, con voz entrecortada pronunció estas tímidas palabras: "Benedetti significa "benditos" en italiano, y lo único que puedo decir es eso: Benditos los hombres y mujeres generosos como él".

 

Podríamos escribir un libro, no tan bueno como los tuyos, con los pronunciamientos de distintas personalidades, increpando tu egoísta decisión de abandonarnos aquel fatídico 17 de mayo del 2009 para las letras hispanas. Y todo por un capricho físico, porque tu corazón se empecinó en no palpitar más.

 

Sin embargo, ese mismo corazón que ahora te impone el silencio, produjo el más bello de los cantos para nuestro espíritu; y quizás, sin presagiarlo, escribió lo que dirán de Mario Benedetti las generaciones futuras: "se las arregló para ser contemporáneo de quienes nacieron medio siglo después de su muerte".
Participa:
COMENTARIOS
1 comentarios      
Que injusticia ,el compositor de la musica a los poemas de benedetti y no aparece su nombre en el video de you tube,es Victor Merino.
En dicho video !!las piernas de mi amada!! aparece Tania Libertad y Serrat,no tiene que hacer nada serrat en ese video.
01 de septiembre 2010
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |