Banner Tuvivienda
Martes 18 de enero 2022   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Viernes 30 de marzo 2012

Ricardo Vásquez Kunze: "Valdés tiene que tomar clases intensivas de política"

Analista político cuestiona trabajo de premier.
Ricardo Vásquez Kunze: 'Valdés tiene que tomar clases intensivas de política'
Foto: Cesar Revilla

Ricardo Vásquez Kunze, uno de los analistas más finos de la derecha peruana, asegura que el presidente Humala va por buen camino, pero que al premier Valdés le urge tomar clases de política. En esta entrevista con el diario La Primera, Vásquez Kunze dice que la izquierda no debió de irse tan rápido y que se dejaron apanar por una derecha recalcitrante, habla sobre el conflicto de Conga y del actual gabinete.  

-Más allá de la izquierda, ¿cree que el presidente Humala está rompiendo con el pueblo que lo eligió?
-No creo, porque el pueblo que lo eligió es muy variado. Está el treinta y pico por ciento de LA PRIMERA vuelta, y el cincuenta y tantos de la segunda. Con los primeros está cumpliendo con los programas sociales que fueron el bastión de su campaña, y con el veinte por ciento restante está cumpliendo con la Hoja de Ruta y con no haber alterado el sistema de libertades públicas, uno de los grandes temores, y haber entendido que la inclusión social y los programas sociales van de la mano con la generación de riqueza, y por tanto, ha tenido que conservar ese modelo creador de riqueza. No veo que haya roto con el pueblo que lo eligió, por lo menos las encuestas no lo dicen así.

-Pero el Fujimorismo, el PPC y otros sectores que fueron derrotados en las elecciones presidenciales están contentos con la política de continuidad que Humala cuestionaba antes.
-Yo apoyé a Humala en la segunda vuelta. Es más, no me molestaba tanto ni siquiera en LA PRIMERA, y eso que vengo del sector que Ud. menciona. No tengo la culpa de haberme dado cuenta antes que ellos que Humala no iba a ser Chávez. Algunos amigos de mi sector político se dieron cuenta después de seis o siete meses. Entonces, mi alegría tuvo siete meses de anticipación. Pero también me parece que puede darse esa sensación, pero más porque un sector que apoyó a Humala se ha retirado del gobierno, entonces, el otro sector que ahora sabe que no era ni Chávez, ni Velasco, se da cuenta que no hay por qué tirar huevos. La pregunta sería por qué se fue el otro sector.

-¿Se fue, o más bien lo sacaron?
-Yo creo que se fue.

-A Carlos Tapia lo sacaron.
-Sí, pero los otros se han ido poco a poco. No creo que los hayan votado. Se han ido. Me parece un poco apresurado y políticamente mal manejado de su parte, porque cuando uno en política deja espacios, simplemente lo van llenando otros.

-¿A quiénes se refiere exactamente?
-A Sinesio López, a Jiménez, etc. A esas personas no las han echado. Se han ido porque consideran que no tienen la influencia que pensaban tener. Si ellos se hubieran quedado, su voz seguiría siendo escuchada en el algún momento.

-Pero Félix Jiménez como asesor de Humala, estaba un poco perdiendo el tiempo porque no se reunía con él. Humala no lo convocaba.
-En algún momento lo iba a convocar. Creer que a los seis meses, el gobierno ya está terminando es una ilusión. Quedan más de cuatro años y medio, y uno no sabe hasta qué momento, lo que hoy estamos transcurriendo como camino político, puede variar de acuerdo a las circunstancias. Y aunque no creo que varíe mucho, la izquierda tuvo que hacer la lucha, no por sus ideales maximalistas, sino por los minimalistas.

Obviamente, ya no va a poder hacerla porque ya no está en el gobierno. La izquierda ha cometido el terrible error, no solo de salirse, sino de poner a Humala como una especie de traidor. Me parece de mal gusto y bastante mal manejado que ni bien salgan, empiecen a cuestionar, a despotricar, a decir que Humala es un Atahualpa, prisionero de Conga y cosas por el estilo que no vienen al caso. La izquierda ha manejado mal su timing político, no tenía por qué irse tan rápido. Por su puesto que la derecha más recalcitrante ha celebrado que se vayan.

-No solo ha celebrado que se vayan, pues ni bien nombraban a un izquierdista en un cargo de gobierno, le hacía cargamontón en la lógica de que alguien de izquierda no puede entrar a la gestión pública.
-Eso me parece una tontería porque el treinta por ciento que votó en LA PRIMERA vuelta, tenía más o menos ideas de izquierda o progresistas, pero ahí vemos también la poca habilidad política porque ellos se han dejado apanar y arrinconar por las críticas de una derecha que es bastante vocinglera.

-Dejando de lado a Sinesio López, Carlos Tapia, Félix Jiménez y otros miembros de Ciudadanos por el Cambio, hay un pueblo al que le prometieron agua en lugar de oro, y en general poblaciones en conflicto con la gran inversión, a los que García denominó como perros del hortelano y que Humala encarnó electoralmente. ¿No cree que el presidente se va alejando de ellos?
-Es cuestión de percepciones. Según las encuestas, eso no está pasando. Tampoco creo que pase en el futuro porque el gobierno de Humala está realmente mentalizado con que el aporte que va a hacer a esos excluidos está en el éxito de los programas sociales. Dichos programas están avanzando, si no no estaría Humala con cincuenta y tantos por ciento o más.

-¿Me está diciendo que ese porcentaje de aprobación tiene que ver con el bono Pensión 65 a veinte mil personas por ejemplo?
-Ese bono 65 acaba de ser inaugurado, pero en el futuro va a seguir incrementándose. Los programas sociales van a ser que no se rompan los puentes que tenía con esos sectores.

-¿Qué modelo de gobernabilidad está construyendo Humala entonces?
-Conservar el crecimiento económico que genera riqueza, y distribuirlo mejor a través de programas sociales bien gerenciados. Por eso puso el impuesto a las sobreganancias mineras y otras cosas más.

-Ud. ve el problema de la inclusión y la redistribución en el Perú, como un tema básicamente gerencial y no tanto político.
-No. Incluir a los excluidos es un tema político. El tema gerencial está en cómo se incluye en los hechos a los excluidos. Y para eso los programas sociales tienen que ser administrados de una manera eficiente.

-Pero eso supone que la inclusión se agota en el asistencialismo.
-Depende de cómo veamos los programas sociales. Asistencialismo no. Los programas sociales deben ser aquellos que den una oportunidad para que los demás surjan y el mercado es el que al final termina de incluir a los excluidos. Pero hay un nivel en el cual esos excluidos están tan excluidos que el mercado no los puede incluir.

-Cuando Humala estaba preparándose para asumir el gobierno, recibió presiones de los poderes facticos que querían conservar el BCR y el MEF. Finalmente lo lograron, entonces ¿no cree que se entregaron muy fácilmente dos instituciones claves de gobierno, teniendo Humala un equipo económico listo y un poder de convocar a las masas para cambiar una correlación de fuerzas adversa?
-Eso no sabría decirlo; si se apuró o no se apuró, porque puede que se haya convencido de que era lo mejor mantener a esas personas en esos puestos claves. Sobre el fondo del asunto, tengo que decir que un presidente nunca puede dejarse arrinconar por ningún poder. Ni el de los ricos, ni el de la turba guiada por demagogos. El Presidente tiene que ser un árbitro entre los que están muy arriba y los que están muy abajo, y eso es lo que demuestra que tiene poder. Cuando un presidente es jalado para un lado o para otro, se convierte en el líder de una facción y no en el líder de un país.

-¿Usted cree que Humala, más que dejarse influir, ha hecho un cambio ideológico?
-No sé si está haciendo un cambio ideológico, porque la Hoja de Ruta era un cambio por lo menos político anunciado durante la segunda vuelta. Quien veía la Hoja de Ruta, no veía que iba a entronizarse Fidel Castro, Velasco ni Hugo Chávez. Eso solo lo veía una derecha que estaba totalmente histérica ante la eventualidad de que llegue Humala.

-Ud. dice que el Presidente debe ser un árbitro, pero con Conga, ¿Humala es un árbitro o está parcializado con Yanacocha?
-Que el Presidente desee que el proyecto se realice, no quiere decir que esté parcializado con la minera. El Presidente es árbitro en el sentido que ha visto que el Perú no puede perder cinco mil millones de dólares de inversión.

-De los cuales, más de tres mil representan solo la compra de un molino para producir concentrados de oro y cobre…
-Bueno, pues ¿y?, ¿los otros dos mil millones y el impuesto a la renta que se les va a sacar?, ¿la producción? Eso es un hecho, uno no puede darse el lujo de tirar el dinero de la inversión y sacarlo de la perspectiva nacional.

-O sea que estamos en el punto de decir que si Conga no va, nos vamos al abismo.
-No vamos al abismo. Pero si Conga no va, mañana no va otro y pasado no va un tercero. Entonces, ¿quiénes no vienen a invertir acá? Ese es el asunto. Cualquier gobernante no dejaría que se escape un proyecto de esa naturaleza. Evidentemente, la minera tiene que asegurar que no va haber un déficit de agua, que los cuestionamientos razonables al proyecto sean subsanados.

-Sobre el actual gabinete, en el que Valdés y Castilla han ampliado su poder, ¿cuál es su apreciación?
-Castilla es una persona muy discreta que está en sintonía con el Presidente de la República. Se ha tejido una relación de confianza entre ellos. En cuanto a Valdés, él ha sido traído por el Presidente. Es amigo de él. Tiene una relación también estrecha. Sobre el gabinete, he escuchado las declaraciones del presidente del Consejo de Ministros y creo que el gabinete es técnico-gerencial. Prácticamente se ha dejado de lado la parte política, y creo que en los tiempos que corren es un grave error, porque en primer lugar corren tiempos difíciles mundialmente, y la política va a tener mucho que decir.

Los técnicos han sido sobrepasados por los acontecimientos. La situación mundial es una cuestión política. Los gabinetes técnicos funcionan en una coyuntura donde hay paz social, statu quo que no se mueve.

-¿Suiza?
-Por ejemplo. Y ya vemos que hay un problema con Conga que todavía no se ha resuelto…

-Viene la marcha del agua.
-Viene esa marcha y seguramente termina el verano y habrán otros conflictos sociales más. Ahí los gabinetes técnicos no funcionan. Hay que tener un muy buen manejo político, independientemente de que el Estado se tiene que gerenciar de manera eficiente. El presidente del Consejo de Ministros va a tener que tomar clases intensivas de política para afrontar los problemas sociales y políticos que se vienen, porque yo no creo que con el solo manejo gerencial pueda enfrentarlos.

-¿Es decir que Valdés no está preparado para ser premier?
-Hasta el momento no lo está haciendo mal técnicamente, pero políticamente creo que debe tener por norte ser un paraguas del Presidente, pero algunas declaraciones de Valdés no han cumplido esa función como cuando dijo que los peruanos estamos esperando un gobierno como el que hubo entre el 90 y el 95. Esas cosas generan enemistades políticas, y eso en época de crisis es innecesario, máxime cuando se generan entre los aliados políticos. Valdés es honesto y capaz, pero las circunstancias actuales requieren un rápido aprendizaje político.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan