Miércoles 13 de diciembre 2017   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Martes 05 de diciembre 2017

La nueva era de la medicina se abre camino a través del tratamiento de células madre

No hay duda de que los principales descubrimientos científicos han mejorado la vida humana.
La nueva era de la medicina se abre camino a través del tratamiento de células madre
Foto: Difusion

No hay duda de que los principales descubrimientos científicos han mejorado la vida humana. Pero, si un descubrimiento innovador no puede utilizarse en el mundo, ¿de qué sirve? ¿Y si la penicilina solo pudiera fabricarse en pequeñas cantidades? o ¿Qué pasaría si la producción de computadoras fuera tan cara que solo la pudieran usar personas extremadamente ricas? ¿Y si nunca se hubiera hecho seguro volar y fuera solo para los valientes? Para mejorar el mundo, los grandes descubrimientos tienen que ser prácticos y estar disponibles para todos. De esta manera, en 2012, Ajinomoto Co. descubrió que tenía la oportunidad de marcar la diferencia: la oportunidad de hacer que uno de los descubrimientos más importantes de la era moderna estuviera disponible en todo el mundo.

Un Premio Nobel para un noble descubrimiento

El Premio Nobel de Fisiología o Medicina de 2012 fue otorgado a John B. Gurdon y Shinya Yamanakapor el descubrimiento de que las células maduras pueden reprogramarse para convertirse en pluripotentes”. Como la mayoría de los Premios Nobel de Ciencia, suena muy académico. Pero en realidad no es muy difícil de entender. Como todos los animales, los humanos comienzan la vida como una única célula: un óvulo fertilizado, llamado cigoto. Esta célula se divide en dos, estas dos en cuatro y así sucesivamente hasta que haya más de un billón de células.

Cada tipo de célula tiene una función diferente: las células sanguíneas son diferentes de las células epidérmicas y las neuronas son diferentes de las células cardiacas. Así que esa primera célula, la que comenzó todo, tenía el potencial de convertirse en cualquier tipo de célula del cuerpo humano. En otras palabras, es pluripotente.

En teoría, mediante el uso de células pluripotentes, una persona con un órgano defectuoso debería poder simplemente generar uno nuevo y, dado que las células utilizadas para hacer crecer el órgano son genéticamente idénticas, el cuerpo no la rechazaría. Este campo de la ciencia es tan avanzado que casi parece ciencia ficción. Siempre ha existido un enorme desafío en la investigación con células madre: encontrar las células madre. En una determinada etapa temprana del desarrollo, un embrión está compuesto casi por completo de células madre, pero el uso de células embrionarias en la investigación ha sido durante mucho tiempo el tema de un debate ético muy acalorado. Las células madre también se pueden encontrar en el cordón umbilical después de que nace un bebé, pero no todo el mundo tiene acceso a instalaciones médicas que puedan recoger y almacenar estas células de manera adecuada. Las células madre también están presentes en el cuerpo humano, pero en cantidades muy, muy pequeñas y, una vez se eliminan del cuerpo, no se dividen muy bien.

Factores como estos han limitado la capacidad de la comunidad científica para investigar todo el potencial de las células pluripotentes. Pero la situación cambió drásticamente hace poco más de diez años, cuando, en 2006, Shinya Yamanaka fue capaz de convertir células adultas de ratón en células pluripotentes, a las que denominó células madre pluripotentes inducidas, o células iPS para abreviar. Un año después hizo lo mismo con células humanas. Este increíble adelanto significó que, en teoría, ya no sería necesario recolectar células madre de embriones ni tratar de encontrarlas en el cuerpo humano. Se podía, simplemente, hacer células iPS en su lugar.

Ajinomoto asume el reto

Para que las células iPS se conviertan en otros tipos de células, necesitan multiplicarse. Y para multiplicarse, necesitan estar en el entorno adecuado, igual que una semilla necesita tierra para crecer. El entorno adecuado para cultivar células se llama “medio de cultivo”, que es un cóctel de aminoácidos, vitaminas, glucosa, lípidos, factores de crecimiento y pequeñas cantidades de minerales esenciales para ayudar al crecimiento de las células6.

Y, como líder mundial en investigación y producción de aminoácidos, Ajinomoto Co. fue una elección natural para un proyecto colaborativo, a fin de desarrollar un “medio de cultivo” ideal para la investigación de células iPS del CiRA (Centro para la investigación y aplicación de células iPS, por sus siglas en inglés).

Ajinomoto Co. ha utilizado su experiencia en aminoácidos para desarrollar productos farmacéuticos

durante más de sesenta años. Además, en 1956, Ajinomoto Co. se convirtió en la primera empresa del mundo en producir cristales de aminoácidos para infusiones, productos de nutrición entérica e ingredientes farmacéuticos. Más tarde, Ajinomoto Co. desarrolló una serie de dietas elementales y otros productos farmacéuticos. Por lo que, sin duda, Ajinomoto Co. fue una elección natural para desarrollar el “medio de cultivo” para el CiRA (Centro para la investigación y aplicación de células iPS, por sus siglas en inglés).

StemFit®: El ajuste perfecto para la investigación con células madre

Convencionalmente, las células iPS se cultivaban en un medio de cultivo que incluía células de ratón y otros componentes derivados de animales y humanos6. StemFit® es altamente seguro porque minimiza el riesgo de contaminación biológica accidental6. Para confirmar este punto, Ajinomoto Co. consultó con la Agencia de Dispositivos Farmacéuticos y Médicos (PMDA) del Gobierno de Japón, que determinó que StemFit® no contiene ningún componente derivado de animales o humanos después de un intenso proceso de revisión6.

Además, StemFit® es un medio de cultivo de alta calidad y alto rendimiento. Las células proliferan en el medio de cultivo StemFit® a una alta tasa de crecimiento. Esto hace que la investigación no solo sea más eficiente, sino también más rentable.

Siguiendo adelante

Entonces, ¿cuál es el siguiente paso en la investigación de las células iPS? Las posibilidades son casi infinitas.

Ya en el año 2000, los lineamientos de los Institutos Nacionales de Salud de los EE. UU. afirmaban que “... la investigación con células pluripotentes humanas... promete nuevos tratamientos y posibles curas para muchas enfermedades y lesiones debilitantes, incluyendo la enfermedad de Parkinson, la diabetes, las enfermedades cardíacas, la esclerosis múltiple, las quemaduras y las lesiones de la médula espinal. Tan emocionante como la medicina regenerativa es el área del descubrimiento de fármacos. Las células iPS pueden ayudar a los investigadores a descubrir nuevos tratamientos más rápido que nunca.

Otra iniciativa interesante del CiRA es el proyecto de Almacenamiento de células iPS para la medicina regenerativa. Este proyecto tiene como objetivo generar y almacenar un inventario de células iPS que tienen una alta probabilidad de ser aceptadas por los cuerpos de los pacientes que las necesitan.

Dado que una de las mayores barreras para la medicina regenerativa con células iPS ha sido el costo y el tiempo necesarios para producir células iPS a partir de células somáticas, se espera que esté disponible para las instituciones de investigación y hospitales del mundo, brindando un gran impacto positivo.

 

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |