Banner Tuvivienda
Jueves 03 de diciembre 2020   |   Contáctenos
REVISTA

Chilcano de Pisco

La mejor carta de presentación
La objetividad que el periodista debe llevar como bandera en sus artículos se convierte en interpretación pura, luego de un refrescante vaso de Chilcano de Pisco.
(2)
Chilcano de Pisco

Unas onzas de Ginger Ale, hielo, Pisco, algunas gotitas de amargo de angostura, una rodaja de limón y tendremos lista nuestra bebida más representativa, en una de sus mejores formas de ser saboreada. Es una licencia que nos tomamos por estar cerca del 1 de octubre, nuestro día, queridos colegas.

Es casi imposible no tomar partido de algo, cuando se está totalmente de acuerdo en todos los aspectos sobre determinado tema. Y este es mi caso particular. No se crea que no hemos disfrutado de las maravillas que de manera gourmet o en su más sencilla expresión se han servido en nuestras mesas; mucho menos que no apreciamos la calidad de nuestros productos como la papa por ejemplo acompañada de huevo y ají, o de otro modo en un puré gratinado con aroma a ajo.

El disfrute que implica saborear nuestros aromas, deleitarse con la historia que lleva cada plato, embeberse en las más fascinantes narraciones contadas por sus propios creadores, ha comprometido nuestro paladar, nuestros gustos y preferencias hacia la difusión gratuita de lo que el país ofrece a través de su variada gastronomía y todo lo que ella implica.

Nada más maravilloso que acompañar un plato nuestro, independientemente de sus orígenes, con compañía agradable, como parte de los recuerdos infantiles o sencillamente con la bebida, el postre idóneo o la guarnición ideal para resaltar los sabores, y quedarnos así con la mejor sensación en el espíritu, pues eso también produce nuestra culinaria, gracias a innumerables factores, producto de la cultura viva de un pueblo heterogéneo, rico, biodiverso…

Y ya que se habla de espíritu, queremos alegrarlo de la mejor forma posible. No encuentro otra forma de hacerlo en este momento, que ofreciéndoles el trago que le deja al Pisco ese protagonismo que se requiere para ser reconocido dentro y fuera de nuestro país. En mi modesto parecer, es el Chilcano de Pisco, esa mezcla cauta y prudente de elementos, la que me dice que el Pisco puede ser saboreado, en una de sus formas más fieles.  No más dulce, ni más ácido, ni mucho menos adulterado con otros sabores que se sobreponen a su calidad de puro.

COMPROMETIDOS CON LA CAUSA

En nuestro discreto caminar por esta senda de la gastronomía peruana, nos hemos topado, además de platos, postres y bebidas, con férreos propulsores de determinada sazón, estilo o tendencia. Cada quien ha defendido lo que por propia iniciativa es lo mejor de su zona o más destacado de su historia.  Razones no les han faltado, cada argumento sonaba más consistente que el anterior; además está claro, que todo se origina en una idea común: el peruano ama su gastronomía, el peruano que ama al Perú se enorgullece de sus productos, de sus platos y de su trascendencia… hasta ahí, todos de acuerdo.

Los pisqueros, promotores, productores y estudiosos del destilado nacional por excelencia, son quienes con más identidad han defendido su causa. Yendo por la costa, desde Lima hasta Tacna se celebran ferias, semanas, fiestas y concursos en los que el Pisco es el protagonista. Sin duda la mejor forma de tomarlo, para los entendidos y asiduos a esta bebida, es puro, en la copa pisquera.  Sin embargo, su forma más popular y difundida es en la también deliciosa forma del Pisco Sour.

Pero es este el momento en que enarbolo mi bandera y transgrediendo las enseñanzas universitarias debo inclinar la balanza hacia el Chilcano de Pisco.  Las conversaciones interesantes, en este atardecer aún soleado de mi vida, se han asentado con este trago, cuando no ha sido con una taza de café. Los tradicionales Juanito, Queirolo y Superba, han sido siempre escenarios de estas tertulias que sobre temas diversos se acompañaron con Pisco en la forma más refrescante de saborearlo.

Un vaso es siempre oportuno, con dos nos acercamos a pasar las fronteras de la prudencia, con tres, aún no lo sé y tampoco quiero saberlo. Pues el deleite está en sentir sus sabores; luego de pasar este límite, el gusto se atrofia y no nos permite discriminar la inspiración que su esencia nos infunde. El espíritu se alegra y habla de nosotros y de nuestra experiencia.  He encontrado a algunos periodistas, incluso catadores, confesar que este es el trago de su predilección y he sentido satisfacción al incluirme en las filas de los defensores de esta bebida.

UNA INICIATIVA PARA APOYAR

Así como el Pisco y el Pisco Sour tienen un espacio en el calendario nacional, los seguidores del Chilcano también han tenido la iniciativa de propulsar la difusión y vulgarización de esta bebida.

“La Semana del Chilcano es una iniciativa de promoción pisquera que nació a principios del 2010, con el objetivo de unir a chefs, bartenders, productores pisqueros y comunicadores, con miras a elevar el consumo per cápita de Pisco y difundir la cultura pisquera entre los consumidores, dentro y fuera del país, echando mano de un coctel que reúne cualidades únicas y gran potencial para cumplir ese propósito: tradición y modernidad, frescura, versatilidad, facilidad de elaboración, insumos al alcance de todos en cualquier lugar del mundo, posibilidad de armonizar con la gastronomía peruana e idoneidad para largas tertulias sin estragos posteriores”.

Después de esa explicación y justificación de Manuel Cadenas Mujica –periodista y gestor de la Semana del Chilcano- no nos quedó duda alguna sobre apoyar esta iniciativa a ojos cerrados.  Más aún si esta conversación se suscitó en el marco del Mistura pasado, en un stand donde se ofrecía a solo 6 soles, el vaso de 7 onzas de Chilcano de Pisco; el más refrescante y delicioso que hasta ese momento habíamos probado. 

“No es nuestra intención vender Chilcano -nos aclaró Manuel- es sobre todo promover el consumo de esta bebida utilizando insumos de calidad. La primera edición de la Semana del Chilcano se celebró el pasado enero, queremos para enero del 2011 tener el rebote necesario para contarle al Perú, las bondades de este trago, que se puede preparar sin necesidad de licuadoras o cocteleras”.

La mesa está servida, la barra nos espera y el compromiso está pactado.  Si hay algo mas que agregar a este escrito, expresaremos públicamente nuestro amor a la cultura del Pisco, pero no se lea que esto se refiere a bohemia barata. Es más que ello, es una marinera, unas butifarras, un contundente plato de frijoles, conversaciones amenas, música criolla, voces aficionadas que con solo una guitarra expresan lo que Lima les dicta. La cultura del Pisco, en un vaso discreto de Chilcano heladito, inspira esas tertulias, siempre anheladas por un corazón criollo como el mío.

Participa:
COMENTARIOS
2 comentarios      
Gracias, Cecilia. Los periodistas no sólo informamos: también in (adentro) formamos (damos formar), opinamos, como cualquier mortal, tomamos partido. Y es absolutamente válido cuando lo hacemos abiertamente, con transparencia como lo has hecho tú hoy respecto al chilcano de pisco. Bienvenida a la legión de amantes de este cóctel maravilloso que, estamos seguros, llevará al pisco por nuevos caminos de consumo, de conocimiento, de valoración en su espirituosa esencia nacional. ¡Salud por nuestro día, con un chilcano caleta (por la ley seca)!
01 de octubre 2010
Ceci: Comparto el gusto por el Chilcano, trago delicioso y fresco q se presta hasta para la playa.
Saludos a Manuel (recuerda Extra con G.Thorndike hace 4 o 5 anios aprox) y recuerda q tenemos una sesion de guitarreo pendiente.
04 de octubre 2010
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |