Banner Tuvivienda
Lunes 27 de junio 2022   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Domingo 11 de marzo 2012

Fernando Belaunde Terry: "Yo ya terminé mi tarea en la vida"

El expresidente narró algunos pasajes de su vida como mandatario y padre de familia.
Fernando Belaunde Terry: 'Yo ya terminé mi tarea en la vida'
Foto:senoriodesulco.com

El expresidente del Perú, Fernando Belaunde Terry concedió la última entrevista al diario La República cuando tenía 89 años de edad. En dicha conversación, Belaunde Terry habla sobre algunos pasajes de su vida personal y política. A continuación un extracto de la extensa entrevista realizada. 

Han pasado muchas cosas en su vida política. Usted conoció el sabor de la traición la madrugada del tres de octubre de 1968. ¿Qué detalles recuerda de esa madrugada?

Lo que recuerdo bien, pero no pensaba que el general Juan Velasco Alvarado fuera a actuar. Entonces mi reacción fue, pues, muy dura.

A usted lo llevaron a la División Blindada.

Me llevaron, sí.

¿Usted enfrentó a los generales?

¡Naturalmente!

¿Qué les dijo?

Bueno, muchas cosas. Además, mis discursos están publicados. Creyeron que me iban a amilanar con decir barbaridades y no. Ellos oyeron barbaridades.

Presidente, está usted bordeando ya los 90 años, ¿verdad? -Sí, estoy exactamente en los 89 años.

Pero usted era muy vital. ¿Siempre fue muy vital?

Sí, bastante. 

Hace poco ha tenido que enfrentar la muerte de su esposa, Violeta Correa. ¿Ella era el amor de su vida?

Así es. Claro, mi vida es larga. No puedo restringirla a cuarenta años, pero ella significó mucho para mí. Había una coincidencia completa. Ella era una persona quince años menor que yo, pero se acostumbró muy bien. Era muy fácil entenderse con ella porque tenía mucho de esa viveza criolla y no entraba en cuestiones conflictivas, pero dejaba una cosa dicha. Yo siempre tuve la mayor armonía con ella.

Usted le puso un epitafio infinito. «Espérame», le dijo. Eso es algo realmente conmovedor.

En realidad son pocos meses. Son apenas cuatro meses desde que falleció, pero yo me siento con el deseo ya de irme. Claro que comprendo que hay gente que me quiere, y mucho, tengo a mis hijos, a mis hermanos, en fin a toda la familia. Pero yo ya terminé mi tarea en la vida. Pero si me dan una yapa de vida, lo haré lo mejor que pueda.

¿Le gusta la vida?

Me gustó, sí, en un momento dado. Pero ahora comprendo que mi tarea ya se ha cumplido.

¿Eso es porque Violeta no está?

Me hace falta. Me hace mucha falta, y yo era un hombre de casa y aquí pasaba todo el día; tengo mi oficina en el tercer piso y ella colaboraba mucho conmigo. Ella no subía mucho porque tenía problemas con las escaleras, pero siempre me enviaba algún mensaje, breve y en forma muy irónica.

¿Usted cree que compartió con Violeta su pasión por el país?

Teníamos una misión muy parecida.

Usted era uno de los pocos peruanos que recorría el Perú a lomo de bestia.

Así es.

¿Qué sintió al recorrer el Perú? 

Una gran identidad. He llegado a caballo a muchos sitios y a pie a otros. Porque salíamos a hacer política durante todo un gobierno adverso. En esas épocas no esperamos hasta el último mes para hacer campaña, la hacíamos todo el tiempo y esto me hizo conocer mucho al país. Ahora ella siempre estuvo lista para acompañarnos.

¿Usted diría que la corrupción en el Perú ha sido producto de la cantidad de dictaduras, de la frecuencia de movimientos dictatoriales que hemos sufrido?

Sí, fundamentalmente. Porque, mire usted, hemos tenido dictadores que, en el fondo, no incurrían en una corrupción directamente. Por ejemplo (Augusto Bernardino) Leguía era un hombre muy fino y que había viajado mucho. Le gustaba la cosa ostentosa.

¿Y el poder?

Y el poder. En otros casos, ha habido presidentes muy desordenados en sus costumbres y también, y muy frecuentemente, ha habido mucha ostentación.

¿Cuánto tiempo estuvo usted preso?

Estuve alrededor de doce días. Luego vino la cuestión de la fuga y yo me tiré al mar.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
1 comentarios
Un estadista a carta cabal. Fernando, que Dios te tenga en su ceno.
12 de marzo 2012
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan