Banner Tuvivienda
Domingo 26 de mayo 2024   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Domingo 18 de marzo 2012

Susana Higuchi: "El entorno de Fujimori es capaz de matar"

Ex Primera Dama en picante charla.
Susana Higuchi: 'El entorno de Fujimori es capaz de matar'
Foto: peruenlinea.pe

Entrevista de César Hildebrandt, tomada del semanario “Hidebrandt en sus Trece” y publicada bajo el título “El día que Fujimori me odió más que nunca” el 14 de septiembre de 2010.

-¿Cree usted, realmente, que puede llegar a la presidencia de la República o todo esto es un globo sonda para probar otras cosas?
–Vamos por buen camino. He recibido mucho apoyo popular. Empezó como una agrupación de mujeres en lca y ahora es este movimiento que usted ve.

-¿Alguien la financia?
–Esta academia ha funcionado dos veranos y esos fondos son los que se están usando.

-¿Y de dónde sacará el dinero para comprarse un tractor, como el que usó su marido en la campaña del 90?
–No necesito ningún tractor. Sólo la bandera de la honradez.

Su marido también hablaba de ello en 1990. ¿Recuerda aquello de la honestidad en el lema de Cambio-90?
–Eran palabras. Yo digo, como nos enseñaron los incas: «No robes, no mientas, no seas ocioso». Y veo que están robando y están mintiendo.

– ¿No habrá sido una genial idea del Servicio de Inteligencia utilizarla a usted para distraer la atención y “rebajar” la candidatura del ex secretario general de la ONU, Pérez de Cuéllar?
–No son tan inteligentes. ¡Han hecho tantas burradas… ! Sólo saben jugar a las damas y esto es ajedrez.

¿Cree usted que esto es teatro?
–Sólo recojo la impresión de algunos.

¿No es usted, entonces, el equivalente con falda de Fujimori?
– ¿Me ve usted así?

–No. En primer lugar, es usted una persona agradable.
–Se lo agradezco.

–Su marido ha dedicado dos tercios de su gestión a desprestigiar a los partidos políticos. ¿Cree usted ahora que para fortalecer la democracia es necesario devolverle la salud a los partidos?
–Así lo creo. Y en eso estamos.

– ¿En dónde están los desacuerdos mayores con Alberto Fujimori?
–Para empezar, en la política económica, que se ha hecho a hachazos y machetazos. Mire, yo también podría bajar la inflación a cero. Le aseguro que lo haría en tres meses. Claro, que entonces la mitad de la población se moriría de hambre.

–No parece ser solamente una hipótesis. Eso se ve en las calles.
–Eso es realidad. ¿Sabe en cuánto ha aumentado la tuberculosis? Hay hambre y demasiada pobreza.

-¿Ha tenido algún contacto telefónico con su marido?
–Nada, desde el mes de agosto.

-¿Qué sintió cuando, refiriéndose a usted, Fujimori habló de “boberías”?
–Que estaba hablando con el hígado. Y últimamente eso no es raro en él.

–El marido que era bueno y que el poder hace irreconocible. Ése es el resumen de esta historia, ¿verdad?
–Puede decirse que sí.

-¿Y usted quiere rescatarlo, recuperarlo?
–Así es.

–Y entonces, el sueño del partido y el programa y la lucha contra la corrupción ¿son un pretexto para una cruzada eminentemente personal?
–No. Estoy luchando contra la corrupción porque la corrupción es parte del poder en la actualidad. Y quiero participar en política porque, después de lo que he visto, quiero ayudar a salvar a mi país.

-¿Cree usted que las elecciones serán limpias?
–Es evidente que no.

– ¿Hará uso su esposo de todos los mecanismos del poder para conseguir la reelección?
–Eso está claro. Lo estamos viviendo.

–Ha hablado usted del intento de secuestro del que fue víctima. ¿Podríamos temer por su vida?
–Todo parece posible en el país. Pero diré algo que no quiero que parezca teatral: no le tengo ningún miedo a la muerte. La vida que llevo es un regalo.

–Usted conoce muy bien al hombre que dice amar todavía y muy bien al entorno que lo corrompió. ¿Es gente capaz de … ?
-¿De matar?

–Así es.
–Sí. Son capaces.

-¿Ama usted, realmente, a su esposo, todavía?
–No olvide que soy madre, que tengo cuatro hijos y que soy católica y chapada a la antigua.

–No me contesta. ¿Lo ama?
–Amo a la persona que recuerdo que fue. El poder lo cambió por completo y lo transformó en un monstruo.

-¿Qué le diría usted a los peruanos para que no voten por el continuismo?
–Les diría que es momento de decirle no a las mentiras, no a la falta de principios y valores, no al resentimiento.

–Si su marido cambiase de asesores y allegados, ¿volvería usted con él?
–Me costaría creerle. Te cuesta creer cuando se te ha engañado no setenta veces siete, sino cincuenta mil veces.

-¿Tiene usted, como tantos otros peruanos, los teléfonos intervenidos?
–Todos, sin excepción.

- ¿Y cómo hace para comunicarse?
–Yo, tranquila. Hablo sin temor porque digo la verdad. Sé que hay micrófonos en esta habitación.

-¿Lo sabe?
–Lo he comprobado varias veces. –O sea, que esta entrevista está siendo grabada.

¿O sea, que tengo una competencia desleal en este cuarto?
-(Risas) No tenga dudas. Lo que pasa es que no es competencia porque no se atreverán a publicarla.

–Me alivia, Susana, saber eso. Pero todo esto es siniestro, créame. Parece la Rumania del 85. Es de náuseas.
–Qué bajeza, ¿verdad? ¿Por qué hemos llegado a esto?

-¿Sufrió usted humillaciones en los últimos tiempos?
–Incontables, en todo el sentido de la palabra. Porque no las puedo contar y porque me da vergüenza contarlas.

-¿Podría darme una idea?
–Escupitajos, empujones. Ha habido de todo. Fue una guerra sucia. Peor que de callejón.

–Reconforta comprobar que eso no la ha amargado.
-¿Sabe? Ningún escupitajo me caía. Ningún insulto: de quién estarán hablando, decía …

–Si en 1989 usted hubiera sabido lo que hoy sabe de su esposo, ¿lo habría acompañado tan entusiastamente como lo hizo?
De ninguna manera. Le hubiera dado con un palo en la cabeza.


Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan