Banner Tuvivienda
Miércoles 29 de junio 2022   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Martes 20 de marzo 2012

Hugo Viladegut: "La suerte uno mismo la genera"

El hombre de la voz institucional de RPP cuenta sus inicios en el mundo de la radio.
Hugo Viladegut: 'La suerte uno mismo la genera'
Foto:laindustria.pe

Hugo Viladegut es una de las voces más reconocidas en el Perú. Es locutor principal de RPP y profesor universitario. Empezó su travesía alrededor salas de grabación a los 15 años y, desde entonces, ve al periodismo como una de sus más grandes pasiones. La siguiente entrevista fue realizada en el 2007 por el periodista Roberto Paredes.

¿Qué es el periodismo?

Para mí es una pasión, en la medida en que uno ama la verdad, que no tiene muchos seguidores  y eso hace que uno tenga pocos amigos. Los periodistas son entes solitarios que deambulan por todo sitio como las águilas. El periodismo es una ciencia que engloba otras ciencias para establecer una realidad, interpretando las conductas de las personas”. Cualquier persona tiene el talento para incursionar en la radio solo necesita desarrollar las capacidad que tiene, la radio no es solo una voz bonita, “el peor defecto es creer ser locutor sin serlo, no alcanzar las competencias que se necesita un locutor. Es saber responder al problema cuando se presenta en el momento, algo difícil pero no imposible. Eso se gana con la experiencia”.
Representante del Perú en Ecuador en el seminario “La radio en la pos convergencia digital” con el tema “Géneros y formatos de radio en  Internet” reuniendo a los periodistas radiales más importantes de Latinoamérica. Hugo Viladegut hace fama al Perú como uno de los pioneros en periodismo radial en Sudamérica.

¿A qué edad te iniciaste en el mundo de la locución?

Aun recuerdo la primera vez que me atreví a locutor en la radio, fue realmente catastrófico para mí. Dios si me temblaban hasta los cabellos, bueno ese nerviosismo era algo ciertamente lógico, tenía 15 años, a esa edad no se tiene ninguna seguridad, era un chiquillo que jugaba a ser grande. Pero si hay algo que conservo desde esos miríficos momentos era ese afán incontrolable casi febril de anotar todo, hasta la hora en que terminaba de locutor. Pero ese gran temor inicial y necesario creo yo, poco a poco se fue convirtiendo en seguridad.
Siempre hubo gente de gran corazón que me apoyo desde el comienzo de esta gran aventura, recuerdo a un gran señor, dueño de una empresa de transportes, que al ver que yo iba a dejar la locución exigió a la radio mi reposición, amenazando con comprar un espacio que sería de corte folclórico poniendo como auspiciador a la empresa de transportes que él dirigía, exigiría también que yo fuera el conductor principal de ese espacio. Como el hubieron otras personas, filántropos que reconocían en mí (aquel chiquillo al que le temblaba todo) un gran talento, yo se que lo único que querían era que yo no me pierde como lo hacen todos esos jóvenes que poseen un gran talento pero por la falta de oportunidades no logran desarrollarlo, fue entonces que se convirtieron en mis favorecedores, en mis mecenas. Otro de ellos era el señor Rafael Aguilar Camacho lamentablemente ya fallecido hace mucho tiempo, otro era el señor Javier Triveño que es otro empresario (ahora dedicado a las minas) que también le exigía a la radio que yo fuese la voz.
Actualmente existen muchos auspiciadores que también exigen mi voz en sus comerciales, como los bancos, las cervezas y últimamente aerolíneas Estar Perú empresa que también exige a la radio que yo sea la voz que identifique a sus productos. En fin siempre “Hay ese tipo de personas que están obsesionadas con la voz de alguien”

¿Qué otra profesión hubieses elegido?

Si me preguntaran que hubiese sido si no hubiera sido periodista radial, yo contestaría categóricamente y sin dudar periodista radial, y si hubiese sido mujer también sería periodista radial claro que con falda y un bonito peinado, es más mi familia de alguna forma está relacionada con el periodismo.
Mi abuelo ha sido periodista. Mi padre ha sido matemático, pero ahora habiéndose retirado de la vida de la docencia activa se ha dedicado a la investigación de la lingüística y se ha dedicado a estudiar el lenguaje de todos los medios, o sea que a sus 82 años mi padre se ha convertido en otro periodista. Mis hermanos todos son profesionales y en la actualidad de una u otra forma están relacionados con la radio. Mis hijos en estos momentos están estudiando otras carreras pero cuando terminen estas, también van a estudiar periodismo.
Tengo correspondencia con los Viladegut de todo el mundo, siempre me escriben y lo hacen porque ven mi nombre en la red, me escuchan por la radio y también por Internet, hay una chica Viladegut que vive en Israel, me escribe constantemente, ha resultado ser una prima muy cercana. De España específicamente de Cataluña (Barcelona) he recibido correspondencia de otro Viladegut que se llama Percy y que también es otro personaje, es ingeniero y resulta que somos descendientes de la misma estirpe, ya que en Cataluña en el pueblo de Jerez hay un monumento al maestro Baltasar Viladegut que sería uno de los Viladegut más antiguos, más o menos del año 1700, en este pueblo se le brinda tributo a este Viladegut porque fue él quien investigo sobre su historia.
Uno va viendo las cosas como van ocurriendo en la familia, y entonces uno se emparentado con el periodismo, “El periodismo es un bicho que uno adquiera y que queda marcado para siempre” y también yo creo que queda marcado para muchas generaciones.

¿Por qué en el Perú existen pocos grupos radiales?

Si en el Perú existen pocas radios informativas simplemente es porque son muy caras, en general la radio es cara. Se tiene que tener un soporte de ventas, y un soporte de marketing muy grande y profesional, si esto no sucede la radio se cae se apaga, se consume rápidamente como una velita.
Siempre ha habido intentos de competencia contra Radio Programas del Perú, pero siempre han fracasado, y han fracasado simplemente porque no han tenido un soporte de ventas muy fuerte, soporte que tenga que estar basada fundamentalmente en los niveles de audiencia.
Ahora bien la radio en Internet tiene otra naturaleza, mirémoslo de esta manera, la radio clásica es una radio de lenguaje caliente porque solo utiliza el oído para poder ingresar a la mente del usuario, la radio en Internet utiliza la vista, el oído y además el tacto porque para colgar un mensaje en el blog tienes que usar el tacto para escribir en el teclado, se utiliza la vista porque se van a ver mensajes que complementan lo que se está escuchando, entonces aquí ya entran en juego otras cosas, el lenguaje caliente de la radio se enfría para poder interactuar, esto hace que él oyente tenga que usar otros sentidos, va a existir una ida y una venida es decir una pregunta y una respuesta, la respuesta la va a dar cada vez más el foro, es decir el participante.

¿Hacemos buena radio?

Yo pienso que el periodismo radial peruano es el de los mejores de la región, sin lugar a dudas que junto a Colombia y Argentina somos líderes en Latinoamérica.
Sobre todo porque tenemos una radio que ha desarrollado muchos formatos hablados y esto básicamente en Radio Programas del Perú, esta es una corriente mundial que está siendo liderada por la CNN que tiene formatos íntegramente hablados.
Ahora bien naturalmente que las webs parlantes tienen que combinar con textos, fotografías y a veces videos, la información que ofrece a sus usuarios, es otra naturaleza. “El lenguaje que se está utilizando es mixto”.

¿Cuál ha sido tu entrevista más memorable'

La entrevista más memorable que he realizado es sin lugar a dudas a Luis Alberto Sánchez, lastimosamente nunca guarde esa entrevista.
Que Luis Alberto Sánchez me haya soportado una entrevista de una hora ha sido un logro para mí, y según su secretario personal yo he sido la única persona a la que ha concedido una entrevista tan larga, si realmente es una gran satisfacción para mí.
No guardo esa entrevista porque no fue sobre política, tampoco sobre literatura o su partido político ni sobre su desempeño en el senado, fue un testimonio acerca de Lima.
Contó cómo era Lima sin luz y como se hizo la luz en Lima y como se le llamo la ciudad luz, este testimonio fue sumamente valioso para mí, sobre todo cuando dijo: “Cuando se hizo la luz de noche y se encendieron los faroles a gas, aquello fue el descubrimiento de que la noche ya no era noche, sino que la noche estaba iluminada”.
Yo tengo gratos recuerdos de esa entrevista, creo que realmente fue una entrevista muy valiosa para mí, una experiencia única como entrevistador, y sobre todo me siento orgulloso de que él haya querido darme esa entrevista, y aun más de que me haya soportado durante una hora mis preguntas impertinentes y al aire ya que nada estaba grabado, “Luis Alberto Sánchez nunca perdió la paciencia conmigo”.

¿La gente siempre te reconoce?

Cuando voy por la calle siempre me reconocen y esto básicamente por la voz. Los taxistas, la gente común cuando me escucha me dice usted trabaja en la radio, algunos se acuerdan también de la imagen, esto para mí es una cosa tan cotidiana, “creo que me siento mal cuando la gente no me reconoce”. Me doy cuente del prestigio que tengo, cuando llego a la universidad y los alumnos se sienten encantados con las clases que yo dicto.

¿Cuál fue tu primera pasión?

El teatro es mirífico, yo hice de todo en el teatro, de protagonista, de extra y hasta de telonero, digo sin temor a equivocarme que el teatro ha sido mi primera pasión, y si ahora no hago teatro es porque no tengo tiempo.
Suelo ir a ver obras de teatro, aunque eventualmente ya que no dispongo de mucho tiempo para darme esos gustos, tengo que ir porque siento que “el teatro alimenta mi alma”.
Recuerdo que muchas veces en plena actuación me olvidaba los diálogos, en la obra  “Los árboles mueren de pie”, se me nubló la mente por el nerviosismo y tuve que decir lo que se me venia a la mente.
En el colegio hice el de “Valija” que era una obra teatral de Sebastián Salazar Bondy, aunque la obra que más recuerdo es “Domingo siete” de Leonidas Yeroby donde hice el papel de dueño de casa, ahí también me olvide los parlamentos y no me quedo más remedio que improvisar.

¿Crees en la suerte?

La suerte uno mismo la genera, a mí nunca me gusto jugar a la ruleta, tampoco me gusta el casino.
Yo creo que cada uno forja su destino, esa es mi percepción de la vida, yo siempre me repito la siguiente frase: por larga que sea la noche, siempre hay un amanecer, que siempre está latente la esperanza, pero uno siempre tiene que tener presente de que en el momento más crítico, siempre hay personas más tristes que tú, entonces esa tiene que ser tú luz para mirar al final del túnel, siempre va a ver una salida para tu problema” nos dice.

Seremos felices en la medida que Hugo Viladegut siga en la radio, con su melodiosa y potente voz cautiva a los radio escucha, pero ¿hasta cuando estará Hugo Viladegut disponible? ¿Encontraremos nuevos talentos con conocimientos técnicos? Todavía es muy prematuro pensar en ello, al fin y al cabo la esperanza es lo último que se pierde o como diría nuestro locutor, “siempre hay un amanecer”.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan