Viernes 28 de abril 2017   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Sábado 12 de enero 2013

Embajadora Liliana De Olarte de Torres-Muga: Para ser diplomático se requiere, ante todo, ser patriota

Por: Ricardo Sánchez-Serra (*)
Embajadora Liliana De Olarte de Torres-Muga: Para ser diplomático se requiere, ante todo, ser patriota
Foto: Difusión


Entrevista exclusiva a Embajadora Liliana De Olarte de Torres-Muga, Directora de la Academia Diplomática del Perú Javier Pérez de Cuéllar


Una brillante diplomática ejerce el cargo de Directora de la prestigiosa Academia Diplomática del Perú Javier Pérez de Cuéllar. Nombrada por el canciller Rafael Roncagliolo en abril de 2012, la Embajadora Dra. Liliana De Olarte de Torres-Muga, tiene una Hoja de Vida impresionante: es Ph.D en Ciencia Política de la University of Los Angeles California (UCLA), Master en Relaciones Económicas Internacionales (UCLA), Master en Gobierno y Relaciones Internacionales (UCLA), Licenciada en Relaciones Internaciones de la Academia Diplomática del Perú.

Entre diversos cargos que desempeñó en la Cancillería, fue, asimismo, embajadora en Ucrania, Cónsul General en Amsterdam, en Santiago de Chile, misiones diplomáticas en Canadá y Estados Unidos. Realizó publicaciones sobre política exterior, planeamiento estratégico, diplomacia y migraciones, política económica internacional. Fue reconocida con la Gran Cruz de la Orden Peruana "Al Mérito por Servicios Distinguidos" y la Medalla "Libertador Mariscal Ramón Castilla", del Instituto homónimo del Perú.

-¿Qué siente al ser la primera directora de la Academia Diplomática del Peru (ADP) y que se haya  graduado su primera promoción desde que usted asumió?

Me parece que era inevitable  el momento en que una mujer asumiría la conducción de la Academia Diplomática.  El Servicio Exterior cuenta con funcionarias muy competentes. Y no lo digo por mí, sino por colegas de mi género.  Por cierto que me siento muy honrada y a la vez muy complacida por el encargo que el señor Canciller tuvo a bien encomendarme para cumplir estas importantes funciones, desde el 1 de abril de 2012.  Tal satisfacción se acrecienta, al haberse graduado el 17 de este mes de diciembre la promoción “Edgardo Mercado Jarrín”, cuyos integrantes prestaron el juramento de ley ante el Presidente Ollanta Humala, quien, asimismo, les hizo entrega de los Diplomas correspondientes.

-¿Cuál es el nivel académico de la ADP?

Es un nivel de posgrado. Tras aprobar dos años de intensos estudios, y haber sustentado exitosamente sus respectivas tesis, los alumnos que egresan reciben a nombre de la Nación el grado académico de Master en Diplomacia y Relaciones Internacionales, así como el título profesional de Diplomático(a) de Carrera. 

-¿Cuántos postularon?

Postularon alrededor de 250 jóvenes, de quienes 20 lograron alcanzar vacante, tras rigurosas pruebas de selección.

-¿Cuántos egresaron?

De esos 20 jóvenes, en diciembre 2012 egresaron 19. Una alumna no pudo completar sus estudios, por razones de salud.

-¿Cuántas mujeres se graduaron?

En esa promoción hay 7 damas. Una de ella ocupó el primer lugar en el orden de méritos, la señorita Olga Victoria Lukashevich Pérez.

 



-Pocas, ¿no cree? ¿A qué se debe?

Por ser la Diplomacia una carrera que en  buena parte de la misma exige trabajar en el exterior, al comienzo se advertía cierta reticencia femenina para postular.  En la primera promoción, egresada en 1959, había solamente una mujer, que estuvo breve  tiempo en el servicio activo, al renunciar poco después, al contraer matrimonio.   (Con un condiscípulo)

Ahora se advierte mayor interés, pero como usted bien dice, aún somos pocas las mujeres diplomáticas peruanas, en comparación al número de varones.  En los últimos diez años, en promedio, un tercio de ingresantes a la Academia Diplomática pertenece al género femenino.

-¿Cuándo es la próxima convocatoria?

La implementación del Concurso 2013 se iniciará en la segunda quincena de enero próximo.

-¿Quiénes pueden postular?

Entre los requisitos figuran ser peruano(a) de nacimiento, no mayor de 30 años de edad, haber culminado una carrera universitaria reconocida por la Asamblea Nacional de Rectores, carecer de antecedentes penales. Quienes reúnen las exigencias son sometidos a tests  de salud física y mental, a exámenes de conocimientos, de idiomas, a pruebas de redacción, cultura y concepto.

-¿Por qué es usted la directora y no la rectora como debería ser?

El vigente Reglamento de la Academia, con cerca de 30 años de antigüedad, hace mención al cargo de Director.  A mediados de la pasada década, y hasta comienzos de la presente, se utilizó el término Rector, habida cuenta del rango universitario y de estudios de posgrado que se imparten en la Academia.  El proyecto de nuevo estatuto, que sustituirá al Reglamento de 1984, incluye la denominación Rector(a). 

-¿Desde cuándo existe una Academia Diplomática en el Perú?

La decisión legal de su creación parte de un Reglamento del Servicio Diplomático aprobado en julio de 1953.  En cumplimiento de dicha norma, dos años después, en agosto de 1955, se estableció formalmente la Academia Diplomática del Perú, que empezó a funcionar en abril de 1956, bajo la dirección del eminente tratadista, jurisconsulto, catedrático, ex Canciller, ex Senador, Embajador Alberto Ulloa Sotomayor.

Meses antes que concluyera la segunda administración del Presidente Alan García,   el gobierno expidió un dispositivo en cuya virtud se establecía para esta casa de estudios la denominación “Academia Diplomática del Perú Embajador Javier Pérez de Cuéllar”, como un reconocimiento a esa ilustre personalidad, actual Porta-Estandarte de nuestro Servicio Exterior; dos veces Secretario General de las Naciones Unidas;  ex Presidente del Consejo de Ministros, ex Canciller, entre otros cargos, que ha desempeñado con la solvencia profesional que le es característica.

De otro lado, este hermoso local que ocupa la Academia se llama “Casa Embajador Igor Velázquez Rodríguez”, como agradecimiento a ese destacado diplomático peruano que en vida nos donara el inmueble, en solidario e institucional gesto.

-¿Cómo era la carrera diplomática antes que se creara la ADP?

El ingreso era a través de concursos entre funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores, con formación universitaria, que debían aprobar  exámenes públicos, en materias afines a la carrera diplomática.

-¿Qué atributos debe tener un diplomático típico? ¿Cuántos idiomas cree que debe dominar?

El Embajador René Hooper López, quien fuera distinguido Director de la Academia a fines de la década de 1970, en su libro “Apuntes Diplomáticos”, indica una serie de atributos, que por cierto son también de aplicación a quienes desempeñan otras actividades, como la periodística, que usted dignamente ejerce. Entre esos atributos, recuerdo  los siguientes: Veracidad, honestidad, lealtad, modestia, inteligencia, equilibrio, precisión, cultura, don de gentes, tacto, buenas maneras, y, sobre todo, patriotismo.  A todo lo anterior hay capacidades que se desarrollan en la Academia orientadas a la formación profesional y ética, vocación de servicio y sentido de pertenencia al Servicio Diplomático, sensibilidad frente a la problemática nacional,  capacidad de liderazgo, entre otras.  Los funcionarios diplomáticos también reciben educación continua en la ADP, en forma presencial o virtual, y ello les permite estar al día con los nuevos temas que emergen de la agenda internacional.

Respecto a idiomas, para ingresar a la Academia Diplomática se requiere tener un nivel avanzado de comprensión  del inglés escrito y hablado. Algunas conferencias se dictan en esa lengua,  por especialistas extranjeros. En la Academia también se enseña inglés lo mismo que francés.  la Oficina de Recursos Humanos de la Cancillería organiza cursos para el aprendizaje de otras lenguas, como alemán, ruso, italiano,  chino.

-Recuerdo algunas críticas a los diplomáticos señalando que estaban en una urna de cristal, alejados de la realidad nacional, a tal punto que el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Dr. Francisco Belaunde, señaló que los diplomáticos antes de salir al extranjero, deberían ser prefectos o gobernadores del interior del país. ¿Cuál es su apreciación?

Como bien expresara el Dr. Francisco Belaunde Terry, hermano menor del ilustre Presidente, es de primordial importancia que los futuros diplomáticos peruanos conozcan bien nuestro país.  Es por ello que los alumnos de la Academia realizan cada año viajes de estudio fuera de la capital en las tres regiones.  Igualmente, una vez que los alumnos ingresan al Servicio Diplomático, en un momento de su carrera pueden ser destacados para servir en algunas de las oficinas que el Ministerio de Relaciones Exteriores tiene en Arequipa, Cuzco, Iquitos,  Piura, Puno, Tacna, Tumbes.  Se contempla abrir nuevas oficinas en otros lugares del país.

-Si uno ve los mapas del Perú desde 1821, nuestro país ha ido perdiendo territorio por guerras y otros señalan por una débil diplomacia. ¿Qué piensa al respecto?

Efectivamente, el mapa del Imperio Incaico es diferente al del Virreinato del Perú de mediados del Siglo XVI a  mediados y fines del Siglo XVIII.  Al empezar  la República, en la década de 1820, el Perú tiene otros contornos, que siguen desconfigurándose  por la influencia, intervención y dominación de otros Estados. Las pugnas y ambiciones  impactan contra la integridad territorial y la consolidación,  como indica el antes mencionado Maestro Alberto Ulloa, primer Director de la Academia, en su indispensable libro “Posición Internacional del Perú”.  

Agrega el Embajador Ulloa que, a pesar de los infortunios, que tuvieron un paréntesis durante los gobiernos del Presidente Ramón Castilla, la habilidad y constancia de la diplomacia del Perú han cumplido un patriótico papel de resistencia y afirmación, a tono con nuestro valeroso accionar en el ámbito militar.

-¿Qué juicio le merece el equipo peruano que se presentó en La Haya, con motivo del diferendo marítimo con Chile?

Los alumnos de la Academia Diplomática Javier Pérez de Cuéllar han podido seguir, gracias a la prensa escrita, radio y  televisión satelital, los firmes y convincentes alegatos que sustentan nuestros legítimos derechos, así como los  sólidos y fundamentados argumentos formulados en La Haya por integrantes del equipo peruano.  Considero que de esa manera nuestros futuros diplomáticos han recibido excepcionales lecciones sobre ese diferendo, cuya solución es prioritaria en nuestra agenda de política exterior.

(*) Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera.  

http://www.facebook.com/ricardosanchezserra

Twitter: @sanchezserra

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |