Banner Tuvivienda
Lunes 28 de septiembre 2020   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Sábado 15 de octubre 2011

Entrevista a Carmen Vildoso: El Cardenal Cipriani es una persona bastante beligerante

Por: Juan Cruz Castiñeiras
Entrevista a Carmen Vildoso:  El Cardenal Cipriani es una persona bastante beligerante
Foto: servindi.org

¿Qué opinión le merece Aída García Naranjo, su sucesora en el cargo en este gobierno?

Desde que yo dejé el Ministerio de la Mujer se sucedieron dos gestiones más durante el gobierno del APRA, la de Nidia Vílchez y luego la de la Virginia Borra. Aída García Naranjo es la primera en el Mindes durante la gestión del Presidente Ollanta Humala.

Creo que ella tiene un reto bastante complejo pues su gestión coincide en este período con la iniciativa desde el interior del gobierno de crear el Ministerio de Desarrollo Social.

El Ministerio de la Mujer, originalmente denominado PROMUDEH, tiene todavía, para decirlo en términos de otros países, el equivalente a dos Secretarias o dos Vice Ministerios; por una parte, el Vice Ministerio de la Mujer y, por la otra, el Vice Ministerio de Desarrollo Social. Este último es desde lejos el que tiene más peso por presupuesto y por predicamento en la sociedad.

Esto es comprensible porque todo el mundo sabe que la lucha contra la pobreza es una batalla que tenemos que dar y nadie puede estar en contra de esto. Sin embargo, en el tema de la mujer y el de las relaciones de género no hay consenso; hay ópticas distintas que están influidas por visiones ideológicas, religiosas, etc. Es un tema más complicado de sobrellevar.

En este gobierno ha surgido una iniciativa para crear el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, el MIDIS, que se crearía sobre la base del Vice Ministerio de Desarrollo Social, más un programa de asistencia condicionada que se llama Juntos, el que actualmente depende de la Presidencia del Consejo de Ministros. Más un área del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) que es la Dirección General de Asuntos Económicos y Sociales que realiza, sobre todo, estudios y evalúa el impacto y la conveniencia de llevar adelante ciertos programas de desarrollo social.

Lo que ha sido hasta ahora el MINDES se segmentaría. Este se quedaría con la menor parte en términos presupuestarios, es decir el Vice Ministerio de la Mujer, y este ministerio, empequeñecido de facto, también tendría que librar la batalla más difícil que es la de remontar temas que cuestan debatir en nuestra sociedad, como por ejemplo lo que significa la discriminación contra la mujer y cómo combatirla, lo que significa el feminicidio que son los asesinatos que se producen contra las mujeres, muchas veces justificados por un ataque de celos. Se argumenta que al hombre le dio un ataque de celos y enceguecido por la ira mató a su mujer, y eso de alguna manera lo justifica. También se dan casos de violaciones, en los que se tiende a justificar a quienes las han perpetrado, disminuyendo así la importancia de las causas que han llevado a cometerlas.

¿Qué piensa del aborto terapéutico?, algo a lo que se opone el cardenal Juan Luis Cipriani.

Creo que el aborto terapéutico debería ser una opción factible, hay un marco legal en nuestro país que en principio lo permitiría, aunque no está claro en términos de protocolo. Creo que en primer lugar es un tema de consciencia, pero que también es un asunto en el que las familias en nuestro país, por sus circunstancias económicas y sociales, no tienen libertad para elegir.

Quiero ser muy explícita; si una familia es de clase alta o de clase media puede afrontar un embarazo que es peligroso para la salud de la madre. Es posible que pueda contar con los medios para las operaciones y tratamientos para tratar de salvar la vida de la madre y la del niño. Además, si el niño nace con graves deformaciones, ellos pueden darle un tratamiento adecuado. Eso está al alcance de las familias de clases altas y difícilmente para las clases medias.

En caso de familias de sectores populares, esto está absolutamente fuera de su alcance y tendrá que ser el Estado el que de soporte para que pueda, con libertad de consciencia, decidir qué hacer. Nuestro Estado no está en esas condiciones.

Usted que juramentó el cargo de Ministra de la Mujer, ¿qué pensó cuando vio a la Ministra García Naranjo despreciar, según algunos, a la cruz y a los santos evangelios a la hora de la juramentación?

No he visto que desprecie la cruz y los santos evangelios, yo no he notado ese gesto. Más bien en sus recientes declaraciones he visto que ha señalado que no desea confrontar con el Cardenal Cipriani. Yo la entiendo porque Cipriani es una persona bastante beligerante. Él ha venido sistemáticamente defendiendo diferentes causas políticas, durante el gobierno de Fujimori, en las elecciones en las que se presentó el FREDEMO, durante el gobierno de Alan García, en lo que concierne al tema de la Universidad Católica, y ahora en lo que respecta al aborto terapéutico. No sé si es su personalidad o es su temperamento, o es su vocación que lo lleva siempre a estar enfrascado en algún tipo de polémica.

A mí me resulta difícil comprenderlo, conozco muchísimos sacerdotes, yo me he formado en una familia católica, hay tantas causas que asumir en nuestra sociedad y no optar siempre por aquellas que siempre provocan confrontación. La verdad que yo no entiendo al Cardenal Cipriani, y entiendo que la Ministra Aída García Naranjo prefiera evitar confrontaciones con él.

¿Pero no piensa que en un país mayoritariamente católico como es el Perú el Cardenal Cipriani tendría que ser escuchado?

Es escuchado, no me cabe duda que es escuchado, tiene bastante llegada a los medios de comunicación y probablemente es una de las personas más escuchada en los medios de comunicación. En nuestro país hay libertad de cultos, está la Iglesia Católica como la preponderante, pero también han venido creciendo los sectores evangélicos. Existe en nuestro país desde el año 2002 un foro, el Foro del Acuerdo Nacional, ahí participa la sociedad civil, el Estado y los partidos políticos y se discuten temas políticos, sociales y económicos de mayor trascendencia a largo plazo. Por las iglesias participa la católica y la evangélica. Entonces, creo que no hay político en nuestro país que quiera confrontar con la Iglesia Católica ni con la evangélica.

TAGS: Mindes, Género
Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
4 comentarios
AL MARGEN DE LA BELIGERANCIA DEL CARAL HAY QUE RECONOCER QUE ES BASTANTE ENTROMETIDO EN TEMAS QUE NO LE CONCIERNENEN . CUANDO ASUMIÓ LOS HÁBITOS LO HIZO PARA SERVIR A DIOS (SUPONGO) Y DEDICARSE A LA ORACIÓN, PERO CON EL TIEMPO Y LOS ASCENSOS ESE FERVOR RELIGIOSO SE HA CONVERTIDO EN AFANES POLÍTICOS OLVIDANDO SU VOCACIÓN.
16 de octubre 2011
quieren cardenal que diga si a todo lo que diga el gobierno?, ja,ja y que gobierno, puro corrupto e inepto.
17 de octubre 2011
es un fascista bruto como todo cura, nada inteligente puede salir del hocico de un sacerdote sino puro oscurantismo por eso la única iglesia que ilumina es una incendiándose.
17 de octubre 2011
El Cardenal debe de dedicarse exclusivamente a lo suyo y no estar dando opiniones o sugerencias politicas, debe de preocuparse de como captar mas feligreses, dedicarse mas tiempo a la ayuda social, controlar mas a las parroquias a nivel nacional a traves de sus sedes regionales, etc. etc. y no entrometerse en los indultos, perdones, etc. a la sociedad civil no les agrada las intromisiones. POR FAVOR !!
17 de octubre 2011
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |