Banner Tuvivienda
Jueves 29 de febrero 2024   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Lunes 11 de junio 2012

Víctor García Belaunde: solo algunos congresistas son mis amigos

Parlamentario acaba de cumplir 63 años y nos adelanta parte de sus próximos proyectos culturales.
Víctor García Belaunde: solo algunos congresistas son mis amigos
Foto: Diario 16

Víctor García Belaunde acaba de cumplir 63 años de edad. Nos abre las puertas de su casa, en Monterrico, para dialogar sobre su reciente onomástico, sus discrepancias caricaturescas con su esposa Lucila Velarde y su incursión en la investigación del trabajo ministerial de algunos gobiernos como el de Alan García. Siete horas antes de concedernos la entrevista, Víctor García Belaunde estuvo festejando el que sería su cumpleaños número 63. Aunque en realidad su onomástico fue el último miércoles 6 de junio, decidió celebrarlo recién el día viernes 8, fecha en la cual sus colegas políticos no tendrían objeción de asistir, dice.

Y no se equivocó. La crema y nata de la política en el Perú y algunas autoridades extranjeras se dieron cita en su residencial en el distrito de Monterrico, el mismo lugar en donde nos recibe, con ese porte sobrio que lo caracteriza, pues nos confiesa que no bebe licor. Prefiere un vaso de agua o gaseosa antes que una copa de vino o un vaso de whisky. “¿Si soy el amigo elegido? Sí, lo soy”, dice.

Sumergido en la política desde muy joven, el congresista de Alianza Parlamentaria asegura que ello no fue impedimento para disfrutar de su etapa como adolescente. A diferencia de los jovencitos de hoy, ‘Vitocho’ –como le dicen sus colegas parlamentarios y los medios locales– confiesa que su “juerga” era viajar a las diferentes provincias del país para enriquecerse de la cultura de los lugares más recónditos del Perú. Era su hermano ‘Joselo’ –el excanciller José Antonio García Belaunde– quien lo acompañaba en esas aventuras de quinceañero. Además, juntos ingresaron a este mundo de leyes y autoridades por voluntad propia. “Mi familia vivió envuelta en la política, yo me integré porque fue mi decisión”, asegura.

Sin darse cuenta, su entretenimiento de muchachito le permitió conocer a connotados personajes como su tío Fernando Belaunde Terry. En aquellas reuniones familiares, cuando aún tenía 16 años, solía escuchar las historias de los políticos. De igual manera, cuando no estaba envuelto de esos personajes, concurría hasta la casa de alguno de ellos para seguir escuchando algunas memorias de la historia de este país. Ese era su pasatiempo.

-¿Qué tal estuvo su fiesta de cumpleaños?     
Muy concurrida y con muchas personalidades del mundo de la política, de todos los partidos y todos los sectores. Yo tengo amigos en todas partes.  A pesar de que discrepamos muchísimas veces, son discrepancias de índole político, nada personal.

-Como dicen: En el parlamento enemigos y afuera amigos…
Yo les diría colegas (risas). Amigos solo algunos.

-¿Y quiénes estuvieron en su lista de invitados?
Del Congreso invité a todas las bancadas. Además de personalidades del mundo político.

-¿Incluido el presidente de la República?
Sí. Pero no pudo venir. Es un hombre muy ocupado (sonríe).

-¿Qué personalidades estuvieron presentes?
Los embajadores de China, Ecuador, Brasil, Argentina, Uruguay. Además, el presidente de la cámara de diputados de Uruguay, a quien conocí en un viaje a ese país. Y de la política peruana, Alejandro Toledo –por supuesto–, Luis Castañeda Lossio, la vicepresidenta Marisol Espinoza.

PROYECTOS Y LIBROS
Una nueva faceta en la que aún se encuentra experimentando es la de escritor. Víctor García se ha autodenominado un “investigador autodidacta” y “aficionado a la historia”. Estas dos características lo han conllevado a internarse en libros de investigación, historia, revistas, archivos, etc. Pero los dos libros que ha escrito hasta la fecha no narran ni analizan cualquier historia política, por el contrario, ha decidido incursionar en la biografía de las (quizá principales) cabezas del gobierno: los ministros.

‘Vitocho’ observó que luego de su salida no dejan ningún rastro de su trabajo. Los ministros se van sin dejar memoria precisa. Tras su trayectoria en la política, se ha dado cuenta de que, curiosamente, no hay historia de gestiones ministeriales. Por lo que hace unos años atrás decidió iniciar con esta travesía. En principio, empezó por indagar sobre el trabajo de los dos gobiernos de su tío Fernando Belaunde Terry. Hurgó en la labor de 119 ministros. Y para su segundo libro tuvo que investigar el trabajo de casi 70 ministros del primer gobierno de Alan García.

-¿Cómo nace esta idea?
Lo que sucede es que los ministros se van sin dejar memoria. Entonces, al final nadie sabe si fueron o no fueron ministros y, sobre todo, qué hicieron. El presidente hace una memoria, pero los ministros no están obligados a nada. Es difícil saber qué han hecho en su gestión.

-¿Cuáles son sus fuentes?
En ambos casos he estado muy atento a lo que sucedía en la política en esos momentos. En el primer gobierno de Belaunde no mucho porque era menor de edad, pero he tratado de buscar esa información a través de radio, periódicos, revistas y bibliotecas, además de conversar con algunos de ellos. Y en el caso de los ochenta y noventa, he conversado con los personajes pero siempre utilizando fuentes primarias.

-Algunos lo pueden criticar porque no es investigador.
Sé que me estoy metiendo en temas que requieren mucha técnica, pero advierto que no soy investigador. Soy un aficionado a la historia. Investigador autodidacta. Aporto una visión diferente de la historia. Además, mi trabajo es preparar fuentes para otras personas que se interesen por conocer la historia de algunos gobiernos.

-¿Por qué eligió el primer gobierno de Alan García?
Fue un gobierno fatal, con una inflación de 7 mil 700%. Fue un gobierno desastroso que implicó que el país retroceda unos 20 o 30 años. Felizmente, el segundo gobierno ha sido diferente. En realidad es por un tema de fechas. También pienso investigar el gobierno de Valentín Paniagua, Alejandro Toledo y, por supuesto, el segundo mandato de Alan García.

-¿Alberto Fujimori está entre sus planes?
Estoy revisando, porque es una etapa muy controversial. Pero no es mi objetivo en este momento.

-¿Y el expresidente Alan García?
No estuvo.

-¿A qué hora concluyó la fiesta?
A las 2 de la mañana.

LO CENSURAN
En el Congreso ‘Vitocho’ es uno de los parlamentarios más solicitados por la prensa. Sus elocuentes y directos comentarios sobre temas de coyuntura han generado cierta admiración. Sin embargo, a veces los medios de comunicación también lo han aprovechado para otros fines. Uno de ellos es que se ha convertido en uno de los personajes más requeridos y respetados. Los distinguidos caricaturistas Carlín y Alfredo han resaltado sus principales dotes y características físicas, hecho que al congresista no le incomoda y, por el contrario, se ha vuelto un fanático más, a tal punto que suele enmarcar sus caricaturas.

Las paredes de su oficina del Congreso se han convertido en el espacio perfecto para colocar –ordenadamente– cada dibujo que para él refleja un momento coyuntural. Pero esa afición no es compartida en el entorno familiar. “A mi mujer no le gustan”, dice. Siente que en su casa han censurado sus miles de caricaturas.

-¿Su esposa no comparte su afición?
Ella cree que no hay que registrarlas. Que no tienen sentido.

-¿A qué atribuye su rechazo?
Lo que sucede es que no tiene el humor que yo tengo (sonríe).

-¿Por qué su admiración por las caricaturas?
Primero, por que recuerdan un momento determinado. Segundo, porque son de gran calidad, de caricaturistas importantes como Carlín y Alfredo. Son caricaturas que me han hecho durante muchos años.

DATO: A los quince años, el doctor Hermilio Valdizán le realizó un test vocacional. La primera opción fue ser sacerdote; y la segunda, abogado. “Estoy peleado con la castidad”, dice. Por lo que optó por estudiar derecho en la Universidad de Valladolid de España (Con información de Diario 16).

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan