Banner Tuvivienda
Miércoles 07 de diciembre 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 26 de junio 2013

Brasil sudó frio ante Uruguay pero clasifica a la final de la Copa Confederaciones

Por momentos, muchos en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, recordando el Maracanazo de hace 63 años, pensaron en un “Mineirazo”. Pero al final los auriverdes se impusieron por 2-1
Brasil sudó frio ante Uruguay pero clasifica a la final de la Copa Confederaciones
Foto: Fifa.com


Edison Cavani festeja su gol que enmudeció a los 3 minutos del segundo tiempo a las graderías del Mineirao

“Gol, gol, gooool” gritaron enloquecidos de alegría los decenas de miles de brasileños tras el golpe de cabeza de Paulinho a los 86 de minutos de juego, quien al recibir el tiro desde la esquina izquierda de  Neymar, introdujo por segunda vez el balón en el arco defendido por Muslera. Brasil entero respiró entonces aliviado. La “Celeste”, al menos no por esta vez, no les aguaría la fiesta.  Brasil, ya en la final, puede no solo conquistar por tercera vez la Copa Confederaciones, sino también anunciar al mundo que el Mundial Brasil 2014 será completamente brasileño.

Y pensar que las cosas pudieron ser completamente diferentes, de no ser por Diego Forlán, el 10 charrúa, el hombre que siempre dice presente en los momentos que cuentan para construir el porvenir, que no son otra cosa que los históricos, falló a los 14 minutos de juego un tiro desde los doce pasos al lanzar con poca convicción el balón hacia el lado izquierdo del arco defendido por Julio César, quien adivinó el lado hacia donde el oriental dirigió finalmente su tiro penal.  Así es el fútbol.

Y como quien hace recordar el sempiterno refrán futbolístico “Goles que no haces, goles que te hacen”, a los 41 minutos de un encuentro en el que Uruguay le jugó de igual a igual a los pentacampeones del mundo, Fred, con la elegancia de los grandes, con la parte externa del pie derecho roza el balón que Muslera había desviado tras la suerte de sombrero fallido de Neymar desde la izquierda, y lo introduce al arco oriental superando el gesto desesperado del recio Diego Lugano.

Sin embargo, lo que hubiese sido suficiente para desarmar, deprimiendo a cualquier escuadra que enfrenta a una de Brasil en medio de un mar de camisetas auriverdes, no lo fue, y quizás no lo sea nunca, para quienes llevan las legendarias “Celestes”, empapadas de sudor por la generosa entrega que hacen gala los jugadores convertidos en fieras a la hora de medirse con quien se sea, en particular con el Brasil. Pues Edison Cavani, con un tiro cruzado, hacia el lado derecho a ras del césped, superó la estirada de Julio César a los 3 minutos del segundo tiempo, y enmudeció al Minerao que dudó y no por breves instantes.

Los dirigidos por el “Maestro” Oscar Tabarez, incluso Diego Forlán que tuvo por un instante el “Santo de espaldas”, pueden decir que la final de la Copa Confederaciones estuvo a su alcance, pues hoy, sin desconocer para nada el mérito de la escuadra bajo la dirección de Luiz Felipe Scolari, esta no solo ganó porque tuvo de su parte como local al jugador número 12 que es el público, sino porque, como en todo, lo que decide la Diosa de la Fortuna también cuenta en el fútbol. De eso seguro estuvieron convencidos esta tarde los orientales tras el pitazo final del colegiado internacional Enrique Osses de nacionalidad chilena, a quien le correspondió dirigir este singular encuentro. 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan