Banner Tuvivienda
Domingo 26 de mayo 2024   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Domingo 20 de mayo 2012

Mayor de la Policía "Bica": El objetivo era capturar vivo a "Artemio"

Se trata de uno de los jefes de la operación que detuvo a cabecilla terrorista.
Mayor de la Policía 'Bica': El objetivo era capturar vivo a 'Artemio'
Foto: laindustria.pe

El mayor de la Policía “Bica”, de la División de Investigaciones Especiales (Dinesp), es uno de los principales protagonistas de la Operación Perú que permitió la captura de Artemio. En entrevista con el diario La Primera aclara cómo fue realmente herido el senderista. Asegura que le disparó la propia Policía en una refriega y que pudo escapar ayudado por la noche y porque conocía muy bien la zona.

¿Hubo un solo infiltrado en la cúpula de Artemio?
–No voy a decir nombres, porque debo proteger a esas fuentes con las cuales hemos trabajado, pero esa versión de que hubo un solo infiltrado es mentira. Hubo varios dentro de la organización de Artemio que trabajaron para que pueda darse la captura, porque con uno, no habríamos logrado nada. Y los que estaban dentro no sabían de los demás, de esa manera confirmábamos lo que nos informaban. Artemio era muy desconfiado, de repente se deshacía de media columna y seguía su camino. Por eso necesitábamos varios colaboradores dentro.

–¿Y la versión de que un infiltrado disparó a Artemio?
–La intención fue capturarlo vivo y me alegra que haya sido así, porque si moría habría sido recordado quizá como un héroe popular. Ahora la gente está entendiendo que este delincuente presumía de ser un luchador social, que se amparaba en una organización para traficar, vivía del narcotráfico y explotaba a la gente para su beneficio.

–¿Cuándo empezó el trabajo?
–Hubo una investigación preliminar de la Cuarta Fiscalía Provincial Penal, que concluyó con el caso Eclipse y la operación Huracán que nos dio mucha información de los financistas madereros ilegales y cocaleros, ahora procesados, que sustentaban a “Artemio”. Así captamos a mucha gente que se daban cuenta que no era juego estar con “Artemio” porque iban a terminar en la cárcel. Entonces muchos se acogieron a colaborar, nosotros los evaluamos y escogimos a las personas adecuadas.

–¿Abandonaban a “Artemio” entonces?
–En las últimas entrevistas que dio Artemio fue cambiando de tono y hasta pedía perdón. Se dio cuenta que íbamos avanzando y la gente sabía que si lo apoyaba terminaría en la cárcel. Entonces “Artemio” fue quedándose solo, era como un leproso en Huallaga.

EL DÍA D

–¿Por qué se decidió actuar el pasado jueves 9 de febrero?
–Teníamos a los informantes y nosotros, que éramos veinte, veníamos siguiendo a “Artemio”. Y solo esperamos, en base el cruce de información, que “Artemio” se exponga en un lugar abierto y de fácil acceso. Entonces se dio el encuentro.

–¿Seguro que no fue uno de los infiltrados quien hirió a Artemio?
–Artemio fue herido por nosotros, en la refriega.

–Si estaba cercado ¿entonces cómo escapó?
–La noche lo ayudó. Así, a pesar de estar herido, pudo haber pasado por nuestro lado sin que nos diéramos cuenta. Él conocía muy bien la zona y nosotros debíamos también cuidar nuestras vidas. Esperamos entonces la mañana para rastrearlo. Luego a Artemio se le encontró en una zona inaccesible de Zion, a la que solo se llega en bote.

–¿Usted estuvo en el momento de la captura?
–No. Luego que “Artemio” escapó se unieron diversos grupos; uno de esos grupos lo encontró.

–¿Cuántos quedan de la gente de Artemio?
–Son muy pocos, solo los que escaparon.

–¿La recompensa de los cinco millones de dólares debe ser para la Policía?
–Nosotros no somos mercenarios. No trabajamos por recompensas. Eso debe ser para los que colaboraron con nosotros.

–¿Es cierto que los colaboradores principales están ya fuera del país?
–Se han adoptado las medidas para protegerlos y ya están en zonas alejadas. Se está especulando demasiado en la prensa y poniendo en peligro a gente que no tuvo nada que ver. Por ejemplo, han hablado sobre el tal Dante y han puesto en peligro a su familia. Asimismo sobre mi persona, me han sacado con mi nombre completo. La prensa debe tener sus límites.

–¿Es cierto que malos elementos de la Policía que conocían de la operación de ustedes ayudaban a escapar a Artemio?
–Eso es cierto. Hemos tenido muchos obstáculos, pero estábamos decididos a atraparlo cueste lo que cueste.

–¿Sabe si “Artemio tenía contacto con políticos de Lima?
–No sé de dónde sale eso. Los equipos (teléfonos) de Artemio están acá (en el Huallaga) y nadie los ha revisado. Además aún no se hace un estudio técnico para saberlo.

–¿El momento de la captura fue escogido por criterios políticos? ¿Por qué no lo capturaron antes?
–Hay sectores que están hablando del personal policial como si fuéramos oportunistas, como que elegimos el mejor momento para capturarlo. Hay que ser imbéciles para dejar un asesino libre, dejarlo acribillar a campesinos, Policías o militares, pensando en el momento conveniente. Eso es indignante. Esto fue parte de un proceso. Es un trabajo de años. Así se dan las otras capturas y debilitamos el entorno de Artemio. Es el Huallaga, donde increíblemente Michel Martínez casi llega a la vicepresidencia regional de Huánuco; es decir, que no era como atrapar pandilleros. Tuvimos que infiltrar gente entre empresarios, cocaleros, bases de apoyo, y la propia cúpula. Además aquí participó la cooperación internacional que está pendiente de nuestra labor.

–¿El presidente Humala supo de la fase final de la operación?
–A través de los canales correspondientes debió estar informado. Yo creo que sí.

–¿El “Camarada José” está tratando de ingresar al Huallaga tras la captura de Artemio?
–A José lo solicitan los narcotraficantes desde el 2010 porque se sentían desprotegidos al notar a Artemio debilitado en el Huallaga. Se conoce que José insiste en entrar en esta zona, al tener más contingente, y ahora con más razón porque tiene la cancha libre, pero lo va a tener que pensar dos veces.

–¿Por qué?
–Por las circunstancias y el movimiento policial en la zona y sobre todo por la recompensa de cinco millones de dólares que existe por su cabeza. “Artemio” engañaba al pueblo a través de propaganda: que lo de la recompensa por su cabeza era mentira y le creían. Ahora que se sabe que la recompensa es cierta, “José” debe estar temblando. Con cinco millones por su cabeza, para un delincuente ya no es lo mismo.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan