Domingo 15 de septiembre 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 09 de julio 2014

Argentina enfrentará a Alemania en la final del Mundial Brasil 2014: Dio cuenta de Holanda en la tanda de penales

Al igual que en 1986 y 1990, teutones y argentinos medirán fuerzas en una final de Copa del Mundo...
Argentina enfrentará a Alemania en la final del Mundial Brasil 2014: Dio cuenta de Holanda en la tanda de penales
Foto: FIFA


Sergio Romero detuvo los lanzamientos de Ron Vlaar y Wesley Sneijder

Por tercera vez en la historia de los mundiales, las escuadras de Alemania y Argentina medirán fuerzas en una final. Al igual de lo que sucedió en el Mundial de México 1986, cuando la Alemania de Karl-Heinz Rummenigge cayó derrotada por 3 goles a 2 ante los liderados por Diego Armando Maradona. Tal como sucedió 4 años más tarde en el Mundial de Italia 1990, cuando los liderados aun por “El Pelusa” cayeron ante la escuadra germana de Jürgen Klinsmann y Lothar Matthaus, las escuadras de Alemania y Argentina se enfrentarán una vez más en una final y lucharán a fin de hacerse con la Copa Mundial FIFA que al ser levantada por el capitán de la escuadra triunfante consagra al equipo campeón.

El juego de la ruleta que es la tanda de penales lo quiso así. Y a diferencia de lo que sucedió cuando costarricenses y holandeses dirimieron a través de los tiros de los doce pasos quién se iría a medir este miércoles con los Albicelestes, esta vez el desenlace le fue adverso al equipo dirigido por Louis Van Gaal. Los 192 centímetros de estatura de Sergio Romero y sus dos soberbias estiradas trajeron por los suelos las esperanzas de los neerlandeses. quienes tuvieron que resignarse al ver que los 4 penales lanzados por los argentinos terminaban dando con las redes tras los esfuerzos infructuosos desplegados por Jasper Cillessen.

Argentina se ganó de esa forma a fuerza de pulso el derecho de disputar el próximo domingo 13 la final ante los germanos en el mítico Estadio Maracaná de Rio de Janeiro. A fuerza de pulso y de una estrategia defensiva que impidió que los ataques de Arjen Robben y Robin Van Persie no tuviesen mejor destino, al ser neutralizados dada la carencia de espacios en donde desarrollar su juego con libertad. Lo mismo que le sucedió a Lionel Messi en el otro lado, quien cada vez que tomaba el balón era rodeado por tres jugadores holandeses que acotaban permanentemente su radio de acción. Aunque los penales se hubiesen podido evitar si tan solo Rodrigo Palacio y Maxi Rodríguez hubiesen traducido en gol las dos oportunidades que se le presentaron a la escuadra argentina en el alargue.

Al final, Argentina se cobró en muy buena forma la revancha de la derrota que Holanda le infligió en los cuartos de final de 1998. Y redituó el triunfo de la final del mundial de 1978. 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |