Banner Tuvivienda
Martes 28 de mayo 2024   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Jueves 21 de febrero 2013

María del Pilar Tello: "Voy hacia la necesidad de rescatar el periodismo de la mejor calidad posible"

Fondo Editorial del Congreso publica DIOSES, DIABLOS Y FIERAS, Periodistas en el siglo XXI, un nuevo libro de María del Pilar Tello.
María del Pilar Tello: 'Voy hacia la necesidad de rescatar el periodismo de la mejor calidad posible'
Foto: GENERACCION


“Mis conclusiones van por la defensa de una mayor independencia política y económica de las empresas propietarias de los medios y por supuesto de los propios periodistas”


María del Pilar Tello, la autora de Un lugar sin límites, Internet, democracia y desarrollo, publicado hace un año por el Instituto de Gobierno de la Universidad San Martin de Porres, nos sorprende ahora con una nueva obra DIOSES, DIABLOS Y FIERAS, Periodistas en el siglo XXI, publicada esta vez por el Fondo Editorial del Congreso dirigido por Renán Espinoza y coordinado por Rocío Milla. Solicitamos a María del Pilar avances sobre este título tan sugerente.

Francisco Huanacune: DIOSES, DIABLOS Y FIERAS, PERIODISTAS EN EL SIGLO XXI, recoge reflexiones de tu práctica como periodista y docente universitaria y también tu investigación sobre la ejecutoria de los medios de comunicación privados y estatales en estos tiempos.

María del Pilar Tello: Es así. Mi amplia experiencia en la prensa me permite afirmar los aspectos deontológicos y los valores del periodismo, reclamar porque éstos orienten la autorregulación, basada en Códigos de Ética propios. Mis conclusiones van por la defensa de una mayor independencia política y económica de las empresas propietarias de los medios y por supuesto de los propios periodistas.

FH: El Prólogo de Francisco Miró Quesada, Director de El Comercio, es sumamente elogioso con tu trabajo.

MPT: Es cierto y le agradezco profundamente a Paco sus generosas palabras. Con él compartimos pasiones y luchas democráticas y por supuesto el sueño de un periodismo de calidad y también las aulas universitarias desde San Marcos desde los ochenta. El es politólogo, docente y periodista como yo y por ello el más llamado a entender un libro que es consecuencia de experiencias e ideales. Para él este es un libro polémico pero muy útil para la reflexión y el debate, una obra que pone la pica en Flandes a partir de su enfoque novedoso e informativo, pero sobre todo analítico, para los interesados en la problemática de los medios de comunicación.

Afirma que marcará un hito en la literatura que sobre periodismo existe en el país. Paco entiende que la libertad académica te permite plantear aspectos que son poco debatidos en los mismos medios. Y es lo que sucede con DIOSES, DIABLOS Y FIERAS, Periodistas en el Siglo XXI, es un libro que analiza las implicancias del derecho a la información sin cuyo ejercicio cabal quedan vacíos de contenido otros derechos fundamentales y falseado el principio de legitimidad democrática. Cuando el derecho a informar se ejerce profesionalmente se hace función social, vale decir es un derecho convertido en deber de informar, al servicio del derecho del público a ser informado.

FH: Dices en tu libro que los periodistas pueden crear realidades y sentirse «dioses»; colocarse por encima del bien y del mal, y ser percibidos como «diablos»; y en la búsqueda de la noticia, la primicia o la denuncia pueden ser «fieras» y pelear ferozmente con sus pares.

MPT: Es cierto pero también digo que son mucho más que eso. Son operadores de la energía vital que es el pensamiento, esa energía que puede animar y movilizar a una sociedad pero también puede detenerla en su camino hacia el progreso. Pueden impulsar la modernidad y los cambios pero también determinar un bloqueo que haga retroceder al país o animar su lado conflictivo.

La comunicación moderna ha avanzado muchísimo con la revolución tecnológica, el poder de los medios se expande con las palabras y las imágenes como armas por todo el mundo, sus problemas son globales. Lo son aunque poco se habla del inmenso poder mediático, de los medios que penetran en la vida de cada persona en cualquier momento y lugar. Por eso mismo deben ser independientes del poder político y económico y luchar porque su producto, que es la información que entregan a la ciudadanía sea de la mejor calidad posible.

FH: ¿Consideras tu libro demasiado crítico con la práctica del periodismo en el Perú y en el mundo?

MPT: En primer lugar dejo sentado el valor del periodismo y de los profesionales que lo ejercen para sus respectivas sociedades. Voy hacia la necesidad de rescatar el periodismo de la mejor calidad posible, por lo cual mi crítica se orienta a develar axiomas y evidenciar supuestas verdades que aceptamos sin discusión ni reflexión respecto del servicio que prestan los medios a la sociedad. No soy imparcial, tomo posición, aunque no puedo negar la fascinación de la profesión de periodista que pone a prueba a todos los que caemos bajo su encanto.

FH: ¿Cuál es la relación entre democracia y periodismo?

MPT: Una relación positiva cuando contamos con medios de comunicación independientes. ¿Cuánto de influencia tienen los medios de comunicación en los destinos del Perú? ¿La prensa aporta a la conciencia ciudadana que amplíe la libertad y la inclusión? ¿Contribuye a que el país pueda insertarse en el mundo global escogiendo un modelo de éxito? ¿Cómo repercute la información que nos llega, abierta y por cable, filtrada u orientada por los grandes medios globales? 

FH: Tus interrogantes se enmarcan en una perspectiva cotidiana pero de gran profundidad que no estamos habituados a debatir...

MPT: En efecto, no debatimos. Recibimos el flujo informativo sin distinguir si está afectado por intereses ajenos o propios, o si los medios priorizan sus propios intereses bajo presión. Todo es muy sutil pero estamos ante un verdadero poder en democracia que como todo poder debería tener contrapesos y así deberían asumirlo los políticos, los periodistas y los dueños de los medios así como las instituciones esenciales en nuestro funcionamiento social. Si aspiramos a ejercer nuestro derecho a la información, no deberíamos ser espectadores tan pasivos.

Nos correspondería debatir las nuevas realidades y formulaciones para proteger nuestros derechos y libertades en esta nueva sociedad de la información. Sobre todo teniendo en cuenta que las amenazas pueden ser no solo externas a los medios, podrían también venir, como señalan algunos expertos como Juan Luis Cebrián, desde el interior de cada organización, de sus vínculos con el poder económico y político. El peor ejemplo de vinculación del poder mediático con el político lo ha dejado Silvio Berlusconi, pues a partir de la propiedad de varios medios de comunicación saltó al poder político concentrado. El libro tiene un capítulo sobre este tema.

FH: Afirmas que en esta primera década del siglo XXI ha quedado demostrado que medios y periodistas tienen un poder mayor al que nunca antes tuvieron, potenciado por los avances tecnológicos de la comunicación y de la información.

MPT: Y es así. Pocos lo dudan aunque no se piense mucho en ello. En los espacios de los medios convivimos, actuamos y nos desarrollamos. Pueden canalizar de forma unilateral los flujos de información por una red centralizada, del centro a la periferia, de arriba abajo, y pueden reforzar, si así lo deciden, controles sociales, valores y formas de vida. Estamos claramente ante dos poderes: el político, legitimado por las formas democráticas, con los contrapesos que la Constitución y las leyes establecen, y el mediático, que se impone sin necesidad de legitimarse y se ejerce sin contrapesos en un mundo donde los medios pueden ostentar tanta importancia y gravitación como cualquier Estado nacional.

Si esto es así nos haría falta una ley orgánica sobre el derecho a la información, cuya finalidad sea servir al derecho de la ciudadanía a ser informada, garantizando la independencia de los informadores. En los países desarrollados existe esa regulación para desarrollar los derechos de la libertad de expresión e información para que los informadores puedan reforzar su profesionalidad y su independencia frente a los poderes políticos y económicos, independencia que es presupuesto de la función social de informar. Aunque los propietarios de los medios siempre temerosos de cualquier regulación señalan que la mejor es aquella que no existe.

FH: Hablas de autorregulación y de necesidad del Defensor del Lector...

MPT: Conviene establecer la responsabilidad de quienes de forma profesional se dedican a la elaboración y difusión de la información. Autorregulación y Defensoría del Lector son necesarias  en tanto periodistas y empresas operan con la información que no es de su propiedad, la sociedad debe determinar con total garantía democrática, cuáles son los derechos y obligaciones de  quienes en ejercicio de su libertad deciden elaborar información para la ciudadanía. Evidentemente cuidando no vulnerar otros derechos también fundamentales como la libertad de prensa, de  expresión y de información del conjunto de la ciudadanía.

FH: Este libro viene ilustrado con dibujos de Alfredo Marcos…

MPT: Es cierto y le agradezco mucho su aporte. Gran amigo y excelente editorialista del humor, Alfredo logra resumir con un dibujo todo un tratado sobre independencia profesional o contaminación mediática. Es un grande del periodismo peruano y regional.

FH: ¿Algo más a añadir?

MPT: Agradecer al Fondo Editorial del Congreso que presentará DIOSES, DIABLOS Y FIERAS en el Auditorio Porras Barrenechea este lunes 4 de Marzo a las 6 y 30 pm, con los comentarios de Francisco Miró Quesada Rada, Yehude Simon, Alberto Adrianzen y César Campos. Están invitados especialmente los estudiantes de comunicación y los periodistas. Los esperamos.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan